Locales

La batalla cultural

Organizaciones sociales critican “intromisión” de UPM en la educación

La multinacional promueve actividades educativas y emprendimientos en unas 150 comunidades de influencia en el interior del país.

25.05.2019 19:46

Lectura: 3'

2019-05-25T19:46:00
Compartir en

La multinacional UPM, a través de su fundación, promueve actividades educativas y emprendimientos en más de 150 "comunidades de influencia" de la empresa en el interior del país. Según informa en su página web, hasta el momento ha ejecutado 23 proyectos de educación y emprendedurismo en siete departamentos del país, en conjunto con organizaciones sociales y referentes locales.

Para algunos colectivos y comisiones de vecinos contrarios a la instalación de UPM 2, estos proyectos implican una "intromisión" de la empresa en la educación, destinada "a cooptar voluntades, tanto de educadores, educandos y población en general, con la anuencia de las autoridades de la enseñanza".

Asimismo, los colectivos critican la cláusula 3.6.4 del Acuerdo ROU-UPM para la instalación de la nueva planta de celulosa, que "prevé la injerencia de la empresa en los planes de educación futuros". En esta cláusula, titulada "Educación", Uruguay se compromete a organizar y financiar la mejora de las universidades técnicas (UTU), principalmente de Paso de los Toros, Durazno y Tacuarembó, para mejorar su capacidad de brindar instalaciones y recursos educativos con respecto a las disciplinas mecánicas, de instrumentación y eléctricas.

Además, al hacerlo, deberá tener en cuenta y aplicar "de buena fe las visiones de UPM" con respecto a las necesidades de su cadena de valores en relación con el proyecto de UPM y cómo cree que la cooperación puede facilitarse de mejor manera entre dichas universidades y las universidades técnicas en Finlandia.

Raúl Viñas, del Movimiento por un Uruguay Sustentable (Movus), dijo a Montevideo Portal que "no tiene ningún sentido que una empresa cobre tal importancia en el manejo de la educación técnica del país" y comparó el acuerdo con que "una fábrica de pan pida que el Estado mejore la formación de los panaderos de acuerdo a su visión sobre cómo se tienen que formar esos panaderos".

Por otro lado, luego de la fecha de la decisión final de inversión, Uruguay se compromete a "organizar y financiar programas para brindar apoyo a las personas de la región de influencia para mejorar su capacidad de completar los estudios educativos básicos". Viñas señala que Uruguay "no tendría que firmarle eso a nadie", porque "mejorar la capacitación técnica es una de las misiones que tiene el Estado".

"Además vamos a tener que explicarles a ellos cómo vamos a hacer eso, con detalles del costo anticipado. No solamente tenemos que aceptar su visión sino decirle cómo lo vamos a hacer: es absolutamente ilógico que un país se comprometa a este tipo de cosas", reflexionó.

Viñas indicó asimismo que "todo esto se hace para una empresa que solamente le da empleo a 230 personas", que lo que está haciendo "es lo que hacían los ingleses en la India en el siglo XVIII y XIX: entrenar a los nativos para que trabajen en su fábrica".

Las organizaciones en contra de UPM 2 trabajan actualmente en las localidades de influencia del proyecto Ferrocarril Central con el objetivo de impedir que se prohíba el pasaje por áreas urbanas de los trenes de carga, "sobre todo de los que transporten cargas peligrosas".

Según indicó Viñas, Sarandí Grande y 25 de Mayo, en Florida, ya tienen las firmas necesarias. En Montevideo trabajan actualmente en el Municipio C en una recolección de firmas con el mismo fin. El objetivo es alcanzar 20.900, que equivale al 15% de las personas que están habilitadas a votar.