Locales
Hijos del horror

Mariana Zaffaroni participa de campaña para encontrar en el exterior niños robados durante la dictadura

Mariana Zaffaroni, hija de desaparecidos y apropiada durante la dictadura, participa de una campaña para dar con otros niños secuestrados, y recordó cómo vivió el conocer la verdad.
10.07.2015 14:11
2015-07-10T14:11:00

Mariana Zaffaroni, hija de desaparecidos en Argentina y apropiada durante la dictadura, está participando de una campaña internacional para dar con personas que hayan atravesado una situación similar y no lo sepan.

En diálogo con el periodista Jordi Batallé de Radio Francia Internacional, Zaffaroni recordó cómo fueron los primeros tiempos luego de enterarse de que era hija de desaparecidos, y dijo que es posible que haya un hermano suyo nacido en cautiverio, aunque no existen pruebas al respecto.

Zaffaroni dijo que la primera vez que tomó contacto con su familia biológica fue en 1993, y de ese encuentro guarda un recuerdo "de los más feos" de su vida. En esa instancia se resolvía ante la Justicia el litigio sobre su identidad. "No quería saber nada con ellas [sus dos abuelas y sus tías paternas], estaba muy enojada. Sentía que ellas habían venido a arruinarme a mí la vida feliz que yo tenía".

Sus padres adoptivos fueron reticentes a decirle la verdad, y recién la confesaron "cuando la prueba fue irrefutable". Su padre adoptivo, un funcionario de los servicios de inteligencia de la dictadura argentina, le dijo que, con su madre, no podían tener hijos, y "un compañero", que trabajaba en el centro de detención clandestina de Automotores Orletti, "le dijo que había una nena de más o menos un año y medio, que sus padres iban a tener del destino que ya todos conocían, y que se iba a quedar sola, que si se la quería llevar. Y él dijo que sí. Eso fue todo lo que me contó con respecto a las circunstancias de la adopción. No sé si esto fue efectivamente así o no", explicó.

Su madre biológica, María Emilia Islas Gatti, cursaba, al momento de la detención, el tercer mes de embarazo del que sería su segundo hijo, hermano de Mariana.

Sobre ese niño, dijo Zaffaroni, "no se sabe muy bien qué pasó. Fuimos secuestrados los tres [Mariana, su madre y Jorge Roberto Zaffaroni Castilla, su padre biológico] juntos el 27 de setiembre de 1976, y hay constancias de que hasta el 30 de setiembre estuvieron en Orletti, porque hay testigos que nos vieron ahí. Después, las informaciones que hay sobre investigaciones que se hicieron en Uruguay, es que entre el 5 y el 6 de octubre habría habido un vuelo clandestino donde todos los detenidos de Orletti habrían sido llevados a Montevideo", donde después fueron asesinados, aunque no hay pruebas de esto, señaló.

"Con respecto al embarazo de mi mamá", agregó Zaffaroni, "yo sabía que estaba embarazada, siempre pensé que con un embarazo tan reciente probablemente en las condiciones en que estaba retenida no habría resistido el embarazo, pero después, cuando empecé a conocer casos de otros nietos cuyas madres habían sido mantenidas con vida todo el tiempo del embarazo para quedarse con los chicos, ahí empecé a albergar la esperanza de que, tal vez, si se enteraron de que estaba embarazada, de pronto la hubiesen podido mantener con vida".

Mariana Zaffaroni dijo que, enterarse de que quienes consideraba su familia en realidad eran cómplices de la dictadura y que sus padres biológicos habían sido asesinados fue "como una ola", y recién pudo comenzar a asimilar su nueva situación a partir de quedar embarazada y ser madre.

Al principio, en la primera mitad de la década del 90, "Tenía el convencimiento de que, si no usaba mi nombre, no llamaba a mi familia, esto no me iba a pasar. Estaba convencida de que funcionaba así. De hecho, me parecía que me funcionaba, porque yo seguía con mi vida, y por lo tanto gastaba un montón de energía en mantener la fachada de que todo seguía igual".

Luego del nacimiento de su hija pudo construir una buena relación con sus abuelas. Ambas ya fallecieron, pero con las dos quedó "en paz". En cambio, la relación con sus padres adoptivos está, ahora, "más o menos".

La embajada argentina en Francia lanzó una campaña para dar con niños que, como Mariana Zaffaroni, fueron robados durante la dictadura. Se cree que muchos de ellos podrían haber salido del país tanto con el final de los gobiernos militares, después de 1983, o posteriormente.

Cargando...

Montevideo Portal


Temas relacionados: