Contenido creado por Martín Otheguy
Locales

Un nuevo papel

Movus apeló decisión de la Justicia por UPM e insiste en los incumplimientos

"Seguir adelante con el proyecto de planta de celulosa es temerario e irresponsable", afirmó el movimiento.

27.11.2020 10:21

Lectura: 2'

2020-11-27T10:21:00
Compartir en

La Justicia desestimó este lunes por la tarde la demanda del Movimiento por un Uruguay Sustentable (Movus) contra la empresa finlandesa UPM, según informó a Montevideo Portal el referente de Movus Raúl Viñas. La decisión estuvo a cargo de la jueza Magela Otero e implica que no se frenarán las obras de la construcción de UPM II, que se están desarrollando en Pueblo Centenario, Durazno.

De todas formas, según Viñas, en la sentencia de 19 páginas "se reconoce que UPM no ha cumplido con las demandas que tenía que cumplir dentro de la autorización ambiental".

En el día de ayer, los integrantes del Movus que iniciaron una acción de amparo por incumplimientos ambientales de la empresa presentaron en "tiempo y forma" la apelación de la sentencia de primera instancia que, "a pesar de haberse comprobado la denuncia, no hizo lugar a las medidas propuestas para subsanar esa situación", señala un comunicado de Movus.

Los incumplimientos de la autorización ambiental demostrados en el juicio, según Movus, son dos.

Uno de ellos es "la inexistencia de las mediciones para definir la Línea de Base ambiental del proyecto antes de iniciada la construcción de la planta de celulosa". "La autorización ambiental del 14 de mayo de 2019 estableció un mínimo de un año para hacer esas mediciones. Las obras de la planta comenzaron el 4 de octubre, menos de cinco meses después", afirma Movus.

El otro es "la inexistencia de un sistema de dilución de los efluentes a ser descargados por la planta de celulosa en el Río Negro que cumpla las condiciones de la autorización ambiental". "Los estudios hechos por UPM hasta el presente no han sido satisfactorios y sin este requisito es inviable la instalación de la planta en ese lugar", agrega el movimiento.

"Seguir adelante con el proyecto de planta de celulosa sin haber resuelto estas dos condiciones es temerario e irresponsable. Por lo tanto, apelaremos a todas las vías legales posibles para que se suspendan las actividades de construcción hasta tanto pueda verificarse a cabalidad el cumplimiento de esos requisitos", concluye.