Policiales

Que se investigue

Una joven denuncia que un conductor de Radio Taxi la secuestró en su vehículo

“Mi novio me pidió que le pasara la ubicación en tiempo real y yo no pude: no podía mover los dedos”, contó Romina a Montevideo Portal.

14.03.2019 20:05

Lectura: 7'

2019-03-14T20:05:00
Compartir en

Una joven de 26 años denuncia que un taxista de Radio Taxi 141 la secuestró en su vehículo durante casi 20 minutos en la mañana del miércoles, cuando ella se dirigía a trabajar en ese medio. El conductor la insultó y retuvo en el vehículo cuando, al llegar al destino, ella le dijo que no tenía efectivo para pagarle. "De alguna manera me lo voy a cobrar", dijo el hombre, de 58 años, y arrancó el vehículo, contra la voluntad de la pasajera.

Romina, la presunta víctima, relató el episodio a Montevideo Portal y aseguró que había solicitado expresamente un coche con POS a través de la aplicación Voy en Taxi, debido a que no tenía efectivo. De hecho, asegura que reiteró al conductor, de iniciales C.P., que sólo contaba con débito para pagar cuando subió al coche, y se sentó delante para efectuar el pago al llegar a su trabajo, ubicado en Martín C. Martínez y Colonia.

Al llegar al lugar, Romina sacó su tarjeta para pagar el importe del viaje, a lo que el trabajador dijo que sólo aceptaba efectivo. Ella le respondió que sólo tenía débito, lo cual no conformó al hombre, que insistió y la insultó: "A ver, pendeja, dale, dale, pagame". "Cuando empezó a utilizar ese tono me di cuenta de que algo estaba mal", contó la joven, y dijo que en ese momento llamó a su novio para confirmar si habían pedido un coche con POS. Este le respondió que sí tras chequear su teléfono, desde donde lo solicitaron.

"La opción que le brindé fue que pasara por casa o por mi trabajo más tarde a cobrar, a lo que me dijo ‘no, no. Me tenés que pagar ahora. Así que no sé, solucionámelo'", cuenta la joven. En eso, el conductor se comunicó por la radio con la central y avisó que tenía "un número dos: cliente no me quiere pagar". Montevideo Portal pudo constatar que esta comunicación, así como el viaje, efectivamente sucedió.

"Llamé de nuevo a mi novio y me dijo que me bajara del taxi", dijo Romina. Pero cuando intentó bajar, el conductor le trancó las puertas y emprendió la marcha por la calle Martín C. Martínez con dirección sur. Entonces, manteniendo la comunicación telefónica, le pidió a su novio que llamara al 911. Este lo intentó varias veces sin éxito: todos los operadores estaban ocupados.

"Mi novio me pidió que le pasara la ubicación en tiempo real por WhatsApp y yo no pude porque no podía mover los dedos. Traté de llamar al 911 yo y me daban los operadores ocupados. El tipo seguía con el auto, yo me puse a llorar porque ya no daba más", relata, nerviosa. El conductor no decía nada, simplemente andaba. "Le dije que me estaba tomando de rehén, porque yo no quería estar ahí. Le pedí que me llevara a una comisaría, y él no me contestaba, solamente manejaba", hasta que en un momento dobló la izquierda y tomó Joaquín Requena en la dirección contraria.

La joven sostiene que en ese momento, el hombre tomó la calle Colonia nuevamente, y al llegar a la intersección con Martín C. Martínez, donde se encuentra su trabajo, pensó en gritar desde la ventana a alguna compañera. "No sabía qué hacer. Fue horrible y desesperante". Entonces, se le ocurrió hacer de cuenta que el 911 la atendió. "Agarré el celular y le dije ‘mirá, estoy hablando con el 911, van a mandar un móvil para acá, están escuchando todo, dejame bajar ya'. Y ahí me dejó bajar". No conforme con esto, cuando se bajó, el conductor se fue gritando "yo sé cómo la voy a cobrar". "Y yo crucé Colonia de forma que me podía haber partido un auto, porque no veía nada", confiesa ella.

Luego del hecho, Romina radicó una denuncia policial en la Seccional 4ta, ubicada en Miguelete e Inca, documento al que pudo acceder Montevideo Portal. No obstante, asevera que la violencia vivida no terminó al llegar al lugar, donde su caso fue relativizado por el efectivo policial que tomó su declaración. "Mientras el cabo me tomaba la denuncia le sonaba todo el tiempo el celular. En un momento lo agarra y me dice: ‘Ay, tengo un mensaje urgente importante. Es mi madre que me está mandando una foto de la cazuela que me va a hacer hoy de noche'", relata.

Además, se mofó de ella al momento de tomar la denuncia. "Cuando va a caratular el hecho me dice ‘bueno, a ver qué podemos poner acá'. Yo ahí ya no podía creer. ‘Secuestro no porque no pidieron rescate, rehén tampoco porque, ¿qué fueron, 10, 15 minutos? Así que no se me ocurre qué poner. ¿A vos se te ocurre algo?'", le dijo el cabo, al que ella observaba incrédula. "No podía creer, pero le dije: ‘Me parece, como mínimo, privación de libertad ilegítima'. A lo que me dice: ‘Ah, bueno, eso suena lindo, ponemos eso'". Romina dijo que está considerando denunciar al efectivo por su forma de accionar.

Al buscar al conductor en la base de datos -ella tenía su nombre y número de coche por haber solicitado el móvil en la aplicación- el policía constató que tenía antecedentes penales. Además, le dijo que hay otros taxistas requeridos por conductas similares. "Esto es cosa de todos los días", expresó, según Romina, naturalizando el hecho. Hasta ahora, no se volvieron a comunicar con ella para manifestarle avances en la investigación.

La jefa de radio de Radio Taxi, Claudia Rivero, dijo a Montevideo Portal que no estaba enterada del caso, pero tras chequear en el sistema pudo verificar que el viaje existió e informó que en el pedido del móvil que le llegó al chofer, "no figuraba que era con débito". No obstante, dijo que no por esto se justifica el actuar del conductor, de haber sido así.

Rivero señaló que en caso que se compruebe la veracidad de los hechos y "dependiendo de la gravedad del asunto", se le sacaría el número de conductor y no se le permitiría trabajar más con las aplicaciones de 141.

"Nunca más voy a tomar un taxi, menos de 141. Pero si por alguna razón me tengo que tomar, me gustaría no cruzarme a esa persona y que nadie se la cruce", reflexionó Romina. "Y otra cosa muy importante: me pasó a mí porque soy mujer. Si el que se hubiera subido al taxi hubiese sido mi novio, a él no le pasaba" indicó.

"Es lamentable que en pleno siglo XXI nos siga sin cuidar nadie y los tipos actúen impunes. Así como el policía en la comisaría minimizaba el hecho, con tono de ‘qué mina hincha pelotas, para qué viene a denunciar si ya pasó'. Sí, ya pasó y pude ir a denunciar; hay otros casos y situaciones en las que no pudieron. No se puede ver como normal ninguna situación de estas, ni de ninguna que atente contra otra mujer o ser humano. Pero recalco mujer, porque lamentablemente es un denominador común. Que ya no lo sea", expresó.