Contenido creado por
Internacionales

Por The New York Times

Los últimos y dolorosos días de Anthony Bourdain

Las personas que durante décadas le ayudaron a convertirse en una estrella de la televisión internacional cerraron filas ante las preguntas.

29.09.2022 13:27

Lectura: 8'

2022-09-29T13:27:00-03:00
Compartir en

Por The New York Times | Kim Severson

Después de que Anthony Bourdain se quitó la vida en la habitación de un hotel francés en 2018, sus amigos cercanos, su familia y las personas que durante décadas le ayudaron a convertirse en una estrella de la televisión internacional cerraron filas ante la avalancha de preguntas de los medios de comunicación y guardaron silencio, en especial sobre sus últimos días.

Ese silencio continuó hasta 2021, cuando muchos integrantes de su círculo íntimo fueron entrevistados para el documental “Roadrunner: A Film About Anthony Bourdain” y para “Bourdain: The Definitive Oral Biography”. Ambas mostraban una faceta más compleja de Bourdain, quien tenía cada vez más conflictos con su éxito y que en sus dos últimos años había convertido su relación con la actriz italiana Asia Argento en su preocupación principal; sin embargo, ninguna de las dos obras abordaba directamente lo trastornada que se había vuelto su vida en los meses previos a la noche en que se ahorcó a los 61 años.

El 11 de octubre, Simon & Schuster publicará lo que denomina la primera biografía no autorizada del escritor y documentalista de viajes. “Down and Out in Paradise: The Life of Anthony Bourdain” está repleta de detalles nuevos e íntimos, incluyendo textos descarnados y atribulados de los días previos a la muerte de Bourdain, como sus últimas comunicaciones con Argento y Ottavia Busia-Bourdain, su esposa durante 11 años quien, después de su separación en 2016, se había convertido en su confidente.

“También odio a mis fans. Odio ser famoso. Odio mi trabajo”, le escribió Bourdain a Busia-Bourdain en uno de los mensajes de texto que le enviaba casi diario. “Me siento solo y vivo en una incertidumbre constante”.

Con base en más de 80 entrevistas, archivos, textos y correos electrónicos del teléfono y la computadora portátil de Bourdain, el periodista Charles Leerhsen recorre la metamorfosis de este, quien pasó de ser un adolescente huraño en un suburbio de Nueva Jersey que su familia no podía pagar, a un espadachín de la cocina adicto a la heroína que se volvió rico como escritor y se convirtió en un talentoso intérprete del mundo a través de sus viajes.

Leerhsen señaló en una entrevista que quería escribir un libro sin ese brillo pulcro de lo que llamó “un producto oficial de Bourdain”. De hecho, retrata a un hombre que al final de su vida estaba aislado, se inyectaba esteroides, bebía hasta perder el conocimiento, visitaba prostitutas y prácticamente había desaparecido de la vida de su hija de 11 años.

“Nunca tuvimos esa gran historia, esa obra extensa que narrara lo que sucedió, cómo el tipo con el mejor trabajo del mundo se quitó la vida”, explicó Leerhsen, exeditor ejecutivo de Sports Illustrated y People que ha escrito libros sobre Ty Cobb, Butch Cassidy y un caballo de carreras llamado Dan Patch.

El libro ya ha suscitado las críticas de la familia de Bourdain, de sus antiguos compañeros de trabajo y de sus amistades más cercanas. Su hermano, Christopher Bourdain, le envió a Simon & Schuster dos correos electrónicos en agosto en los que calificaba el libro de ficción hiriente y difamatoria, y exigía que no se publicara hasta que se corrigieran los numerosos errores de Leerhsen.

“Todas las cosas que escribe sobre las relaciones e interacciones en nuestra familia cuando éramos niños y luego de adultos las inventó o las entendió mal por completo”, dijo en una entrevista.

Felice Javit, vicepresidenta y consejera principal de la editorial, le respondió a Christopher Bourdain con un correo electrónico: “Con el debido respeto, no estamos de acuerdo en que el material del libro contenga información difamatoria, y mantenemos firme nuestra próxima publicación”.

Leerhsen aseveró que el círculo íntimo de Anthony Bourdain e incluso algunos de sus técnicos internacionales y antiguos cocineros de línea se negaron a hablar con él para la biografía, en parte porque la agente de Bourdain desde hace mucho tiempo, Kim Witherspoon, les dijo que no lo hicieran. Witherspoon no respondió a una solicitud de entrevista para este artículo. Laurie Woolever, asistente de Bourdain, declinó hablar sobre el libro.

Leerhsen dijo que esa resistencia del equipo de Bourdain le ayudó a abrir otras puertas. “Muchas personas estaban dispuestas a hablar conmigo porque él y su equipo las dejaron atrás”, dijo, y añadió que a algunas las motivó a hablar su ira por el daño que Bourdain le había causado a su hija.

Una persona cercana a Bourdain que no se ha opuesto al libro es su esposa, Busia-Bourdain, que controla su patrimonio. El material más revelador del libro procede de archivos y mensajes extraídos del teléfono y la computadora portátil de Bourdain, que forman parte del patrimonio.

Leerhsen aseveró que obtuvo ese material de una fuente confidencial, pero añadió que “los herederos no se han opuesto y no preveo ninguna objeción”. No quiso decir si entrevistó a Busia-Bourdain, pero la cita en partes del libro. A través de un amigo, ella señaló que no haría comentarios para este artículo.

El chef Eric Ripert, un amigo cercano que encontró a Bourdain muerto en su habitación de hotel en Alsacia después de un día de rodaje para un episodio de su programa de CNN, “Parts Unknown”, dijo que no proporcionó información para el libro, aunque ya lo leyó. Afirmó que encontró muchas inexactitudes, pero que le sorprendió que contuviera detalles íntimos de aquellos días en Francia que solo les había contado a pocas personas.

En su investigación, Leerhsen analizó los viajes de Bourdain con idas a Montreal, Japón y Francia, donde él y su esposa acordaron alojarse en la misma habitación donde murió Bourdain, en el hotel boutique Le Chambard, en el pequeño poblado de Kaysersberg.

El libro comienza con los primeros años de Bourdain, y analiza el matrimonio de sus padres, su rendimiento en la escuela y su relación con su primera esposa, Nancy Putkoski, de quien Leerhsen dijo que fue una fuente de ayuda.

Bourdain se graduó de la preparatoria un año antes de lo previsto para poder seguirla al Vassar College. Sus notas allí fueron malísimas y era más feliz durante los veranos que trabajaba en restaurantes de Provincetown, Massachusetts. Después de dos años, se inscribió en el Culinary Institute of America, a 8 kilómetros al norte de Vassar, en Hyde Park, Nueva York.

El libro recorre la carrera de Bourdain en los restaurantes neoyorquinos y sus relaciones con los intimidantes chefs que lo capacitaron. Incluye la conocida historia de cómo su madre, Gladys Bourdain, entonces editora de The New York Times, entregó un artículo que él había escrito sobre los desagradables secretos de un restaurante de Manhattan a Esther B. Fein, la esposa del editor del New Yorker, David Remnick, quien lo publicó en la revista.

El reportaje impulsó la carrera de escritor de Anthony Bourdain y dio lugar a su exitoso libro “Kitchen Confidential”. Esto despertó el interés de la incipiente empresa de medios de comunicación Zero Point Zero, que desarrolló su primer programa, “A Cook’s Tour”, y otros posteriores.

El libro profundiza en la relación de Bourdain con Argento. Ambos mantuvieron una relación tumultuosa y muy pública durante unos dos años y, según escribió Leerhsen, Bourdain parecía dispuesto a hacer cualquier cosa para conservarla.

“Estoy perdidamente enamorado de esta mujer”, le escribió a su esposa.

De acuerdo con el libro, Bourdain gastó cientos de miles de dólares en Argento, proporcionándole apoyo financiero para ella, sus dos hijos y a veces a sus amigos. Les insistió a sus compañeros de trabajo para que Argento dirigiera y apareciera en el programa, y se convirtió en un feroz defensor del movimiento #MeToo después de que ella le contó al reportero Ronan Farrow en 2017 que Harvey Weinstein la había agredido sexualmente. Leerhsen dijo que había intercambiado algunos correos electrónicos con Argento, quien, según dijo, le citó a Oscar Wilde: “Siempre es Judas quien escribe la biografía”.

En un correo electrónico al Times, Argento dijo que no había leído el libro, y añadió: “Le escribí claramente a este hombre que no podía publicar nada de lo que le dijera”. Leerhsen no es la primera persona que intenta explicar lo que no se sabe: por qué se suicidó Bourdain. Su libro ofrece una teoría.

Dos días antes de la muerte de Bourdain, se reunió con Ripert para comer en JY’s, un restaurante con dos estrellas Michelin propiedad de un viejo amigo, el chef Jean-Yves Schillinger. Después de la comida, los tres hombres se dirigieron a Friburgo, una ciudad alemana a 50 kilómetros de distancia, para beber cervezas a últimas horas de la noche. Schillinger comentó que Bourdain fue recibido como la estrella que era y parecía haber vuelto a ser el de antes.

Leerhsen afirma que después de ese viaje, Bourdain se dio cuenta del resultado que tenía su exigente persecución emocional de Argento.

“Creo que al final, en los últimos días y horas, se dio cuenta de que se había convertido en alguien más”, señaló Leerhsen. “No me parece bien que se suicidara, pero se dio cuenta y al final supo que no quería ser esa persona en la que se había convertido”. Anthony Bourdain en el muelle 57, donde planeaba inaugurar el Bourdain Market, en Nueva York, el 20 de septiembre de 2015. (Alex Welsh/The New York Times)