Política

Tupamaros de la business class

Mujica y el capitalismo

"Algunos creen que se puede superar el capitalismo con unos cuantos decretazos expropiatorios de esto y lo otro", dijo José Mujica, quien aseguró que en su caso abogó por "el largo y penoso camino de que la sociedad funcione con los egoísmos y la creatividad del capitalismo, tratando de inducir para que reparta lo mejor posible".
22.10.2013 12:35
2013-10-22T12:35:00
Compartir en

El presidente José Mujica se refirió en su audición de Radio Uruguay a la necesidad de que los trabajadores que están inmersos en un sistema capitalista aprendan a auto-gestionarse y a manejar las empresas, en lugar de soñar con derrocar el modelo del capitalismo.

"Vivimos en el marco de una cultura generalizada que nos empuja a que todos traten de gastar más y más para intentar tener una forma de vida con calidad mejor. En realidad este tema sería más complejo, pero aceptémoslo, esta es la realidad la gente quiere poder gastar más. Pero gastar más significa que todos quieran ganar más", comenzó.

"Parecería lógico que tenemos que tratar de usar todos los recursos de los que podemos disponer para atender paradojalmente el primer recurso a la vez. Es decir, el primer recurso es también la causa, la gente. La primera gran preocupación es la forma de vivir de la gente, y es también la gente el verdadero motor para poder usar los recursos", reflexionó Mujica.

A juicio de Mujica, como el pueblo pide "más y más", hay que negociar "con quienes pueden aportar capital, y nadie lo va a hacer gratis".

"Si somos cuidados con los beneficios que podamos conseguir para el país y el aprendizaje del trabajo, tratemos de formar capital nuest6ro para no tener que depender del capital que nos va a llevar una parte de los beneficios", dijo el presidente.

Mujica reflexionó que en una sociedad como la nuestra, el trabajo está gobernado y encauzado por "una vía natural que lo regula, la vía capitalista, que usa como instrumento regulador lo que se llama el mercado". "El capitalismo no es sólo un modo de propiedad, es mucho más. Si fuera un modo de propiedad es una bagatela, pero es una cultura subliminal que se nos cuela por todas pares y en los hechos nos conduce a todos. Me incluyo, a mí y a aquellos que discrepamos filosóficamente con el capitalismo. Esta es la seriedad de la cuestión. No es cuestión de decir ‘estoy en contra', es una cultura de siglos, un modo de conducta colectiva tácito de una sociedad", agregó.

"Es el capitalismo entonces, con sus luces y sombras, el que gestiona y organiza el mundo de las empresas más importantes", dijo el mandatario, quien criticó a aquellos que "creen que se puede superar el capitalismo con unos cuantos decretazos expropiatorios de esto y otro". "Y como esa película la hemos visto, hemos levantado con humildad el largo y penoso camino de -ningún cataclismo- que la sociedad funcione con los egoísmos y la creatividad del capitalismo, tratando de inducir para que reparta lo mejor posible, y entendiendo el papel que tiene la gestión hemos puesto el énfasis en el desarrollo de la autogestión", dijo, además de remarcar que "algún día los trabajadores de este mundo deberán aprender a administrarse a sí mismos en la sociedad en la que vivimos".

"Hay que tener acceso directo al oficio de la cuestión. El camino real hoy es seguir la cultura del capitalismo. Quien quiera plantear el desarrollo de otra cultura debe aprender el camino de la gestión manejado con otros valores, pero debe poseer el oficio de la gestión. Hay que empezar por aprender en el lugar donde se trabaja", señaló, explicando que quien quiere esa realidad debe dejar de lado la filosofía del "trabajo las horas que me toca y me mandan y luego me hago perdiz, porque mis preocupaciones no son la gerencia o cómo anda la empresa".

Como ejemplo, puso el de los trabajadores "como los de Metzen y Sena que empiezan a aprender por sí mismos el duro oficio de la gestión, sabiendo que deben hacer gestión para ellos, que deben ser responsables del triunfo o la derrota de la empresa".

"En el mundo ha pasado que soñadores como somos nosotros creyeron de buena fe que entrábamos en una sociedad done lo mío y lo tuyo no nos separaba, pero la cultura del capitalismo iba en la maleta. No se pueden hacer cosas nuevas creyendo que la apariencia de las cosas nuevas está en la forma", concluyó.

Montevideo Portal