Locales

No hagan olas

Los estudios ambientales del proyecto de vivienda a nombre de Lorena Ponce de León

Pese a los trascendidos en redes sociales, "se hicieron exigencias importantes para esta construcción y se cumplieron".

10.08.2020 11:34

Lectura: 5'

2020-08-10T11:34:00
Compartir en

La construcción de una vivienda familiar en la faja costera de La Serena (Rocha), a nombre de la Primera Dama Lorena Ponce de León, generó en las últimas semanas varias especulaciones en las redes.

El periodista Antionio Ladra publicó hace días una foto de la construcción y preguntó: "Esta construcción en La Serena, Rocha, en medio de las dunas, a unos 150 metros de la orilla, ¿no viola la normativa?". Se publicaron también otros mensajes en los que se aludía al impacto de efluentes y la afectación de las dunas. 

La construcción prosigue en estos días, según fotos y videos divulgados recientemente. Según pudo averiguar Montevideo Portal, este tipo de construcciones en la faja de defensa de la costa requieren una autorización ambiental previa (AAP). En este caso, el informe ambiental correspondiente se realizó en abril de 2019.

Fuentes de la anterior administración de la Dinama dijeron a Montevideo Portal que se hicieron exigencias importantes para esta construcción y que se fue exhaustivo para corroborar el cumplimiento de las disposiciones. "Se cambió mucho el proyecto a partir de las exigencias", apuntaron las fuentes.

Sobre la casa

Se trata de una vivienda unifamiliar de veraneo ubicada en el padrón Nº 6944, que fusiona dos terrenos de 551 m2 y 525 m2. La categorización del suelo en el área es Suelo Urbano de Uso Estacional.

El predio se encuentra situado dentro de la Celda D28 "La Paloma, Laguna de Rocha" de la Red Física de Sitios de Interés del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

El proyecto consiste en una vivienda prefabricada a implantar sobre 26 pilotes, que se desarrollará en un único nivel. La planta cuenta con deck exterior, cocina/comedor, living, tres baños y cinco dormitorios.

Este proyecto fue comunicado ante la Dinama y la intendencia de Rocha en noviembre de 2018. En el informe ambiental consta lo ya mencionado, que se pidieron algunas modificaciones al proyecto que se cumplieron y también se dieron indicaciones para que la construcción afectara lo menos posible al medioambiente.

En dicho informe, se comunicó que se debía realizar un estudio de impacto ambiental que estudie "con especial atención al impacto que puede provocar la vivienda así como el tránsito inducido sobre la estructura y configuración costera".

El informe ambiental se pide porque "este tipo de proyecto podría presentar impactos negativos muy significativos, los cuales podrán inviabilizar la ejecución del proyecto".

Por ejemplo, "la afectación al transporte de sedimentos y dinámica dunar propiciando fenómenos de acreción y erosión de la configuración natural costera en el área de influencia del proyecto", así como "la intervención a la vegetación presente en la zona".

También la afectación a la configuración costera "derivada de la gestión de efluentes por el tránsito de barométrica, considerando la falta de infraestructura vial al encontrarse en esa zona del fraccionamiento como no consolidado".

Del mismo modo, se pidió estudiar la afectación a ecosistemas y especies prioritarias para la conservación, por la intervención en los parches existentes en el predio. El proyecto se sitúa en la zona de médanos. La fauna típica asociada al ecosistema costero original ha disminuido dada la intervención y modificación debido al desarrollo urbano-turístico de la zona, apunta la Dinama.

Conclusiones

Sin embargo, la Dinama concluye luego que "dadas la ubicación y características del proyecto, que se encuentra a más de 800 m de los límites del paisaje protegido Laguna de Rocha, se considera que el mismo no generará afectaciones ecosistémicas para especies de flora y/o fauna prioritarias identificadas para las cercanías del Paisaje Protegido mencionado, tales como fragmentación de hábitats o eliminación de parches de vegetación psamófila, entre otros".

Si bien se identifican acciones del proyecto susceptibles de producir impacto sobre la fauna de médanos (esencialmente invertebrados) solo en la etapa de construcción, las cuales podrían implicar modificación de hábitat y su ahuyentamiento, se estimada que los animales se desplazarían a áreas linderas a la obra y luego de finalizada las recolonizarán nuevamente.

Con respecto a los efluentes, se dispuso que las aguas negras y grises de los baños vayan a un pozo impermeable en el padrón, de donde serán retiradas por servicio de barométrica con frecuencia según corresponda. Lo mismo con la recolección de residuos, que deberán ser retirados regularmente por el servicio comunal.

Para evitar afectación a las dunas (otro de los puntos discutidos en redes sociales) la Dinama acotó que la construcción no generará afectación alguna al sistema dunar comprendido entre su localización y la línea de rompiente. Para ello, el proyecto en cuestión se instala en un "valle interdunar fijado en su mayoría por vegetación precursora a orillas de una zona realmente inmóvil".

"La implantación de la casa respeta los relictos existentes de vegetación autóctona y el uso de pilotes se realiza con el fin de interferir de la menor manera posible con la dinámica de transporte de arena en la duna", apunta el informe.

"En síntesis se concluye que no se puede imputar a este emprendimiento la presunción de generar impactos territoriales acumulativos, entendiéndose por tales la posibilidad de posteriores iniciativas que por su acumulación, puedan configurar disfunciones territoriales o ambientales severas", concluye el informe.

Además de la Dinama, la intendenta de Rocha, Flavia Coelho, confirmó a Rochaaldía que la construcción está en orden y la Dinama está informada e hizo las evaluaciones correspondientes. Antonio Ladra también publicó, luego de su tuit original, otro mensaje en el que detallaba que el proyecto cuenta con la autorización ambiental pertinente.