Contenido creado por Federico Pereira
Locales

Retoque al ADN

Reforma del bachillerato: Fenapes, Codicen y Eduy21 opinan sobre los cambios anunciados

Robert Silva: “Vamos a transitar hacia un bachillerato general, que tenga competencias transversales, tecnológicas, segundo idioma, arte”.

19.08.2021 19:21

Lectura: 8'

2021-08-19T19:21:00
Compartir en

Montevideo Portal

El pasado fin de semana trascendió a la prensa que la ANEP planea una reforma en el ciclo superior de educación secundaria que suplante el bachillerato diversificado en orientaciones por un sistema integral, general e interdisciplinario en el que se podrá elegir “énfasis” en sexto, como informara en su momento El Observador.

 

Sobre el proyecto que lidera la directora sectorial de Planificación Educativa del Consejo Directivo Central (Codicen), Adriana Aristimuño, uno de los consejeros del órgano rector de la ANEP, Juan Gabito, dijo a Montevideo Portal que se enmarca en el plan de desarrollo educativo que lleva adelante el ente y que busca actualizar el sistema educativo “desde inicial hasta bachillerato” ya que se toma este último como “etapa terminal de ese proceso” y por lo tanto “no puede ser encarada de manera aislada”.  

Gabito afirmó que el “bachillerato asignaturista y con opciones vocacionales hacia determinadas profesiones clásicas, tiene las desventajas de que primero, cantidad de gente ni siquiera lo termina y segundo, dentro de los que terminan no todos pasan al nivel terciario” y que incluso al llegar al ambiente terciario universitario “muchas veces los muchachos no tienen definida su vocación y cambian de una facultad a otra”.

El consejero dijo que, con la eventual reforma, que se comenzará a aplicar, según estiman desde el ente, en 2023, lo que se quiere es “fortalecer las características de egreso de ese bachiller” teniendo en cuenta que “hay que tener una preparación para la vida y no para una facultad determinada”.

“Es decir, ese egresado del ciclo de educación obligatoria a los 18 años pueda integrarse a la vida en sociedad, asumir responsabilidades como ciudadano, como padre, como participante en una organización cualquiera y eso es más importante que estar preparado para ingresar a ingeniería u odontología, eso por un lado. Y por otro lado, a su vez los que ingresan a la universidad, muchas veces la retroalimentación que formal o informalmente tenemos es que la universidad no los considera con la preparación adecuada, entonces hay algo que se está haciendo mal, ese algo tiene que ser cambiado”, comentó Gabito.

El presidente de la ANEP, Robert Silva, dijo este miércoles en el programa Buen Día de Canal 4 que “más del 60% de las carreras de la Universidad de la República reciben con cualquier bachillerato”.

“El mundo y los estudios dicen, que cuanto antes nosotros elegimos optar por una ruta de tránsito a los estudiantes, más difícil es después el tema de la navegabilidad, el tema de darse cuenta cuál es su proyecto de vida. Entonces, lo que nosotros decimos es que lo acordamos y hay una resolución del Codicen, vamos a transitar hacia un bachillerato general, que tenga competencias transversales, tecnológicas, segundo idioma, arte”, explicó Silva.

La visión de Fenapes

Por su parte, José Olivera, secretario general de la Federación Nacional de Profesores de la Educación Secundaria (Fenapes), dijo Montevideo Portal que, si bien se sigue trabajando en el análisis de toda la perspectiva de política educativa del Codicen y aun no hay un informe final sobre la propuesta, inscriben el proyecto en “una concepción política educativa que denominamos privatización de la política pública”.

“La propuesta de bachillerato general que se está manejando para la educación secundaria, en particular, va a ser aplicada ya como pasó en los 90 en los eventos educativos públicos, es muy difícil que los centros educativos privados, particularmente aquellos que son una elite, lleven una propuesta de este tipo, porque saben que es un obstáculo muy grande para acceder al conocimiento y a la continuidad educativa”, afirmó el sindicalista.

Olivera sostuvo que este bachillerato general “tiene una fuerte influencia de la lógica mercantilizadora” que trata de “dirigir las políticas públicas educativas” a una formación “básica” que tenga como fin “capacitar las manos de obras que el mercado requiere”.

“Está destinada a los sectores más pobres, a los sectores más excluidos, a esos a los cuales la educación pública va a tender”, expresó.

El rol de Eduy21

El dirigente de Fenapes también se refirió al rol de la iniciativa Eduy21 en la creación de estas políticas, afirmando que “estamos ante un proceso de un gobierno absoluto de Eduy21 en la elaboración de reformas que se vienen llevando a cabo por parte de la actual administración de ANEP”.

“Esto no lo decimos solamente nosotros, de hecho, voceros del propio Codicen de la ANEP, integrantes del oficialismo lo han señalado. Hay una nota muy interesante de febrero de este año del semanario Búsqueda del consejero Juan Gabito Zóboli que señala que Eduy21 es el gobierno de la educación, en tanto y en cuanto ha colocado en el gobierno del sistema educativo a sus principales referentes, desde el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) hasta el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd)”, dijo.

Sobre esto, Gabito dijo que en la nota a la que se refiere Olivera, él dijo que “Eduy21 no se podía quejar por falta de participación, en la medida de que sus referentes más importantes estaban todos en cargos prominentes, Robert Silva y la doctora (Adriana) Aristimuño, la directora de Políticas Educativas y el economista (Héctor) Bouzón, en la Dirección de Gestión Institucional, ósea la cabeza docente Aristimuño y la cabeza no docente Bouzón”.

“De modo que Eduy21 si está presente, por lo menos de manera indirecta, no de ninguna forma de manera institucional, no esta gobernando, por lo menos en lo que a mi respecta no”, sostuvo Gabito, agregando que del mismo modo no se puede decir que la coordinadora de sindicatos de la enseñanza esta cogobernando la ANEP porque tenga un consejero en el Codicen junto a otra por los docentes. “No hay que confundir la extracción de las personas y sus vínculos previos con otras instituciones, con el rol directo de esas instituciones”, concluyó.

A su vez, Renato Opertti, uno de los integrantes de Eduy21, dijo que ellos no integran el gobierno de la educación, sino que opinan desde la organización, con un “espacio plural de independencia”, al punto que han manifestado dudas al respecto de la implementación en la realidad de la propuesta.

La opinión de Eduy21 sobre la propuesta

Opertti dijo que es una “noticia auspiciosa en cuanto que la voluntad de iniciar una transformación educativa es una señal positiva” y que “por lo menos en sus titulares” tiene similitudes con la propuesta hecha por la iniciativa en 2018, donde se enfatizaba “la necesidad de ir a bachilleratos mucho más versátiles, interdisciplinares, más vinculados a las necesidades de los jóvenes”.

Dijo que “es muy importante que esta transformación se inscriba dentro de una transformación integral del sistema educativo”, por lo que “no debiera ser una transformación solo de bachillerato secundario”.

“Si es solamente una transformación del Bachillerato de Secundaria, nos parece que no es el camino. Entendemos que sí, el sistema educativo, sus autoridades, han manifestado que estamos hablando de una transformación integral”, expresó el director de la Escuela de Posgrados de la Universidad Católica del Uruguay.

Opertti manifestó que entienden necesaria una “transformación integral” que vaya desde “inicial en adelante” que haga que todos los niveles educativos estén alineados en función de un objetivo y esfuerzos educativos comunes. Dijo que hoy no hay un dialogo entre inicial y primaria, asi como entre la escuela y el nivel secundario, lo que se aumenta entre secundaria y la educación técnica.

Sobre esto, expresó que la voluntad de Eduy21 es que la reforma de los bachilleratos persiga una educación de nivel superior unitaria que busque el dialogo entre la educación técnica y la secundaria “para que los adolescentes y los jóvenes tengan oportunidad de formarse combinadamente en ambos lados”.

“Por ejemplo, un joven que pudiera tener algún interés por la tecnología, por ejemplo, o por tener alguna formación en la escuela secundaria y pudiera tener otra en la educación técnica y trabajaran en redes los centros educativos, de manera de habilitar esos espacios”, manifestó.

Sobre este último punto de unir la educación técnica con el bachillerato de secundaria, el consejero Gabito dijo que no sabe si es viable o no, pero que aun no ha sido planteado en la órbita del Codicen y que es fundamental “no saltear etapas”, aunque destacó que todos estos insumos deben ser volcados en un ámbito técnico y luego de eso a un ámbito político, ya que la metodología que tiene hoy la ANEP “implica tomar en consideración los aportes que nos hagan diferentes colectivos”.

Montevideo Portal