Locales

Proporcionalidad de fuerzas

Layera: “Parece que hay gente que quiere que abatamos a tiros al que viene con un palo”

El jerarca policial se refirió al malestar manifestado por cierta parte de la población ante videos que circulan en redes.

03.12.2019 10:40

Lectura: 4'

2019-12-03T10:40:00
Compartir en

El director de la Policía Nacional, Mario Layera, se refirió al "efecto viral" de ciertas publicaciones en redes sociales, rechazó la idea de que "la policía va para atrás" y recordó cómo funciona el protocolo de acción para los agentes.

Durante una entrevista con el programa Así nos va, emitido por Radio Carve, Layera fue interrogado acerca de la imagen que esos episodios -viralizados a través de servicios de mensajería como WhatsApp o en redes sociales- dejan en la población. En concreto en el programa se hizo mención a un video en el que se ve a un patrullero retroceder ante la conducta agresiva de varias personas, una de las cuales amenaza con un palo.

"Hay un código de procedimiento que hemos explicado exhaustivamente en cada ocasión que tuvimos", dijo el jerarca, destacando que las situaciones conflictivas son moneda corriente para los policías.

En casos como los que registra el video antes descrito, "el policía, si esta sobrepasado pro la fuerza en la que enfrenta, debe alejarse, preservar su integridad física y pedir apoyo", para que así "unidades especializadas en situaciones de ese tipo actúen, que es lo que se ha hecho", explicó Layera, señalando que ese accionar posterior no aparece luego en los videos virales.

"La disciplina operativa indica que la cantidad de fuerza (de la policía) debe ser mayor (que la que enfrenta) para que la oposición no aumente el riesgo de muerte para todos los involucrados", añadió.

Para Layera, acusar a la policía de "ir para atrás "no corresponde, es una falta de respeto a la profesionalidad de los agentes y nosotros no lo hacemos con nadie". En ese sentido, lamentó que critique "a un policía que, en cumplimiento del protocolo, se retira para preservar su integridad física" y tampoco "provocar un mal mayor", porque "parece que hay gente que quiere que al que viene con un palo lo abatamos a tiros", lamentó.

En la misma entrevista, se lo interrogó sobre los incidentes ocurridos en la madrugada del domingo 24 de noviembre en la zona de Kibón. Sobre ese episodio, indicó que la Prefectura nacional Naval y la Intendencia de Montevideo habían dispuesto allí un operativo previo, sin notificar ni coordinar con la policía. Layera explicó que dichas instituciones no tienen obligación de notificar tales operativos al Ministerio del Interior, pero consideró que hubiera sido deseable que se coordinara. Asimismo, recordó que los incidentes se desataron cuando algunos de los jóvenes presentes en el lugar se tomaron a mal el control que pretendían ejercer marinos y municipales.

Layera informó que ninguno de los numerosos jóvenes detenidos poseía antecedentes penales. En cuanto a posibles motivaciones ideológicas o políticas en los desmanes, o sobre las especulaciones de que se tratara de un incidente organizado, el funcionario señaló que "los oficiales que participaron del operativo informaron que los jóvenes estaban muy agresivos y que no acataban órdenes ni aceptaban diálogo". Aquellos que cometieron actos de vandalismo, agresión o rapiña "fueron detenidos y puestos a disposición del fiscal".

"Por el nuevo Código del Proceso Penal la policía no puede indagar a los detenidos en el momento si no lo dispone el fiscal", puntualizó Layera, añadiendo que la policía "no recogió hasta el momento información de que hubiera sido organizado o motivado por algo ideológico o político".

El director dijo haber ecibido en estos días solicitudes para reforzar la vigilancia en la zona en los próximos fines de semana, algo que se llevaría a cabo.