Locales

La delgada línea azul

Sifpom presentó proyecto de legítima defensa policial: “Nadie quiere gatillo fácil"

Washington Abdala explicó a Montevideo Portal que este proyecto le da al policía el beneficio de la presunción relativa de inocencia.
15.05.2019 19:08
2019-05-15T19:08:00
Compartir en

El Sindicato de Funcionarios Policiales (Sifpom) presentó un proyecto de ley de "legítima defensa policial" con el fin de otorgar mayores garantías jurídicas a los efectivos policiales a la hora de reprimir el delito y en la instancia judicial si se produce algún enfrentamiento en el que el delincuente termine abatido o herido.

El abogado de Sifpom, Washington Abdala, dijo a Montevideo Portal que este proyecto le da al funcionario el beneficio de la presunción relativa, no la presunción absoluta de inocencia. "La presunción relativa implica que se parte de la premisa de que sos inocente pero la tenés que probar igual", indicó.

El único artículo que incluye el proyecto establece que el funcionario policial está amparado por el artículo 26 del Código Penal (de las circunstancias que eximen de pena) y está habilitado al uso de su arma de fuego "cuando se pudiere comprobar la existencia evidente de ‘situaciones de peligro' y cuando ante ellas se vea afectada la vida de cualquier ciudadano".

Las situaciones de peligro establecidas allí son nueve: cuando los delincuentes utilizan armas emulando armas letales -de juguete-, cuando hay menores en la escena del hecho que corren riesgo de vida, cuando se puede presumir "notoria violencia" por parte de un grupo de individuos armados que se resisten a la orden policial, cuando se está en evidente desventaja numérica y el grupo que amenaza supera "ampliamente" al policía en funciones, cuando se emula utilizar un arma de la naturaleza que sea y la velocidad de las circunstancias no permitan divisar la misma, cuando el delincuente armado a resguardo y en posición de ventaja en su ubicación posee un arma mortal y queda en evidencia su postura amenazante, cuando a pesar de no portar armas el delincuente puede producir lesiones a un tercero que tiene bajo su poder, cuando se fuga habiendo producido o intentado producir lesiones a un tercero y cuando intimida a una comunidad o dispara armas de forma indiscriminada.

No obstante, Abdala reafirmó que "la voz final" para definir la inocencia la tiene el fiscal o el juez. "Siempre se va a tener que probar la legítima defensa. Pero la idea es permitir la interpretación", explicó.

"Yo soy insistente con la referencia al modelo inglés, porque no quería que leyeran al proyecto bajo la óptica de un modelo norteamericano o de otros países que son más liberales. Acá nadie quiere gatillo fácil. Eso no es el Uruguay ni es la idiosincrasia o la filosofía uruguayas", aseguró. Asimismo, afirmó que "si algún punto no gusta o si parece que está mal se puede modificar o sustituir".

Consultado por la situación concreta de la situación de "fuga habiendo producido o intentado producir lesiones a un tercero", Abdala aseguró que no se puede disparar por la espalda "de ninguna manera", porque no se configura la legítima defensa y que en todos los casos se debe dar la voz de alto.

El proyecto determina también que existirá "la misma eximente de pena que acá se establece cuando existan situaciones ‘imprevistas' no contempladas por la norma jurídica pero que el juez apreciará su peligrosidad para validarlas bajo similar parámetros".

Por otra parte, establece que la presunción de legítima defensa presunta será de carácter relativo y admitirá prueba en contrario "cuando el funcionario policial se aleje de los principios referidos que ordenan su actuación", pero si el funcionario policial puede demostrar la "emergencia" de su actuación "y el nulo margen que la misma le produjo" no habrá mérito para el reproche penal.

Abdala subrayó que este proyecto "no es solo un tema de certidumbre jurídica". "La Policía no puede dudar, y hoy la Policía tiene momentos de duda cuando actúa. Si el policía duda perdemos los ciudadanos", reflexionó.

Sifpom presentará el proyecto a todos los partidos políticos y distintas instituciones sociales, aunque el abogado indicó que no es la idea "que se lo apropie ningún partido", sino que lo tengan en cuenta para próximas legislaciones.