Política

Filosofía a puñetazos

Mujica: “Hay gurises que precisan piñazos ideológicos de los viejos para avivarlos”

“No hay cosa más abombada que un gurí joven”, dijo el ex mandatario, que planteó la posibilidad de la internación compulsiva de adictos.

01.10.2019 09:31

Lectura: 5'

2019-10-01T09:31:00
Compartir en

"Defiendo los boliches por ser el primer sindicato", dijo con humor José Mujica durante un acto partidario llevado a cabo anoche en el bar Sin Bombo, sobre la avenida General Flores. Para Mujica, en los antiguos y tradicionales boliches "a media luz los veteranos aconsejaban a los jóvenes. Los jóvenes nunca les daban pelota, pero a la vuelta de los años descubrían que los viejos tenían razón", refexionó.

Durante su extensa alocución, el líder emepepista esbozó una semblanza de la historia del Uruguay de la segunda mitad del siglo XX, recordando que fue en la década de 1960 cuando comenzaron la crisis y endeudamiento del país.

"En 2005 agarramos un coletazo de la crisis, pero la crisis destructiva hacía rato que había comenzado. Empezó con democracia, continuó con la dictadura y siguió de nuevo en democracia", dijo, señalando que en los primeros 20 años de democracia a partir de 1985 "la economía creció un 50%, pero las jubilaciones y sueldos cayeron un 8%".

Posteriormente, con los gobiernos del Frente Amplio "el salario y las jubilaciones subieron 54%, porque hubo voluntad política", aseguró.

"Los Consejos de Salarios no son un invento del Frente Amplio, sino del segundo batllismo en los años 40, y fueron la oportunidad de que los rabajadores discutieran en determinadas condiciones el precio de su trabajo", añadió.

"En una sociedad capitalista se dan estas contradicciones. Es normal que cada uno pelee por la de él, y es natural que cualquier patronal, si se pasa de la raya se pela y se funde, porque tiene que competir y cuidar sus costos. Y también es lógico que si los trabajadores no tienen una representación inteligente estén en situación de precariedad. Una sociedad madura tiene que aprender a negociar esto", consideró.

"Cuando me vienen decir ‘vamos a respetar los Consejos de Salarios pero hay que flexibilizar', a la flauta, ahí nos cagan", afirmó. "Eso ya me lo dijeron al empezar la década del 90, cuando entró el Cuqui viejo, y nos dejó colgados. Ya sabemos qué es la flexibilización", sostuvo.

Posteriormente se refirió a los proyectos y concreciones en materia de descentralización de la educación terciaria, y aseveró que "durante un siglo se le pasó la espumadera al interior" trayendo a Montevideo a los más capaces o con mejor potencial.

"Hoy soy hincha de cualquier universidad que se funde en el interior, aunque sea del Opus Dei, y me la banco", exclamó, entre aplausos de sus seguidores.

Posteriormente se refirió al problema de la criminalidad y la posibilidad de rehabilitación de los delincuentes.

"Lo de 2002 fue una tragedia, fue una destrucción masiva, y parte de esa destrucción camina hoy por el Comcar", aseveró. "No atribuyo a eso la totalidad del problema delictivo que tenemos, pero hay que entender la historia, y además apareció la droga, el gran personaje de estos tiempos, que está destruyendo sociedades".

"Tenemos que multiplicar la inteligencia del trabajo policial y discutir como sociedad qué hacer con la gurisada que agarra para la falopa, si cabe o no cabe la internación compulsiva, si el estado tiene que crear institutos en el interior, lugares donde vas o vas", preguntó.

"En lugar de andar discutiendo si sacamos lo milicos a la calle como planeta el guapo Larrañaga, porque creo que con eso no arreglamos un carajo. A los milicos los precisamos más bien para atender eso (los centros de internación) junto a un cuerpo médico. Teneos que crear institutos para eso, peor hay que cambiar el derecho", apuntó.

Hoy en día, "a ese gurí, a ese hombre, no lo puedo internar aunque se esté destrozando la vida, aunque esté afanando a la madre", lamentó.

Por ello, llamó a atender el problema de las familias cuando "un gurí le agarra para el lado de la falopa".

"No hay cosa más abombada que un gurí joven , sobre todo gurí macho, las gurisas son un poco más perspicaces, pero los gurises se comen la pastilla. Y los viejo no hablamos, no tenemos tiempo porque trabajamos mucho en la sociedad de consumo. No queremos que les falte a nada a nuestros hijos, pero faltamos nosotros".

"Hay cosas que son inexplicables , giles de mierda, van a jeder por una pavada dentro de una cárcel. Y en la edad del amor, cuando el amor está acampado en cualquier esquina, están ahí como bueyes abichados, tirados", dijo conmovido. Luego, señaló que los menores en esa condición "precisan piñazos ideológicos de los viejos, que los golpeen para avivarlos".

Aclaración: en una versión anterior a esta, el titular de la noticia recogía una cita que fue malinterpretada. Pedimos las disculpas del caso.