Política

El día después

Sanguinetti: “lo peor que podría hacer Manini sería liderar un partido político militar”

El ex presidente y actual precandidato consideró que el ex comandante debió haber sido relevado de su cargo en setiembre.

14.03.2019 09:27

Lectura: 4'

2019-03-14T09:27:00
Compartir en

"Esto no es un episodio inesperado", dijo Julio María Sanguinetti acerca de la polémica suscitada en torno a los dichos de Manini Ríos y su ulterior destitución.

"En setiembre el presidente lo arrestó a rigor, a mi juicio con error, porque a un comandante del ejército no se lo puede arrestar treinta días a rigor, porque se lo humilla delante de una institución y se humilla a la institución", explicó en declaraciones a Informativos Carve.

"Es un cargo de confianza al mando superior, que es el presidente. Debió relevarlo en ese momento, y pudo hacerlo si explicar las causas. Lo cambia y listo, es un tema que no puede estar en debate", manifestó.

"En esa ocasión, el comandante hizo una defensa de su tropa, lo que no está mal, pero si el presidente sentía que eso minaba su confianza lo relevaba y listo. La otra opción fue un error político, que son los que hacen que de militares salgan caudillos, le dio popularidad al comandante", consideró el ex mandatario, puntualizando que su relación con Manini es "normal".

"Tuve hasta debate público con el ex comandante, cuando fue uniformado a una misa y dije que eso no es la laicidad republicana. Él es católico y puede ir a todas las misas que quiera, pero el estado uruguayo es laico y no puede ir uniformado a un acto litúrgico. No me duelen prendas con él, tengo una relación normal, y lo he apoyado y criticado en distintas ocasiones", manifestó.

En cuanto al discurso de despedida del ex comandante, Sanguinetti entiende que revela una actitud "evidentemente política".

"Su declaración de ayer, más por el tono que por la letra, es muy política y airada. Pretende canalizar un sentimiento generalizado en la Fuerza, y en buena parte muy explicable como sentimiento, porque el Ejército es muy particular: tiene una elite muy bien formada y también gente muy pobre, con los sueldos más bajos del estado".

Para Sanguinetti, Manini traduce en su discurso un "sentimiento real" presente hoy en las Fuerzas Armadas, ya que estas "se sienten agredidas" por "gente que les discute como si estuviéramos en la dictadura y eso genera enconos".

"También es cierto que en la Justicia ha habido fallos más allá de la legalidad, y no lo digo yo, lo dijeron Huidobro y Mujica", señaló el político, haciendo referencia al caso Dalmau y a "las leyes interpretativa de la Ley de Caducidad".

En cuanto al futuro del destituido comandante, el líder batllista entiende que "lo peor que podía hacer seria liderar un partido político militar". Esto sería negativo porque "el sistema político uruguayo felizmente sustenta tres estructuras tradicionales y estables", dijo en referencia a su propio partido, el Nacional y el Frente Amplio. "Fraccionar el sistema político es malísimo, basta mirar a Europa, y en particular a España", dijo, donde tanto la izquierda como la derecha, tradicionalmente representadas por el PSOE y el PP, s e vieron atomizadas por nuevos partidos (Ciudadanos, Podemos, Voz) y hoy "ese país es ingobernable".

Más allá de los efectos perniciosos que Sanguinetti atribuye al fraccionamiento del espectro político, "que hubiera un partido militar sería muy malo para las Fuerzas Armadas, porque las dividiría y segregaría. El ejercito es y siempre ha sido diagonal a toda la sociedad".

Por esas razones, el precandidato Colorado entiende que si bien el gobierno tiene la potestad para imponer nuevos castigos a Manini Ríos -en particular por el video grabado y publicado cuando ya había sido destituido- esto no sería una buena idea.

"Si usted quiere agrandar (a Manini) persígalo y sanciónelo, y eso lo haría un caudillo político, generando en el Ejercito más adicción a él"