Locales

La verdad de la milanesa

Un error le costó a Morabito, "el rey de la cocaína", su detención en Uruguay

Fue un "fantasma" para la policía italiana durante muchos años, pero finalmente "el rey de la cocaína de Milan", fue detenido en Uruguay tras un operativo de seis meses. Tenía varios pasaportes y 12 tarjetas de crédito.

04.09.2017 08:59

Lectura: 3'

2017-09-04T08:59:00
Compartir en

Rocco Morabito o, como indica su identidad sudamericana, Francisco Antonio Capeletto, uno de los delincuentes italianos más buscados en el planeta, fue detenido este sábado en Uruguay. El sujeto perteneció desde 1988 hasta 1994 a la Ndrangheta, la mafia calabresa. En dicha organización, tenía la función de organizar el transporte de droga en Italia y su distribución en Milán.

Fueron seis meses en los que la Policía uruguaya, junto con Interpol, trabajaron para dar con el paradero de Morabito, quien obtuvo documentación uruguaya presentando documentos brasileños como "Francisco Capeletto". Este sábado, luego de varias tareas de vigilancia, equipos de la Dirección de General lo detuvieron en un hotel céntrico de Montevideo.

El abogado del procesado, Alejandro Balbi, dijo al diario El Observador que hace 15 años su cliente tiene una vida normal en el país y que no hay ningún elemento que vincule a Morabito con algún hecho delictivo desde el año 1994. Según el profesional, el italiano se ha desempeñado en negocios de compra y venta, y también en el área agrícola en el rubro de la soja.

Sin embargo, la información que maneja la prensa italiana e internacional le da un papel mucho más trascendente a Morabito en el esquema de la mafia calabresa. "El rey de la cocaína de Milán, atrapado luego de 23 años de fuga", informa por ejemplo The Guardian.

Morabito era considerado "el miembro de la mafia calabresa más buscado", a raíz de "asociaciones con la mafia, tráfico de drogas y otros crímenes serios", según el Ministerio del Interior de Italia. Fue uno de los líderes del clan mafioso Áfrico Nuovo.

Morabito era buscado desde 1994, cuando pagó ocho millones de dólares por importar una tonelada de cocaína. Logró huir de la detención y desde entonces, en el' 95, las búsquedas se extendieron ámbito internacional. "Sólo quedó un fantasma", indica el Corriere Della Sera.

Su nombre surgía con frecuencia en la lista de los 30 criminales más buscados del gobierno italiano. Las últimas investigaciones lo colocaron en Sudamérica, en donde se movió con documentos brasileños, hasta que en algunas intervenciones telefónicas los encargados del procedimiento tuvieron la sospecha de haber captado su voz.

El sábado lo detuvieron en un hotel del centro con su compañera, una mujer de 54 años nacida en Angola pero con pasaporte portugués. El pasaporte brasileño, a nombre de Francisco Capeletto (domiciliado en Punta del Este) le permitió conseguir documentos uruguayos.

Llevaba una década viviendo aquí. Según los investigadores, fue fundamental el trabajo de la policía calabresa y la coordinación con sus pares uruguayos. Se allanaron dos depósitos privados en PuntaBox encalle Aparicio Saravia esquina calle 5, Maldonado.

Se le incautó una pistola, un cuchillo, 13 celulares, una docena de tarjetas de crédito, varios chips para celulares, U$S 54.251, $U 2540, cuatro chequeras en dólares diferidos del Bandes, una libreta conteniendo acciones al portador por U$S 100 mil, un auto Renault Logan SAL 8819, 150 fotos tipo carnet con el rostro del detenido con diferente ropa y tonalidad de piel, un auto Mercedes Benz 050 año 2015, pasaportes a nombre de Francisco Capeletto (uno portugués), joyas varias, documentación variada.

De acuerdo a la información de la prensa italiana, fue descubierto tras anotar a su hija en una escuela bajo su nombre real.