Locales

Teléfono para los influencers

Roberto Balaguer: "El joven con tapaboca es visto como gil", se tiene que volver "popular"

El psicólogo dijo que hay que ser "empático" con los jóvenes y apelar a "influencers" para la "transformación" en la idea del tapaboca.

13.01.2021 14:10

Lectura: 4'

2021-01-13T14:10:00
Compartir en

Fiesta clandestina en La Barra, aglomeración en Atlántida y pub lleno en Cabo Polonio. A exactamente 10 meses del comienzo de la emergencia sanitaria, algunos jóvenes y sus eventos sin respeto por las medidas de prevención son una de las principales alarmas para el gobierno y el resto de la población.

Se han disuelto reuniones, formalizado a asistentes cuando hay desacato, aplicado multas y clausurado locales comerciales. Actores sociales han propuesto alternativas, como el presidente del Colegio Médico que sugirió que los asistentes a fiestas clandestinas hagan tareas comunitarias en hospitales.

El psicólogo y magíster en Educación, Roberto Balaguer, apunta a "ser firmes", pero también "empáticos" con los jóvenes.

"Podés ser firme en las ordenanzas pero ser bueno. Ser autoritario muchas veces genera reacciones negativas. Se puede poner límites con mucha empatía", dijo Balaguer en diálogo con Montevideo Portal.

El psicólogo explicó que "la actividad principal de los jóvenes es lo social", y que esto "implica expansión, contacto con otra gente, conocer nuevos amigos, conocer a tu potencial pareja".

"Todos los lineamientos actuales dicen que tenés que restringir eso, lo que genera una importante sensación de pérdida", declaró, y agregó que "es necesario empatizar con el sentir juvenil y apuntar a continuar la actividad social pero tomando más precauciones".

"Los adolescentes muchas veces actúan para evitar el riesgo social de ser excluidos, es por ello que brego hace meses por una comunicación horizontal hacia ese actual 'grupo de riesgo', de manera tal de que cuidarse esté de moda, sea popular, como lo es, por ejemplo, estar en forma", escribió en su cuenta de Twitter hace algunos días.

Balaguer apuntó a trabajar en que el uso de tapaboca se vuelva algo "popular": "El que lo usa hoy está visto como un gil, termina siendo, vulgarmente hablando, un cagón. Esa es la lógica en muchos segmentos de la población, cuando en realidad es una práctica que no restringe gran cosa. El tapaboca no tiene que ser del 'paloma', tiene que ser del 'vivo'".

Con respecto al distanciamiento físico, admitió que es "más difícil" prevenirlo, dado que es parte de la interacción social.

Para lograr esta "transformación" en el uso del tapaboca, el psicólogo dijo que es fundamental la presencia de "influencers jóvenes", que estén "de par a par" con el público objetivo: "Si lo usa fulano, yo no soy un gil por usarlo. Eso ha faltado".

En ese sentido, promueve la iniciativa "Contagiemos lo bueno", que involucra a referentes de jóvenes que muestran el uso del tapaboca. Entre varios otros, están Sebastián Abreu, Daniel Drexler y Chris Namús.

Comunicación en pandemia

Con respecto a la comunicación, el psicólogo dijo que en la primera etapa de la pandemia hubo una respuesta "más que buena", pero que después "hubo un afloje". "Faltó un viraje en la comunicación para ser más empáticos", expresó.

En un tema de actualidad, Balaguer señaló que hay una "oportunidad" de incentivar la "cuarentena controlada" para los jóvenes que vuelven de vacaciones, tal como lo propuso el Ministerio de Salud Pública.

"Es una herramienta que tenemos a mano. Lo que pasó, pasó. Lo que se hizo, ya se hizo. Pero las herramientas que tenemos al alcance es que si te fuiste para afuera, vuelvas a una burbuja chica, similar a alguien que viene del extranjero. Por el bien de todos", expresó.

Consultado sobre algunos ejemplos de comunicación para jóvenes que han funcionado en otros países, Balaguer menciona el ejemplo español y el alemán.

Tal como se puede ver en los videos difundidos por la Comunidad de Madrid, el español es "muy culpabilizante". "En algunos casos funciona", aseguró Balaguer.

El alemán, por su parte, apunta a transformarse en héroes. "Se podría haber aplicado a los influencers, transformar a alguno en héroe. La capacidad de salirse de algunas cosas más banales y cada uno ponerse el equipo al hombro. Faltaron caudillos", lamentó el psicólogo.

Por último, y como parte de esta "batería de medidas" para concientizar a los jóvenes, Balaguer apuntó a "generar incentivos, premiar a los lugares donde hay tapaboca y distanciamiento".