Contenido creado por María Noel Dominguez
Internacionales

Uno menos

La primera ministra de Nueva Zelanda sugiere una semana laboral de cuatro días

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, sugirió este jueves introducir una semana laboral de cuatro días a la semana para contribuir a la reactivación del sector turístico, mejorar la productividad y reactivar la economía del país ante la crisis generada por el coronavirus.

21.05.2020 18:18

Lectura: 2'

2020-05-21T18:18:00
Compartir en

En un vídeo difundido a través de su página de Facebook, la mandataria puso sobre la mesa la idea de reducir la jornada laboral y añadir vacaciones para que la población pueda desplazarse dentro del país y estimular la economía nacional.

En este sentido, resaltó que la pandemia enseñ a los neozelandeses una lección de "productividad" a medida que tuvieron que adaptarse a las circunstancias. "Veo que hay mucha gente sugiriendo que la semana laboral tenga cuatro días", aseveró antes de destacar que considera que es una buena idea que podría implementarse siempre que trabajadores y empresarios estén de acuerdo.

"Al final eso depende de los empleados y empleadores. Pero hemos aprendido mucho sobre la flexibilidad a causa del coronavirus", detalló, según informaciones del diario local 'The New Zealand Herald'.

Sin caros nuevos por cuarto día

El ministro de Sanidad, Ashley Bloomfield, destacó que no se registraron casos nuevos de coronavirus por cuarto día consecutivo. En este sentido, expresó que espera que Nueva Zelanda no tenga que registrar más muertes a causa del virus.

En la última semana solo se constataron dos casos nuevos, mientras que la cifra de muertos es de 21, tal y como indican los datos del Ministerio. En total, los infectados des el inicio de la pandemia son 1.503.

Bloomfield dijo sentirse "esperanzado" gracias a las bajas cifras obtenidas. Para el ministro, una tasa de recuperación del 97 por ciento supone un "gran dato". "Son datos prometedores", manifestó antes de subrayar que la cadena de contagios se rompió en Nueva Zelanda.

Con información de Europa Press