Seré curioso

Seré Curioso

Raffo: “El feminismo y la sensibilidad social no son un patrimonio de la izquierda”

La candidata de la coalición de gobierno a la IM habla de sus planes, del Frente Amplio y anuncia que llegó a la política para quedarse.

27.08.2020 09:20

Lectura: 25'

2020-08-27T09:20:00
Compartir en

Por César Bianchi

Fotos: Juan Manuel López


Las últimas encuestas la dan a 13 puntos del Frente Amplio. Laura Raffo, la candidata de la coalición del gobierno nacional a la Intendencia de Montevideo (IM), es la más votada de todos los candidatos, pero el FA, sumando los votos de sus tres candidatos, parece una vez más el partido cantado a lograr un nuevo gobierno departamental en la capital. Raffo se apura a aclarar que si pierde no hará "la gran Talvi", y que llegó a la política para quedarse.

Y eso que la política ya la trancó fuerte. En su primera recorrida por un asentamiento la recibieron con algunas pedradas. Ella le restó importancia, minimizó el hecho: "¡No pasa nada! ¡No pasa nada! Este es el Montevideo que estamos viendo, es el Montevideo olvidado. Yo lo acabo de ver... me lo mostraron los vecinos, con el basural al lado", dijo ella en rueda de prensa en Casavalle. Fue sólo un bautismo como dirigente política a quien hasta ese momento era una connotada analista económica y consultora senior. También fue víctima de una campaña de enchastre cuando en redes sociales se la asoció con uno de los imputados en la Operación Océano, y hasta se compartió una foto con su ex marido (que nada tuvo que ver con el megacaso) y sus hijos pequeños. Raffo no la dejó pasar: radicó una denuncia en la Justicia.

En su oficina de Bulevar Artigas y Chaná -la misma que durante la campaña nacional utilizó Lacalle Pou-, Raffo (47) habló de su vocación por la economía y ayudar a la gente necesitada, criticó la gestión del FA, explicó sus principales propuestas para disputarle al Frente la capital, habló del caso Moreira y dijo por qué no se considera de derecha ni de izquierda.

"No es patrimonio de la izquierda defender a los grupos que más necesitan, no es patrimonio de la izquierda el feminismo, no es patrimonio de la izquierda atender a personas en situación de vulnerabilidad, no es patrimonio de la izquierda hacer políticas sociales. La sensibilidad social no es patrimonio para nada de la izquierda, y está mal que así se considere", señaló.

-¿Cuándo te diste cuenta que querías ser economista?

-Tenía 16 años. Yo iba al Liceo Francés y había una materia que se llamaba Ciencias Económicas, teníamos un muy buen profesor que nos traía recortes de los diarios con noticias económicas. Y nos preguntaba: "¿Ustedes entienden esto? ¿Qué quiere decir? ¿Cómo se puede interpretar? ¿En qué los afecta a ustedes?" y ese mundo me empezó a fascinar. Empecé a entender las básicas de economía en cuarto de liceo, lo que no era común. Y luego entré a la Facultad de Ciencias Económicas en la Universidad de la República convencidísima de que mi orientación iba a ser economía.

-¿Qué te sedujo de la política para dejar el ámbito privado, donde te iba tan bien, y aceptar una candidatura a la Intendencia de Montevideo sin experiencia política previa?

-Lo que me sedujo fueron dos cosas. Primero, veía que el país estaba arrancando un cambio, después de 15 años del Frente Amplio. Se había elegido un gobierno diferente con una cultura de gobernar que me parecía que iba a ser distinta. Y en segundo lugar, yo ya había avanzado en mi carrera profesional y sentía que me había consolidado en el sector privado. Me parecía que podía ser importante poder dar algo de mí para ayudar a mejorar las cosas en mi departamento. Es muy típico que uno discuta en un asado sobre qué habría que hacer mejor, y cómo tendrían que actuar los políticos. Y en un momento decís: "Bueno, pará, si siempre estás opinando, ¿por qué no te ponés vos a disposición para dar un servicio desde la política?", para poder mejorar la calidad de vida de la gente.

-Mucha gente cuestiona a los dirigentes políticos que en campaña salen a recorrer varios marginados en la periferia. Como puso alguien en Twitter: "Comenzó la etapa de avistamiento de pobres". ¿No es un tiro fácil ir a los barrios más carenciados cuando hay elecciones? ¿No hay algo de demagogia en eso?

-Creo que para nada, al contrario. Si tú no estás en contacto directo con la población en mayor situación de vulnerabilidad estás haciendo mal las cosas. Yo no me considero de las que van (a barrios marginados) sólo cuando hay elecciones. Es la primera vez que los recorro por una candidatura política; no es la primera vez que estoy en contacto con personas en situación de vulnerabilidad. Lo he estado, en los últimos años, por mi carrera a través de fundaciones, de acciones de responsabilidad social en empresas en las que trabajé, así que esa etiqueta no siento que se me la pueda poner.

--Cuando recorriste el asentamiento Aquiles Lanza de Malvín Norte dijiste que ese era el Montevideo "olvidado", y desde el FA te contestaron -Pablo Ferreri, la candidata Carolina Cosse- que en todo caso era el Montevideo "desconocido" por tí...

-Esas son etiquetas que te tratan de poner, son prejuicios. Las personas que no te conocen, o quizás te conocen y aún sabiendo que siempre tuviste una preocupación genuina por las personas que tenían más necesidades te tratan de poner etiquetas, están haciendo un juego de separar entre buenos y malos. Y yo no creo en ese juego, estoy muy distante de eso.

-Y además ellos te pidieron que te informaras porque el alcalde de esa zona, del municipio E, es nacionalista, Agustín Lescano. Hasta el intendente Christian Di Candia dijo que muchos de los planteos que hiciste le corresponden al municipio (a cargo de un alcalde blanco) y no a la IM. Dijo Di Candia que tus planteos "desnudaban un desconocimiento importante". Ahora que pasó el tiempo, ¿crees que hubo un error de su parte al señalar a la IM? ¿O se equivocaron ellos al responsabilizar al alcalde blanco?

-¿Sabés lo que creo? Lo que acabás de comentar en esa pregunta es lo que viene pasando sistemáticamente: cada vez que yo hago una acción en la campaña electoral, siempre están los suplentes, los directores de la Intendencia, el intendente actual y una batería de personas salen a contestarme y a señalarme qué hice mal. Lo mío va por otro carril: yo no busco qué están haciendo mal los candidatos del Frente, yo estoy proponiendo qué queremos hacer nosotros.


"Es la primera vez que recorro barrios marginados por una candidatura; no es la primera vez que estoy en contacto con personas en situación de vulnerabilidad. Lo he estado por mi carrera a través de fundaciones, así que esa etiqueta no me la pueden poner"

En el caso particular del asentamiento Aquiles Lanza, toda la situación que tiene que ver con los asentamientos, el poder darle una solución de fondo con terrenos para que puedan acceder esas personas, que estén amanzanados, iluminados, conectados al saneamiento, con veredas, con calles, corresponde a la Intendencia. Los municipios tienen un presupuesto que, entre los ocho municipios no llegan al 10% de lo que gasta la IM. Pero insisto: cada vez que proponemos algo hay un batallón de gente entre directores de la IM, el intendente o los candidatos que salen a contestarme por Twitter o por los medios, y la verdad, que si nosotros queremos debatir ideas, lo natural no es que si queremos discutir ideas lo hagan por Twitter. Lo natural es que nos encontremos cara a cara e intercambiemos ideas. Capaz que no nos podemos de acuerdo, pero por lo menos cada uno lo plantea con altura y con un debate de ideas.

-A fines de febrero, cuando te entrevisté en 970 Universal, me dijiste que era "un mito" la buena gestión de Daniel Martínez en la IM. "Me puse a estudiar con mi equipo la situación económica, financiera y de recursos humanos y a cada paso nos encontramos ejemplos de mala gestión", me dijiste. Es más, hablaste de "irregularidades gruesas". ¿Cuáles son esas irregularidades?

-Lo que nosotros vemos es que no se cumplen los procedimientos de buena gestión que tiene que tener la administración pública. ¿En qué? En la demora, en los procesos licitatorios... Ahí hay un caso muy claro: se quisieron cambiar las luminarias de Montevideo a luminarias led. El proceso licitatorio se inició en 2016, se declaró vacía la licitación dos veces, se inició una compra directa. Ahí se la iban a adjudicar a una compañía que luego fue denunciada por la misma IM por presentar certificados de calidad presuntamente falsos. Eso se dejó sin efecto. Luego de eso se volvió a adjudicar la compra a la misma compañía que la IM había denunciado. Entonces tú ves ahí procesos administrativos y de gestión que no están cumpliendo con una calidad y una eficiencia que le garanticen al ciudadano que se tomen las decisiones con rapidez, con eficacia, que le solucionen los problemas del día a día. Hoy por hoy Montevideo sigue teniendo problemas de iluminación. Una de las grandes protestas que nos encontramos en las recorridas es esa, que no hay luz suficiente.

Por eso nosotros proponemos un plan urgente para el Montevideo olvidado, tras un relevamiento de las zonas oscuras (que cada municipio detecte esas zonas), para instalar luminarias antivandálicas para ayudar a la seguridad en los barrios. Tiene que hacer mucho la IM en función de la seguridad. Esas son las desprolijidades que encontramos. Y después, en la parte de la gestión administrativa, lo que encontramos es que no se hace rendir al máximo el esfuerzo de todos los ciudadanos que pagan sus impuestos a la IM: Creemos que hay algunos rubros como el servicio de Prensa y Relaciones Públicas, donde se gastan 3 millones de dólares al año, y otros rubros de políticas sociales donde se gasta menos de 1% del presupuesto.

-Hay una creencia general de que la administración de Daniel Martínez en la IM fue buena o muy buena. Que saneó la IM económicamente y la dejó sin déficit, que hizo un montón de obras, muchas de las cuales hoy tienen trancado Montevideo pero que se verán de acá a un par de meses. "La gestión de Daniel Martínez ha logrado índices de aprobación históricos", dijo Pablo Ferreri hace unos días. ¿Por qué hablás de una mala gestión?

-"Hizo un montón de obras", decís. En realidad, esas obras no se han terminado. Hubo un gran proyecto que él lo llamó shock de infraestructura que no se logró consolidar en estos cinco años. De hecho, las obras que hoy tienen a la gente molesta por el tránsito cortado tienen que ver con que no se lograron finalizar las obras. Ahí también hay una mala gestión. ¿Por qué? Porque, por ejemplo, en una de las obras se le había otorgado a una empresa que a los tres meses se fundió. Entonces, eso es mala administración. Si tú encargás una obra y no indagás en los antecedentes de la empresa, y la empresa se termina fundiendo a los tres meses, no estás haciendo una buena gestión.

Pero nosotros le reconocemos cosas a la gestión de Daniel Martínez. No creemos que hay que hacer borrón y cuenta nueva. Le reconocemos lo que se mejoró en el área de espacios verdes, de mantenimiento de parques, la ciudad está en eso, ha avanzado. Es un buen legado. También reconocemos lo que se avanzó en las obras de saneamiento, que se hizo con el seguimiento del BID y se fueron cumpliendo los plazos. Eso creemos que hay que reconocerlo. Pero en administración y gestión creemos que hay mucho por mejorar. De hecho, este quinquenio se está entregando con un déficit, con mayor endeudamiento y ya se anuncia que en el año 2020 -como el 2019- también se cerrará con déficit. O sea que no termina el quinquenio con una situación superavitaria. En 2019 no se puede hablar de la pandemia como culpable.

-¿Qué planes tenés para solucionar el tema de la basura, tema con el que no han podido los gobiernos del FA?

-En las encuestas de gestión de la IM sale que el área de mayor disgusto de las personas respecto a la IM es la limpieza de la ciudad. Nosotros tenemos un plan muy concreto que lo trabajamos junto a los técnicos del PERI (Partido Ecologista Radical Intransigente), lo cual destaco porque saben muchísimo del tema ecológico y de gestión integral de residuos. Y ese plan busca generar un círculo virtuoso donde en el último punto se termina generando dinero a partir de los residuos. Para eso hay que cumplir con los distintos eslabones de una cadena. El primer eslabón es reducir la cantidad de residuos que se generan, que los hogares puedan reutilizarlos, y que los hogares se animen a separar por lo menos en dos los residuos en los orgánicos y no orgánicos.


"Nosotros le reconocemos cosas a la gestión de Daniel Martínez. No creemos que haya que hacer borrón y cuenta nueva. Pero en administración y gestión creemos que hay mucho por mejorar. Este quinquenio se está entregando con déficit, con mayor endeudamiento"

Y luego el guante está en la Intendencia, que es la que tiene que lograr que ese círculo funcione. La IM tiene que poder recolectar los residuos en manera diferenciada en todo Montevideo, cosa que hoy no se hace. Hoy se recicla en un año lo que los montevideanos generamos de basura en un día. La IM va a juntar separadamente, luego irá a las plantas de reciclaje a generar material compostable del cual extraer riqueza y hacer el menor enterramiento posible en la usina de Felipe Cardozo, donde hoy se entierra todo, se entierra material recuperable, abono que podrían servir en cultivos, se entierran cosas que son riquezas.

-¿Qué ideas tenés para que los uruguayos pasen menos tiempo en el transporte público y paguen menos por boleto?

-Ahí tenemos el programa Montevideo Ágil, que es un programa de movilidad, que apunta a que las personas no solo pasen menos tiempo en el transporte público, sino que lo puedan usar más porque lo consideren eficiente y que llegue más a los barrios. Proponemos primero un shock de agilidad que implica el rediseño de todas las paradas de los recorridos (hace 40 años que no se hace una revisión completa de los recorridos), proponemos una revisión de los horarios y las frecuencias para que contemplen lo que necesitan los vecinos de cada barrio, y en paralelo, una mejora de la infraestructura de las paradas. Y usar carriles reconfigurables en las arterias de mayor tránsito, para que en la hora en que la mayor parte de la gente viene hacia el centro de la ciudad los carriles se usen en ese sentido, y en el sentido contrario cuando la gente se va desde el centro. Eso es para corto plazo, con la infraestructura existente.

Pero en paralelo hay que trabajar en una modernización del transporte público más profunda (más flota eléctrica y más flota que tenga servicios a bordo, como aire acondicionado y wifi, los anuncios de las paradas de manera electrónica). Y además tenemos que trabajar en una conexión metropolitana más ágil y eficiente. Para eso habrá que invertir en infraestructura; ya hablamos con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para poder hacer una vía rápida Montevideo-Canelones e instalar un sistema de transporte multimodal, para que las personas puedan usar los sistemas de transporte que van por esa vía rápida, que van a ser públicos, y llegar quizás o con una línea de ómnibus local hasta donde se tomen ese transporte o con su vehículo particular, o en bicicleta, y ahí tener más agilidad.

-El sitio Zin TV editó un video donde recuerda apariciones tuyas en TV como analista económica en 2017 y 2018, donde señalabas el estancamiento económico durante el gobierno de Vázquez. El video muestra una aparente contradicción: le dijiste a El Observador TV en 2017 que la economía va de la mano de la ideología, del signo político del partido que gobierna ("la economía está atravesada por la ideología del partido que gobierna", dijiste, y cuando se hace un presupuesto "eso queda negro sobre blanco"). Y luego, ya como candidata, en julio dijiste en Telenoche que te definís como humanista, que el centro son las personas, y que tratar de ponerle ideología a la campaña política "no suma" y que a la hora de hacer un presupuesto "hay formas de manejarlo bien y formas de manejarlo mal". ¿En qué quedamos? ¿Hay ideología o no para hacer un presupuesto?

-No es contradictorio, para nada. Los presupuestos pueden manejarse con ideología o pueden manejarse profesionalmente y tratando de que la ideología no te influya. El problema con la ideología es cuando te impide mejorar y dar soluciones a las personas. Cuando la ideología te hace priorizar determinados temas por encima de otros y no les das soluciones a la gente, se convierte en un problema. Cuando en la campaña política tú ves que los distintos candidatos del FA hablan del poder de la Intendencia, que hay que ganar con la mayor cantidad de puntos posibles para hacer una demostración de fuerza y de poder, cuando los candidatos del FA firman un programa donde dicen que la IM tiene que "enfrentar" al gobierno nacional, todo eso está atravesado por la ideología de una manera negativa. ¿Por qué? Porque te hablan de enfrentamiento y del poder, por el poder en sí mismo. Y ahí es donde no estoy de acuerdo en ponerle ideología a las cosas.

-¿Y cuándo sí?

-La ideología es lo que tú crees. Todos tenemos algún tipo de ideología. El problema es si lo que tú crees te impide darles servicios a las personas. Pero cuando hablan del poder por el poder en sí mismo, como lo plantea el FA cuando hablan de ganar por la mayor cantidad de puntos posibles, ahí es cuando creo que la ideología no está al servicio de las personas.

-Has hecho hincapié en la sinergia que tendría un gobierno de Montevideo de la coalición multicolor en consonancia con el gobierno central del mismo signo. Hablás de la unidad de los cinco partidos. Pero la coalición en el gobierno ha demostrado unas cuantas fisuras: Talvi renunció como canciller y luego se alejó de la política, no se sabe nada de Edgardo Novick, quien no tiene relación con su diputado; el Partido Independiente no parece comulgar con Cabildo Abierto, que busca siempre un perfilismo propio. Todo esto, ¿no es una mala señal para los indecisos en Montevideo?


"El problema con la ideología es cuando te impide mejorar y dar soluciones a las personas. Cuando la ideología te hace priorizar determinados temas por encima de otros y no les das soluciones a la gente, se convierte en un problema"

-Creo que no. Hoy por hoy el gobierno nacional tiene más del 60% de aprobación, lo cual es un índice altísimo, más aún en medio de una pandemia. Los montevideanos están contentos con la gestión del gobierno. Los que la evalúan negativamente son menos del 20%. Entonces lo que yo creo es que lo que están viendo los montevideanos es esta nueva cultura de gobernar, que es una cultura basada en las libertades de los individuos es algo que le está haciendo bien al país, porque si no, no lo estarían aprobando. Y ese es el mismo tipo de cultura de gobierno que queremos llevar adelante nosotros. Por eso estamos pidiendo una oportunidad: para gobernar de manera diferente, más enfocados en las personas, más enfocados en las libertades y en que cada política que hagamos, cada plan de acción, cada compromiso que asumamos sea para mejorar la calidad de vida de la gente.

-Como mujer y de cuna nacionalista, ¿qué evaluación hacés del Caso Moreira? El caso se archivó y él será candidato a intendente de Colonia, con grandes chances de ganar.

-Ya lo dije en su momento... Si los audios que trascendieron eran ciertos, a mí me parecieron totalmente inaceptables.

-La senadora blanca Carmen Asiaín, que preside el comité de Ética del Partido Nacional, me dijo que le generaba "impotencia" que sea candidato a pesar de todo... Por eso te preguntaba.

-Por eso digo: si los audios son verdaderos, son totalmente inaceptables. Comparto lo que dice Carmen.

-¿Por qué decidiste apelar a la Justicia meses atrás, cuando radicaste una denuncia por difamación en redes sociales?

-Tomé esa decisión cuando vi que estaban involucrando a mis hijos. Primero se inició una campaña sistemática en redes desde muchas cuentas de Facebook y de Twitter -muchas cuentas un mismo día- que mintió acerca de que uno de los indagados en la Operación Océano era pareja mía. No me parece casual que lo hayan hecho todas las cuentas al mismo tiempo. Si bien eso ya era una difamación, lamentablemente forma parte de las reglas del juego que inventen cualquier cosa sobre tu persona y sobre tu familia. Tomé la decisión de hacer la denuncia cuando vi que habían tomado una foto de mis hijos, que estaban conmigo y con su papá -que nada tiene que ver con la Operación Océano-, y derivaron en inventar que uno de los indagados era pareja mía, después buscaron una foto de mi ex marido para decir que el indagado era él, luego agarraron una foto donde estoy con mi ex marido y mis hijos menores de edad (lo más grave), y empezaron a circular esa foto poniendo mi dirección particular (ya no vivo ahí, pero viví ahí), poniendo nombre y apellido de mi ex marido, diciendo que estaba acusado de pedófilo, cuando él no tenía nada que ver... Ahí, la verdad, radiqué la denuncia. Pero la foto no se va nunca de internet, sigue ahí, tuiteada y retuiteada mil veces, compartida en Facebook...

-Propusiste subsidiar parte del boleto a estudiantes de la educación privada y Glenda Rondán tuiteó: "No sé cómo hacer para decirle a Lau que eso ya se hace, sin que se enoje de nuevo conmigo".

-En realidad la propuesta viene de parte de Montevideo Agenda Joven, que son un grupo de jóvenes militantes que armó una serie de propuestas para ellos mismos. Lo que ellos decían era que el boleto estudiantil a personas que concurren a institutos privados y con mucho sacrificio las familias lo pagan, muchas veces les resulta costoso igual. Y está aclarado por los jóvenes que se trataría de casos para familias de ingresos bajos. No es lo que ya existe. Hoy por hoy acceden al boleto gratuito los estudiantes del sistema público, los estudiantes del sistema privado acceden a un boleto subsidiado (en vez de costarle 40 pesos el boleto, les queda en 20). Lo que ellos proponen es que para los estudiantes del sistema privado que provengan de familias de ingresos bajos puedan tener ese boleto gratuito. Es una propuesta de los jóvenes que militan por la coalición multicolor.

-¿En qué consisten las propuestas para prevenir el acoso sexual en el transporte público?

-Se enmarca en Montevideo Para Vos, nuestro capítulo de gobierno donde buscamos convertir la inclusión y el respeto por la diversidad de una de las fortalezas de Montevideo. En el capítulo de género, si bien reconocemos los avances que se han hecho en la secretaría de género y los programas para combatir el acoso, queremos implementar dos medidas que van a tener mucho impacto en un menor acoso sexual en el transporte público. Una es la que se llama Paradas Seguras y la otra es la denuncia en tiempo real. Las paradas seguras es que la mujer en horario nocturno pueda elegir bajarse del ómnibus en cualquier punto, aunque sea entre paradas. Ya lo chequee con compañías de transporte y ya se puede implementar.


"Los montevideanos que evalúan negativamente al gobierno nacional son menos del 20%. Están viendo esta nueva cultura de gobernar, una cultura basada en las libertades de los individuos, que es algo que le está haciendo bien al país"

Y la denuncia en tiempo real es un sistema muy novedoso que se implementó en Quito, que después fue recopilado como buena práctica por el BID. Se hace una campaña de concientización dentro de los ómnibus para que tú puedas -en caso de sentirte acosada- puedas mandar un mensaje de texto que llega a una central, donde tienen georreferenciados a los ómnibus y les da una alerta inmediata a quien conduce el ómnibus y por altoparlante, para generarle vergüenza (al acosador) se anuncia que se está generando una situación de acoso dentro de esa unidad, que se respete a los pasajeros. En caso de ser grave de la situación, se convoca al Ministerio del Interior también. Esto de que exista una condena social, una campaña de concientización y haya una condena punitiva reduce drásticamente el acoso. En Quito fue un éxito.

-Una militante tuya (@quelopario_) tuiteó: "Laura se está poniendo demasiado izquierdista para mi gusto. Subsidios, ideología de género. ¡Más de lo mismo no!"

-Y bueno... yo me considero de centro. Eso es una realidad.

-¿No te considerás de derecha?

-No.

-El historiador Gerardo Caetano dijo en el programa Referentes de Teledoce: "Yo creo que hay izquierdas y derechas. Es más, el que niega que hay izquierdas y derechas en general, es de derecha".

-Felicitaciones para Caetano. Yo, con lo que me reconozco, es con ser humanista, que es centrarse en las personas. A veces cuando te definís como humanista, las personas necesitan ponerte una etiqueta: ¿izquierda o derecha? ¿izquierda o derecha? A mí ninguna de esas dos etiquetas me convence. Y te digo más, a propósito de esa reflexión de la militante que tuiteó eso: no es patrimonio de la izquierda defender a los grupos que más necesitan, no es patrimonio de la izquierda el feminismo, no es patrimonio de la izquierda atender a personas en situación de vulnerabilidad, no es patrimonio de la izquierda hacer políticas sociales. La sensibilidad social no es patrimonio para nada de la izquierda, y está mal que así se considere. Y como prueba, este gobierno de coalición está demostrado bastante lo que hace por las personas en situación de vulnerabilidad.

-El FA suele ser el favorito en Montevideo, cada cinco años. Hasta Sendic llegó a decir que si el FA pone una heladera y gana. ¿Por qué crees que esta vez sí es posible disputarle la intendencia capitalina al Frente?

-Porque creo que hay un cambio que se está produciendo en Montevideo. Las personas que viven en el departamento están aprobando cada vez más cómo hace las cosas el gobierno nacional, y esa cultura más apoyada en la libertad, en la transparencia, en comunicarse más con el ciudadano, darle más información, y rendir cuentas. Ya se cambió a nivel nacional. Vemos que hay una disconformidad con cómo se hacen las cosas a nivel departamental. No hay conformidad ni en cómo se gestiona la basura, ni en cómo se ilumina la ciudad ni en cómo se arreglan las veredas, ni en cómo funciona el transporte. Los problemas no están resueltos, y nosotros estamos mostrando una apertura al diálogo y una preocupación por la gente que es distinta a lo que está mostrando el FA. El FA está mostrando una actitud de mayor enfrentamiento, y creo que se está alejando de las personas.


"No es patrimonio de la izquierda defender a los grupos que más necesitan, no es patrimonio de la izquierda el feminismo, no es patrimonio de la izquierda atender a personas en situación de vulnerabilidad, no es patrimonio de la izquierda hacer políticas sociales"

-¿Por qué crees que el FA decidió que sus candidatos no debatan contigo?

-Lo atribuyo a un pacto para escatimarle a los ciudadanos información, transparencia y posibilidad de contrastar ideas. No me parece una decisión que tenga raíces profundamente democráticas. De hecho, se había aprobado en el Parlamento que fueran obligatorios los debates previo a la campaña presidencial. Esa decisión muestra una actitud de estar encerrados en sí mismos, y pensar en el poder por el poder en sí mismo. No se muestra abiertos con la gente y con las libertades. Yo me coloco en las antípodas de ese pensamiento.

-¿Llegaste a la política para quedarte? Quiero decir, si no resultás intendenta, ¿seguirás siendo dirigente política o no descartás retomar la vida laboral en el ámbito privado y decir "esto no es lo mío" como Talvi?

-Llegué a la política para quedarme.

-¿Te cambió mucho la vida ser candidata? ¿Te trastocó mucho tu vida privada y tus horarios?

-Me trastocó la vida privada en cuanto a la dedicación -horaria no tanto, porque siempre trabajé muchísimo-, sí en cuanto a la exposición pública. Mis hijos lo viven, salgo a la calle con ellos, y siempre hay alguien saludándome, y se acercan a hacerme alguna propuesta de qué hay que mejorar. Lo que me cambió es eso: la alta exposición y esto que hablamos de ser acosada en redes sociales, recibir agravios de manera permanente de parte de mis contrincantes. Eso me cambió.

-¿Sos feliz?

-Soy feliz. Muy.

Por César Bianchi