Contenido creado por Nicolás Delgado
Política

En casa de herrero

Jueza Graciela Gatti alerta por falta de “garantías” y “transparencia” en carrera judicial

La presidenta de la Asociación de Magistrados del Uruguay explicó por qué rechazó la invitación a participar del Día del Poder Judicial.

23.12.2021 18:53

Lectura: 9'

2021-12-23T18:53:00
Compartir en

Por Nicolás Delgado

Este lunes 20 de diciembre se conmemoró el Día del Poder Judicial y los ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) lo celebraron ante la presencia de la vicepresidenta Beatriz Argimón y otras autoridades en el Palacio Piria, en el Centro de Montevideo. De todas maneras, la Intergremial Judicial no participó del evento puesto que rechazó la invitación. La Asociación de Funcionarios Judiciales del Uruguay (AFJU) explicó en un comunicado que su negativa a participar responde al vínculo que los ministros de la SCJ mantienen con los trabajadores. Las razones por las que no participó la Asociación de Magistrados del Uruguay (AMU), el gremio de los jueces, son similares.

Autoridades participan del Día del Poder Judicial el 20 de diciembre de 2021. Suprema Corte de Justicia

Autoridades participan del Día del Poder Judicial el 20 de diciembre de 2021. Suprema Corte de Justicia

La Intergremial que resolvió no participar del evento está integrada por AMU, AFJU, la Asociación de Defensores de Oficio, la Asociación de Informáticos Judiciales del Uruguay y la Asociación de Actuarios Judiciales del Uruguay.

La jueza Graciela Gatti, ministra del Tribunal de Apelaciones de Primer Turno y presidenta de AMU, dijo a Montevideo Portal que es “histórico” que el gremio de jueces no haya participado del acto por el Día del Poder Judicial.

¿Por qué AMU rechazó la invitación de la SCJ a celebrar el Día del Poder Judicial en el Palacio Piria?

Creo que es histórico, que es la primera vez, o por lo menos que yo recuerde que la Asociación de Magistrados tome una medida de este tipo, y es porque a lo largo del año y de los últimos tiempos, desde que está esta comisión directiva, desde el año pasado, hemos tenido prácticamente nula respuesta de la Corte a todos nuestros planteos, muy poca disposición al diálogo, y muy poca respuesta a los planteos escritos que hemos hecho.

Nosotros le hemos planteado a la Corte temas que para nosotros son muy importantes: carrera judicial, cómo tienen que ascender los jueces, establecer un criterio objetivo de concurso, de oposición y mérito. Hicimos un proyecto que se lo hicimos llegar y desde junio que estamos esperando una respuesta, por lo menos para que nos digan que lo leyeron, que les gustó, que no les gustó. O sea, no hemos tenido ningún tipo de respuesta.

En muchos otros temas, lo mismo. A nivel de formación continua, por ejemplo: la capacitación obligatoria para jueces. Hemos hecho planteos de cuestiones que hay que modificar o ajustar. Fue el primer año en el que se aplicó el nuevo sistema. Tuvo mil inconvenientes y la Corte nos responde, cuando mandamos notas por escrito: “no a lugar”, y nada más.

La idea es tratar de mejorar la comunicación. Ante la falta de respuesta del otro lado nos pareció que no tenía ningún sentido acudir a ese acto oficial. Y además lo arreglamos entre todos los gremios que integramos el Poder Judicial, porque además ninguno fue; todos estamos en la misma línea, porque todos han tenido la misma experiencia.

En la nota enviada por la Intergremial el lunes al presidente de la Corte [Tabaré Sosa], los sindicatos reclaman a la SCJ que abra “los espacios necesarios para un amplio diálogo con los gremios judiciales, a efectos de que se pueda llegar a una solución ante las diversas problemáticas en el Poder Judicial”. ¿Han tenido algún tipo de respuesta?

A ese comunicado concreto nada; no tuvimos ninguna respuesta.

¿Cuáles son las problemáticas que plantean?

Cada gremio tiene las suyas en particular. Para los jueces el tema básico que venimos planteando es carrera judicial: cómo se eligen los jueces, cómo se define qué jueces ascienden, cómo se los califica; establecer un sistema objetivo, donde se tome en cuenta la actuación global del juez y donde haya un concurso. Donde todo esté en base a pautas preestablecidas. Si vas a ascender, saber por qué ascendiste, o si alguien fue a un mejor lugar que tú, por qué fue. No como ahora que es un sistema bastante opaco que no permite ningún tipo de contralor.

¿No están claras las reglas?

Las reglas que existían no permitían ningún tipo de contralor, porque básicamente el ascenso de los jueces se definía al base al resultado de la Comisión Asesora. Y la Comisión Asesora de la Corte trabaja sobre todo en base a dos materiales fundamentalmente: informes de los superiores procesales, es decir que los jueces de un grado califican a los de abajo, e informes de los colegios de abogados. Y esos informes son reservados. Como juez nunca vas a saber si fuiste bien calificado o no. Lo mejor que podés saber es que tres jueces te calificaron. Por ejemplo, si sos juez letrado, que tres ministros de tribunal te calificaron. Pero no sabés por qué, no sabés en relación a qué caso y no sabés qué hiciste bien ni qué hiciste mal. Ni si quiera podés mejorar en base a eso.

Nosotros lo que queremos es que haya algo con base ya establecidas de antemano y reglas de juegos claras.

Encima fue este año fue peor, porque aún el sistema vigente, que es bastante cuestionable, fue cambiado a mitad de año sin una explicación. Ni si quiera la Corte en sí, entre sus integrantes, estaba de acuerdo en cómo aplicarla. Porque se generó unas pruebas de conocimiento para quienes iban a ascender a Tribunales de Apelaciones, una suerte de concursos. Y se estableció que eso iba a ser considerado en 2022, para la nueva Comisión Asesora; y después resulta que en el medio se cambió y se propuso como ministro de tribunal a un juez, que no estaba en las listas de ascensos para el año 2021, pero que le había ido bien en ese concurso. Esa venia fue con discordia de una ministra de la Corte al Parlamento. Ni si quiera están claras las reglas dentro de la Corte.

¿Eso está vinculado al litigio que tienen con la SCJ desde diciembre de 2020? [Los ministros demandaron a los 500 jueces que integran el Poder Judicial por la inconstitucionalidad de siete artículos de la ley 19.830, la ley de concursos o ley orgánica de la judicatura y organización de los tribunales, aprobada en el Parlamento en setiembre de 2019.]

Eso está en juicio, pero es paralelo. A través de la ley 15.750 modificada se reglamentó como principios generales estas bases que estoy planteando: para ascender tiene que haber un sistema de concursos donde se tome en cuenta la antigüedad, los informes de los superiores procesales, pero también pruebas de conocimiento; es decir, toda una integralidad en base a una reglamentación que la Corte debía hacer.

La Corte entendió que esa ley invadía sus competencias, porque la Constitución dice que la Corte designa a los jueces, pero no dice cómo, entonces entiende que la ley invade sus competencias y por lo tanto es inconstitucional. Y por lo tanto inició una acción de inconstitucionalidad la propia Corte, demandando a los jueces, porque son los eventuales beneficiarios que estarán sometidos a este sistema. Eso está en trámite. Viene demorando muchísimo, porque cada que vez que hay un cambio nuevo de jueces hay que notificarle a cada juez. El juicio viene lentísimo y no sabemos qué va a pasar. Se integró una Corte especial por ministros de tribunales de apelaciones que se sortearon, porque la Corte actual es la actora en ese juicio.

Por otro lado, nosotros entendemos que, al margen de si la ley es inconstitucional o no, la Corte por sí misma puede generar un mecanismo para establecer pautas objetivas, claras, transparentes, que todos sepan y nos sujetamos todos a esas reglas. La Corte puede hacer una reglamentación, para sí misma de cómo puede resolver los ascensos y traslados. Es el sistema que ella misma creó, porque el sistema que está vigente en realidad se estableció hace muchos años por acordada [de la Corte], y fue un avance en su momento porque antes no había nada.

¿Siente que al presentar este recurso la Corte se lavó las manos?

No sé si se lavó las manos. Con este recurso lo que la Corte quiere es mantener la posibilidad de decidir como lo sigue haciendo ahora. Nosotros queremos en realidad que la Corte tenga un margen de libertad más acotado; es más, que tú puedas recurrir. En todos los concursos de todos los organismos públicos, si entendés que te calificaron mal, tenés derecho a recurrir. Acá no tenés derecho a recurrir porque no tenés la información. Sabés que estás en la lista para ascender o no; nada más.

En algunos períodos, la lista fue por orden alfabético; en otros, se hizo por orden de grado, es decir por mérito. Es todo lo que sabés. No sabés más nada. El que no está en la lista no puede recurrir porque no sabe por qué está en la lista.

Es antipedagógico.

Es anti transparencia y anti garantías también, porque el peso grande de la calificación de los jueces está vinculado a los informes de los superiores procesales. Si tú sos un juez letrado, tu trabajo lo ven los ministros de tribunales. Pero si tu trabajo es de juez de Paz, tu trabajo lo ve uno o dos jueces nada más, que son los jueces letrados que trabajan contigo en el interior. Donde te lleves mal con uno de ellos, o tengas criterios jurídicos distintos, ya no te hablo de mala fe, quizá te califican mal, y quizá sos un buen juez, y no tenés cómo recurrir eso.

Por Nicolás Delgado