Internacionales

De terror

La cabeza de Castro Urdiales: procuran aclarar el escabroso crimen que conmueve a España

La principal sospechosa le pidió a una vecina que le guardara una caja en la que supuestamente había juguetes eróticos.

03.10.2019 13:41

Lectura: 3'

2019-10-03T13:41:00
Compartir en

Castro Urdiales es un viejo pueblo situado en la costa de Cantabria, España. Orgullosa de su antigua iglesia y su castillo frente al mar, la localidad se caracteriza por la belleza de sus paisajes y su ambiente tranquilo. Pero este último elemento se ha visto perturbado en los últimos días debido a un caso policial que puso al lugar bajo las miradas de todo el país.

El viernes 27 de setiembre una residente de la localidad llamó a las autoridades alertando del hallazgo de una cabeza humana en una caja que había guardado en casa a pedido de una vecina.

La tal vecina, identificada como María del Carmen Merino Gómez (gaditana de 62 años), se había presentado semanas atrás en su casa pidiéndole que le guardara una caja con juguetes eróticos. El compañero sentimental de Merino es el banquero bilbaíno Jesús María Baranda, de 67 años, que se encuentra en paradero desconocido desde el pasado 11 de abril. Merino dijo a la vecina que la Guardia Civil podría intervenir su domicilio, y ella no quería que los policías encontraran esos objetos tan privados.

La buena vecina- cuya identidad no se reveló- guardó la caja. Tiempo después, notó que de ella salía mal olor y decidió quitar el papel de regalo que la envolvía y abrirla. Su sorpresa fue mayúscula al comprobar que adentro había un cráneo humano completamente descarnado.

Según informara el periódico La Vanguardia, la mujer llamó de inmediato al 911 para reportar el hallazgo. Luego llamó a la dueña de la caja y le contó que había descubierto su contenido. Merino dijo que iría de inmediato a recoger el objeto. "No hace falta, ahora van a buscarte a ti", le respondió la vecina.

Tras ser detenida, Merino dijo que la cabeza era la de su compañero y que fue dejada por alguien ante la puerta de su casa. "La guardé porque era el único recuerdo que tenía de él", arguyó. Para las autoridades, el hecho de que la mujer fuera a toda prisa a entregar la caja a su vecina antes de que la policía investigara su casa, es una más de sus conductas sospechosas.

De hecho, en su momento tardó varias semanas en denunciar la desaparición de su pareja. Primero dijo que este se había ido sin más. Luego dijo haber notado que en los días anteriores alguien lo seguía, y achacó su desaparición a un ajuste de cuentas.

Los informes policiales dicen que la cabeza fue hervida en agua y luego envuelta en un trapo, para evitar que despidiera olor. Se espera el resultado de nuevas pericias para saber si fue tratada con algún químico. También se procura determinar con certeza si se trata o no de los restos del banquero desaparecido y, en caso afirmativo, saber qué fue del resto del cuerpo.

Para agregar una posibilidad más horrenda aún al asunto, varios vecinos del lugar contaron a Tele Cinco que Merino "era muy amable" y que siempre tenía "atenciones" con ellos. De hecho, en los últimos meses los había convidado varias veces con croquetas.

Por otra parte, las pesquisas sobre la vida de la mujer la señalan como autora de estafas en los últimos años en varios lugares de España, en donde tendría otras parejas.