Contenido creado por Ramiro Amestoy
Locales

La sal no sala

Quitan saleros de restaurantes

La Dra. María del Carmen Fontans, presidente de la Sociedad Uruguaya de Hipertensión Arterial, elogió la nueva reglamentación aprobada por la IM, que tiene como objetivo reducir el consumo de sal entre la población. Fontans dijo a Montevideo Portal que es necesario bajar los 10 gramos de sal que cada uruguayo consume en promedio al día.

07.05.2014 11:46

Lectura: 2'

2014-05-07T11:46:00
Compartir en

Montevideo Portal

Esta semana, la Intendencia de Montevideo (IM) aprobó la nueva reglamentación que incluye nuevas medidas para reducir el consumo de sal en la población.

En febrero de este año la Junta Departamental de Montevideo ya había aprobado el decreto que obliga a bares, restaurantes, carritos y cualquier otro local que venda comida en Montevideo a quitar los saleros de las mesas, como forma de desincentivar el consumo de sal en la población.

El decreto establece la obligación de que los saleros y "demás condimentos con alto contenido en sodio" no estén sobre las mesas y no sean ofrecidos al consumidor, a no ser que sean pedidos expresamente.

La Dra. María del Carmen Fontans, presidente de la Sociedad Uruguaya de Hipertensión Arterial (SUHA), dijo a Montevideo Portal que "la medida no es más que seguir adelante con una política que implantó la IM, y que tiene que ver con una política a nivel nacional". "En países con hábitos de alimentación de tipo occidental, consumen gran cantidad de comida rápida y de alto contenido en sal y grasa. Esta política ya se implantó en países del primer mundo, como Estados Unidos, Inglaterra y Finlandia", dijo.

Fontans subrayó que de las tres causas principales de muerte en el mundo (presión alta, colesterol alto y tabaquismo) al menos una está relacionada con el consumo de sal.

"No se discute que hay que comer sin sal para el tratamiento de una enfermedad crónica o la presión alta. Cuando uno habla de política de salud, se habla de políticas que buscan beneficiar la salud de la población. Por eso se persigue bajar la presión media de la población. Hoy en día, en Uruguay se consume un promedio diario per cápita de 10 gramos aproximadamente. Es importante reducir esa cantidad aplicando este tipo de políticas", enfatizó Fontans.

La especialista hizo especial hincapié en que bajando las cantidades de sal en los alimentos se ayuda a la baja de la presión y se atrasa el proceso de hipertensión.

Montevideo Portal