Internacionales

Va lento

La vacunación avanza con dificultad en Argentina, enfrentada a una segunda ola de covid-19

Se ha inoculado a cerca de tres millones de personas con la primera dosis y a unas 600.000 con la segunda, según el registro público de vacunación.

30.03.2021 17:00

Lectura: 4'

2021-03-30T17:00:00
Compartir en

Argentina avanza con muchas dificultades en la vacunación contra el covid-19 entre los fuertes retrasos en la entrega de dosis y la urgencia ante el aumento de contagios que anticipa una segunda ola de la pandemia.

A poco de comenzado el otoño, se ha inoculado a cerca de tres millones de personas con la primera dosis y a unas 600.000 con la segunda, según el registro público de vacunación.

El resultado está muy lejos de los planes del gobierno del presidente Alberto Fernández, que contaba con disponer de 20 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V a fines de febrero, con la posibilidad de cinco millones adicionales.

Pese a que participó en pruebas de voluntarios de la fase 3 del inmunizante de Pfizer/BioNTech, Argentina no logró cerrar un contrato con la farmacéutica estadounidense. Recibe, en cambio, la vacuna del grupo chino Sinopharm, a cuyos ensayos también se sumó.

Y está a la espera de que avance el acuerdo alcanzado con México para producir y distribuir conjuntamente en América Latina la de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Este martes llegará desde Rusia el noveno cargamento de Sputnik V -unas 300.000 dosis- con lo cual Argentina habrá recibido 5,76 millones de distintos laboratorios, de un total de 65 millones contratadas.

La escasez de vacunas impulsó al gobierno a diferir las segundas dosis.

- Momento crucial -

Argentina suma 55.611 muertos por covid y 2,3 millones de contagios.

El lunes registró 14.014 nuevos casos, el pico más alto desde octubre. Además, confirmó la circulación comunitaria de cuatro variantes: la de Manaos, Rio de Janeiro, California y Reino Unido.

"Estamos en un momento de la pandemia crucial", señaló a la AFP la infectóloga Gabriela Piovano, del Hospital Muñiz, referencia en la especialidad.

"A partir de diciembre empezaron a aumentar los casos, esta vez en jóvenes que tienen menos riesgo de evolucionar a cuadros graves", señaló. "Pero si no hacemos nada, por más que la gente que se infecta mayoritariamente es joven, a lo largo de un periodo de tiempo va a terminar colapsando el sistema", advirtió.

La curva de contagios pegó un salto en las últimas dos semanas, pasando de 6.164 nuevos casos el 15 de marzo a 14.014 el lunes.

La ocupación de camas de terapia intensiva es de 55,3% en el país, cifra que se eleva a 60% en el área metropolitana de Buenos Aires, con casi 15 millones de habitantes, sobre una población total de 44 millones.

"Empezó ya la segunda ola, nadie lo duda", afirmó el jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, al anunciar este martes nuevas restricciones en su jurisdicción.

La movilidad interna no se limitó, sin embargo, durante la Semana Santa, aunque se mantienen cerradas las fronteras terrestres y se suspendieron los vuelos desde Chile, México y Brasil. Los procedentes del Reino Unido e Irlanda del Norte ya estaban cancelados.

- Vacunar o aislar -

Eduardo López, uno de los infectólogos que asesora al gobierno, consideró que "es clave acelerar la vacunación".

"Es necesario inmunizar a la población más vulnerable: los mayores de 60 años, pero hasta el viernes sólo habían recibido una dosis menos del 20% del total que son unos 7,5 millones", explicó.

El plan de vacunación prioriza al personal sanitario, docentes, estratégicos del Estado y adultos por rango de edad.

"La vacuna es la salida a esta situación pero es a largo plazo", evaluó Piovano.

La erradicación de la circulación comunitaria "es a través de la inmunidad de rebaño que va a depender de vacunar al 75% de las personas y recién estamos cerca del 3%. Falta un montón", dijo.

"Lo único que previene hoy, además de la vacuna, es el aislamiento", indicó la médica. 

En su opinión, aunque el gobierno demore esa decisión, será inevitable.

"Si hay un colapso, nadie va a discutirlo, no va a hacer falta que sea algo que se tenga que imponer, en realidad quien nos lo va a imponer es el virus", sostuvo.

AFP