Por Gerardo Tagliaferro"/>
Contenido creado por Inés Nogueiras
Las 40

Así está mi mundo, amigos

Jorge Traverso cantó Las 40

"En televisión, el éxito es la cantidad de gente que te ve (...) Pero el prestigio es mucho más importante que el éxito", dijo el periodista Jorge Traverso, que contestó Las 40 de Montevideo Portal y habló de su alejamiento de Subrayado, entre otros temas. Por Gerardo Tagliaferro

12.08.2014

Lectura: 22'

2014-08-12T00:24:00
Compartir en

Y un día, los televidentes de Canal 10 se encontraron con que aquel "así está el mundo" con que Jorge Traverso cerraba cada noche la edición de Subrayado era historia. Después de 23 años, su ciclo al frente del noticiero llegó a su fin. Quedaba en pie su espacio de entrevistas "Hablemos", que se emitió en 2013 y volvería a la pantalla en el correr de este 2014, pero diferencias económicas con las autoridades de Saeta finalmente lo impidieron. Es así que Traverso se alejó definitivamente del canal en el que se hizo tan familiar del éxito como de la crítica, toda vez que alguien consideró que una noticia fue maltratada.

Cuando aún era Schubert Pérez, ese nombre con el cual sus padres lo anotaron hace 60 años, fue funcionario de UTE hasta que un concurso ganado en el Cine Club le abrió las puertas del comentario cinematográfico en prensa y más tarde las de la televisión. Alguna esporádica intervención en el noticiero y la transmisión de las elecciones nacionales de 1989 junto a Blanca Rodríguez terminaron poniendo a ambos en la conducción de Subrayado el 1° de marzo de 1990.

El 22 de febrero de 2013 presentó por última vez el informativo junto a Blanca y cerró el ciclo tras lo que definió como "un divorcio de mutuo acuerdo" con la emisora. Continúa al frente del programa radial "Tiempo presente" en Oriental y desde setiembre volverá a la televisión con otro segmento de entrevistas: "Hora pico", en la pantalla de VTV.

En el estudio de la radio propiedad de la Iglesia Católica, Traverso habló distendidamente sobre su alejamiento de Canal 10, sobre su vida después de este "divorcio", su relación con los políticos y la política, la actualidad de los noticieros y los medios, los gustos y demandas del público, el éxito y el fracaso, la religión, sus hijos...

Durante casi una hora, este hombre que a lo largo de más de dos décadas se metió todos los días en la casa de miles de uruguayos para contarles de cosas que hacían otros habló ahora de sí mismo, algo que no acostumbra y que, asegura, le resulta incómodo. Este hombre que entrevistó a Felipe González, a Lula, a Borges, a Vargas Llosa, a Bradbury, a Saramago, a Vittorio Gassman, a Pelé, a Pérez Reverte, por nombrar solo algunos, y que cuenta en el debe no haber llegado a Fidel Castro o al Papa Juan Pablo II dejó por un rato el "así está el mundo" y nos habló fundamentalmente de sus cosas. "Así está mi mundo, amigos", podríamos escucharle decir.


1) Este rol de entrevistado no es frecuente para vos.
No, no es frecuente y no es cómodo tampoco. Lo que tiene de bueno es que nos hace pensar en nosotros mismos un poco, cosa que no hacemos cuando estamos en el rol de entrevistadores. El trabajo que hemos elegido tiene eso: es un trabajo todo terreno, muy exigente, nos separa de costumbres que son habituales en otras personas, nos hace perder instantes de la vida que son irrecuperables. Pero también da satisfacciones. Con una mano nos da y con la otra nos quita.

2) Desde que dejaste Subrayado has estado muy poco en los medios como entrevistado. Me imagino que no habrá sido por falta de invitaciones.
Sí, han sido escasas las oportunidades, además yo no tenía muchas cosas para decir. Siempre encuentro que no tengo muchas cosas para decir como para ser entrevistado, pero a veces puede haber una información, una noticia, que justifique que uno hable de uno mismo. He tratado de rehuir las entrevistas porque entiendo que el periodista cuando justifica ser entrevistado más que por sí mismo lo es por los vaivenes que tienen que ver con su actividad.

No extraño Subrayado. Me habitué rápidamente, y además siento que era una etapa agotada en lo personal.

3) ¿Extrañás la cita de todos los días a las 19 horas?
¿Sabés que no? Me habitué rápidamente, y además siento que era una etapa agotada en lo personal. Tal vez no en la comunicación con el público. Hay hechos que a veces te empujan a decir: "Pah, qué lindo que está para informar sobre esto", pero creo que era un momento de mi vida que podía llegar a anular otros proyectos y aspiraciones personales que tenía. Era también una sensación de cansancio, de rutina permanente. Sentía que 23 años eran suficientes. Y creo que coincidimos en ese momento con el directorio de la empresa en que estaba bien, que había llegado el momento. Como después, con otro directorio y a partir de diferencias, puedo asegurarte que sentí que salir de Canal 10 era lo mejor para mí.

4) Tenías previsto un nuevo ciclo de Hablemos.
Sí, ya había grabado algunos programas para este año pero surgieron diferencias fundamentalmente en lo económico y a veces una diferencia trae otra, y después otra y otra. La gente que está en el canal no es la misma con la cual había acordado previamente y creo que tuve la convicción, en el momento en que se generó la desvinculación, que tal como estaban las cosas era lo mejor.

5) ¿Te sentiste defraudado por el canal?
Yo del canal tengo recuerdos bellísimos y tengo de los otros. Fueron muchos años. A las instituciones las representan personas, y las personas que me hicieron vivir momentos bellísimos la mayoría ya no están. Hablo de las que tenían un cargo de jerarquía. Y con las nuevas autoridades no tengo en absoluto nada personal, pero no tuve coincidencias en cosas que para mí eran fundamentales. Y por supuesto ellos no coincidieron conmigo tampoco. Fue un divorcio de mutuo acuerdo.

6) ¿Podemos pensar en Hablemos u otro producto similar en otro medio?
La entrevista me gusta mucho, es aquello para lo cual me preparé siempre. Me parece que descubrir a una persona a través de una entrevista es realmente apasionante porque no hay nada más interesante que las personas y sus historias. En setiembre comienzo un ciclo en VTV que va a ir dos veces por semana en horario central, se va a llamar "Hora pico" y me tiene bastante loco de trabajo pero también muy estimulado. Es el pasaje previo a la televisión digital abierta. Será un programa igual y diferente, porque esas cosas se elaboran mucho en la práctica.

7) Ayer estaba repasando el momento en que te despediste de Subrayado, esos cinco minutos que hablaste y dijiste cosas que supongo tendrías preparadas pero que seguramente se contaminaron de la emoción muy fuerte del momento. Me pareció que, pese a los 23 años, hasta nervioso estabas.
Sí, claro. La televisión y los medios en general lo que exigen es tener el control de la situación. Lo peor que nos puede ocurrir es tener la sensación de que el momento que atravesamos está por encima de nosotros mismos, que no tenemos la fuerza como para encauzarlo. Y todo fue un poco sorpresivo. Fue una jornada, además, en la cual yo carecía de información de algunas de las cosas que ocurrieron. Pero también tenía la sensación de que había llegado un momento que estaba esperando. Me voy bien conmigo mismo pero también con esa nostalgia propia del ser humano: éste es un momento irrepetible y no va a ocurrir más.

8) Como el futbolista que juega su último partido.
Ahí está, exactamente. Y también la separación de compañeros muy queridos. Dejar Subrayado no era solamente dejar la información durante una hora y media, tenía otros aspectos. El café trabajando con Blanca (Rodríguez), compartiendo algunas ideas. Ese es un momento que extrañé mucho al principio, ese intercambio con Blanca fuera de cámara. Pero después sentí una sensación de liberación, el poder a las 6 de la tarde irme a tomar un capuchino como no lo había hecho durante 23 años, porque los noticieros salen el 25 de agosto, el 1° de enero, el 1° de mayo, el 25 de diciembre... La sensación de tener esa libertad, de poder ir al Teatro Solís a ver un gran espectáculo, al Sodre, a ver una obra de teatro independiente, al cine o simplemente salir a caminar o sacar al perro al caer la noche. Esas son cosas muy compensatorias.

La gente tiene un morbo muy especial por los hechos policiales y hay una demanda muy grande. Llamaban por teléfono a ver por qué no habíamos hablado del asalto en tal lugar, porque si salía en televisión la policía iba.

9) ¿Cómo fue el regreso a tu casa esa noche, sabiendo que era la última vez?
Vos sabés que fue una sensación de "ya está". Como cuando diste un examen: ya está. Una sensación de que fue una etapa de mi vida y le dije adiós. Mi padre me enseñó siempre que había que tener proyectos, cosas en la cabeza, aun cuando tuviéramos algo que nos diera satisfacción, porque la vida nos pone a prueba muchas veces y tenemos que tener la idea de qué hacemos en ciertas circunstancias. Un pensamiento propio de alguien de la clase media que básicamente se exigía a sí mismo el trabajo pero además la cultura del trabajo, de cumplir.

10) ¿Qué edades tienen tus hijos?
Diversas: 38, 36, 34 y 17. Puedo errarle en alguna eh...

11) Los más grandes eran adolescentes o casi cuando empezaste con Subrayado. ¿Cómo fue para ellos convivir con un padre que es un señor que sale todos los días en la televisión, con todo lo que eso implica?
Creo que los cuatro coinciden en algo: su papá es algo así como un mecánico o un odontólogo o alguien que trabaja en una actividad comercial cualquiera. Siempre hablaron poco de televisión, creo que los cuatro me señalaron que la televisión me había robado mucho tiempo para ellos, cosa que es verdad. Creo que los cuatro se sintieron satisfechos con lo que el padre hacía, pero no participaron de eso. Los cuatro odiaron que dijeran: "Éste es hijo de...". No respondían a las preguntas en general, no lo sabían. Y era verdad que no lo sabían porque nuestras conversaciones están dirigidas a otras cosas.

12) ¿Hay alguien en el mundo que te llame Schubert?
Sí, alguno de mis compañeros de clase, que los veo cada vez menos. Bueno, y en las oficinas, en los trámites. Incluso se me ofreció la posibilidad, y tengo que verlo ahora hacia futuro por derechos de autor y todo eso, de oficializar mi seudónimo. Es decir, identificarme con mi nombre real y con mi seudónimo a la vez.

13) Jorge es tu segundo nombre. Antes de adoptar el seudónimo de Jorge Traverso, ¿alguien te llamaba así o todos te decían Schubert?
No, muchos me llamaban "Nene"... Me estás hablando de hace tiempo y cuando me hacés esta pregunta me fijo en la escuela. En la escuela, sí (era Schubert). Ya en la etapa posterior las cosas empezaron a modificarse.

14) ¿Cómo empezaste en Subrayado?
Ah, nunca había pensado en cumplir la tarea de informativista. Fue una idea de Jorge De Feo, que un día me llamó y me dijo que Omar Defeo iba a abandonar por propia decisión Subrayado y que querían experimentar conmigo en su lugar. Yo ya había empezado Hablemos y había hecho algún aporte ocasional en el noticiero, tenía algunas ventajas y ahí formaron la pareja con Blanca, que ya estaba en el informativo.

15) ¿Tenés fresco en la memoria el día que empezaste?
Fue el 1° de marzo de 1990, el día que asumió Lacalle (como presidente) y asumió Tabaré Vázquez (como intendente de Montevideo). Se nos había dado previamente la responsabilidad de conducir, con Blanca, la elección del 89. Ahí fue el test, y aparentemente a ellos les pareció que había salido bien y pasamos a conducirlo en un dúo que se sostuvo durante bastante tiempo.

16) ¿Ubicás distintas etapas en Subrayado?
Sí, las cosas cambiaron mucho, el mundo cambió y cambió también el gusto de la gente. Se ingresó de pleno en lo que los norteamericanos llaman "la cultura del flash": la noticia en 50 segundos. Siempre digo que un informativo no informa. Si una persona quiere ser informada no puede quedarse con lo que un informativo le entrega. Lo que el informativo hace es recorrer algunos de los episodios más importantes del día pero no llega a explicarlos. Ser informado es hoy casi una tarea de tipo cultural, casi una especialización: hay que leer, hay que escuchar, hay que seguir las noticias, tener las diversas versiones, ahora actúan las redes sociales. Si me preguntás qué es lo más perceptible que he visto en todo este tiempo es el cambio en el gusto del público.

17) ¿En qué se da ese cambio?
En la búsqueda permanente de la novedad. El use y tire. La preferencia por los materiales digeridos y no por los que exigen reflexión. La búsqueda de la imagen por sobre la reflexión y de titulares por encima del desarrollo de los hechos.

En los últimos tiempos intervenía menos en los contenidos. Se había acotado mi participación, no por decisión mía.

18) ¿Compartís que los medios y en particular los noticieros de televisión en los últimos tiempos han abusado de la crónica roja?
Te soy absolutamente sincero: en este momento no estoy viendo noticieros. Y no es por un rechazo y tampoco porque no valga la pena verlos ni porque mis colegas no sean profesionales de mi respeto. Respeto a todos ellos. A veces escucho Subrayado cuando estoy en el auto, a veces pongo una síntesis final de otro informativo televisivo, pero la tablet hoy te da la posibilidad de que no se escapen episodios. Y además es esa hora en la cual estoy dispuesto a disfrutar de una cena, de una conversación o de una lectura o, como te decía recién, simplemente de pasear al perro.

19) Pero no me contestaste la pregunta, porque aunque no mires informativos, hasta hace un año estuviste al frente de uno. La pregunta era si percibís como real esa sensación que muchos tienen de que abusan de la sangre.
No sé si el término es abusar. Lo digo ahora porque lo dije siempre, en los últimos años fundamentalmente. Hay una sobredosis de información policial que posterga información también importante. Pero no sé en este momento en qué está eso, porque los cambios son muy vertiginosos. Los episodios policiales forman parte de la realidad y la gente tiene un morbo muy especial por los hechos policiales y hay una demanda muy grande. A veces terminaba el informativo y llamaban por teléfono a ver por qué no habíamos hablado del asalto en tal lugar, porque si salía en televisión la policía iba y si no, no iba.

20) ¿Qué papel jugabas vos, como presentador del noticiero, en la definición de sus contenidos?
En los últimos tiempos intervenía menos en los contenidos. Se había acotado mi participación, no por decisión mía. Había como un organigrama nuevo... Sí teníamos autoridad para modificar ciertas cosas, pero los contenidos, las ausencias y presencias no estaban marcadas por nosotros.

21) ¿Se hace política desde los noticieros?
En todas las cosas se hace política. Estás haciendo política en esta entrevista.

22) Me refiero a política partidaria. Por ejemplo, se le pega más a uno que a otro.
Ah, política partidaria... yo creo que es según las circunstancias ¿sabés? No creo que en ese sentido se produzcan campañas. Te quiero decir, por ejemplo: las campañas electorales, para el presentador de televisión, son el momento más ingrato. Llevás al doctor Vázquez y sus adherentes te van a llamar por teléfono para decirte que lo mataste con preguntas que no le hacés a nadie. Oyentes de los otros partidos te van a decir que le levantaste centros toda la noche. Donde hay pasión no hay razonamiento y siempre hay insatisfacción. No hay nada más riesgoso que llegar a esa etapa y cubrir un acontecimiento que tiene a la gente dividida en sus opiniones.

23) Además, un político con aspiraciones a la presidencia, que se supone ya conoce bien cómo funciona esto, termina hablando de lo que quiere. Es muy difícil hacerlo hablar de lo que no quiere.
Los políticos en general llevan tres o cuatro ideas clavadas antes de la entrevista que las van a desarrollar. El tipo te va a responder sobre las otras cosas pero sobre esos tres o cuatro puntos siempre va a aterrizar, tarde o temprano. En lo personal, te digo que no tengo dueño. Me han dicho que soy blanco, que soy frentista... No tengo dueño. No voy a los asados de fin de año a los que invitan los políticos, no voy a los cumpleaños de los políticos que invitan a periodistas. No tengo relación con los políticos más allá de la profesional. Tengo sí ciertas simpatías personales y te diría en todos los partidos. He tratado de tomar distancia.

24) No te voy a preguntar a quién votás pero, ¿siempre has votado lo mismo?
No. He votado a los tres partidos grandes.

25) ¿Salir todos los días en televisión te da poder?
A ver... Es inevitable que alguien que siente cierta afinidad con lo que tú hacés te atienda de distinta manera. Yo no he tenido ningún privilegio ni le debo nada a ningún partido ni a ningún gobierno. Pero cuando vas a hacer un trámite, al médico, cuando vas al banco y te ponés en la cola hay quienes piensan que uno no debe pasar por eso. Y uno tiene que hacerlo, uno es un individuo común. Me pongo colorado cuando me dicen: "Venga, venga, pase por acá".

26) ¿Por qué crees que sucede eso? ¿Por qué hay quien se siente en la obligación o cree justo llamar a Traverso para que no haga la fila?
Creo que a veces es por agradecimiento, algo que no deberían sentir. Creo que se puede sentir estima o reconocimiento por nuestro trabajo o directamente no coincidir, pero creo que es una forma de agradecimiento. Hay una cierta familiaridad que se plantea entre el que está en la pantalla del televisor y la gente en la casa. Me pasa a mí: creo conocer a alguien que no conozco pero veo en televisión.

Me han dicho que soy blanco, que soy frentista... pero no tengo dueño y voté a los tres partidos.

27) En una entrevista que te hice hace algunos años me decías que la mayor preocupación que tenías cuando te enfrentabas a la cámara era no defraudar a la gente. ¿Sentiste alguna vez que la estabas defraudando?
Sí, en alguna ocasión sentí que era insuficiente la información que di sobre algún hecho o sentí que no estuve a la altura de los acontecimientos. Creo que eso le pasa a todo el mundo. Creo también que en estas actividades donde interviene tanto el ego, aunque no queramos reconocerlo, hay un narcisismo herido cuando descubrimos que no hemos estado en la que creemos es nuestra estatura.

28) En los últimos años, tú y Blanca en Subrayado incorporaron la opinión sobre algunas noticias, cosa que antes parecía estar absolutamente prohibido para un presentador. ¿Alguna vez recibiste críticas por eso?
Pero en los últimos años no tuve mucha oportunidad de opinar y Blanca tampoco, porque los tiempos son escasos. El informativo, cuando dura una hora, tiene alrededor de 52 noticias. A eso agregale tandas. Sí hay algún comentario, incluso con algún gesto. Y eso hay a quienes les gusta y a quienes no les gusta. Pero disgustos mayores no he tenido.

29) ¿Presiones?
Diferencias no saldadas. Ponele así: diferencias no reconciliadas. O no coincidencias en algunas cosas.

30) ¿Y presiones políticas recibiste?
No. A veces alguna ironía o algún reproche, pero del sistema político no sentí, por lo menos explícitas, presiones directas.

31) ¿Recibiste indicaciones del tipo: "No hablen de Fulano, o no se metan con Mengano"?
Esas son políticas que están lejos de nosotros. Yo al menos no las percibí. Además, por el sistema de trabajo que te decía recién, que está conectado básicamente a la presentación de los textos y a exponer los hechos frente a la pantalla. Yo no intervenía concretamente en el menú.

32) En la campaña electoral de 1999 hubo un frustrado debate entre los contendores del balotaje, Jorge Batlle y Tabaré Vázquez, que estaba acordado y que tú ibas a moderar en Canal 10. Cuando te entrevisté hace algunos años dijiste que sabías por qué finalmente no se hizo pero que no te correspondía decirlo. ¿La respuesta sigue siendo la misma?
Sí, sigue siendo la misma, sí. Porque está involucrada otra gente también y tendría que tener como una especie de permiso de los que participaron como para decirlo.

Coincido con Vázquez en que los debates pueden convertirse en un show mediático, pero las campañas electorales todas son un show.

33) ¿Tuvo que ver con eso, que hoy es tan común, que el que va arriba en las encuestas no debate?
En ese momento creo que las encuestas estaban bastante parejas. Yo creo que no fue por eso. Fue una decisión de tipo personal de uno de los dos candidatos, cuando en su círculo le aconsejaban lo contrario: hacer el debate. Hay más gente involucrada que nunca quiso hablar del tema. Tal vez algún día yo lo hable, pero este no es el momento tampoco porque se acercan las elecciones.

34) Como ciudadano, ¿te sentís frustrado por que no haya debates?
Yo coincido con Vázquez en que los debates pueden convertirse en un show mediático, pero las campañas electorales todas son un show. Todas. Casi todos los políticos acceden a hacer cosas que en su vida diaria no realizan: subirse a un ómnibus con las cámaras de televisión o hacer la bandera. Tiene mucho de show. He visto a candidatos bailar y ¿qué tiene que ver eso con la profundidad de una campaña electoral? ¿A la gente le interesa otro tipo de cosas o vota imágenes? ¿Vota ideas la gente o votamos camisetas? ¿Hasta dónde volcamos nuestros resentimientos y hasta dónde nuestra inteligencia? Entonces, me parece totalmente respetable que Vázquez no quiera debatir, es una decisión personal y además la gente puede juzgarlo por eso, a favor o en contra. Lo que no me parece bueno es el argumento. Me gustan los debates, tengo dudas de si aclaran cosas.

35) Estás en una radio que pertenece a la Iglesia Católica. ¿Eso te condiciona?
No, en absoluto. Yo produzco el programa, elijo los temas. Los que tienen relación con la Iglesia y el Vaticano y son de interés se tocan y los demás no, no forman parte de la agenda diaria.

36) ¿Sos católico?
Soy católico. Me peleé con Dios bastante tiempo por el fallecimiento de mi padre, que murió bastante joven, pero después me reconcilié. Soy católico pero no voy a misa, creo en Dios y admiro a Jesucristo. Y ya está. Y discrepo con muchas cosas.

37) Como comunicador, ¿cómo ves la cobertura del conflicto entre Israel y Palestina?
Ah, con mucho desconocimiento. Es una situación muy compleja de entender, con muchos vaivenes a lo largo del tiempo. Y creo que ha habido exageraciones varias. Uno puede compartir las críticas que se le efectúan a Israel pero no el vacío total que hay de un rechazo a la actitud de Hamas, que es una organización terrorista que se favorece políticamente con este tipo de episodios y que es una organización criminal también. No mata tanta gente, pero tiene en su constitución, como cláusula principal, la eliminación del Estado de Israel. Me gustaría saber cómo estaríamos los uruguayos si en la provincia de Corrientes o en la ciudad de Gualeguaychú en su Constitución agregaran: "Eliminar al Uruguay como Estado". Es muy complicado.

Me peleé con Dios bastante tiempo por el fallecimiento de mi padre, que murió bastante joven, pero después me reconcilié.

38) ¿La colectividad judía es un grupo de presión en el Uruguay?
Yo ni me he enterado de eso, no me consta para nada realmente. Te soy absolutamente sincero, no me consta para nada. No sé si tienen poder. Cada vez son menos: había 50.000 judíos en el Uruguay, hoy hay 15 o 16 mil.

39) ¿Un furcio memorable?
(Piensa) Un furcio memorable fue equivocarme y decir que se había descubierto una plantación de marihuana de no sé cuántos kilómetros cuadrados. Fue hace como 20 años y era una exageración, era como un departamento entero, y me di cuenta enseguida pero no tenía manera de rectificarlo porque no recordaba bien el dato y seguí de largo.

40) Una persona que se mantiene durante 23 años conduciendo un noticiero de televisión, en horario central, puede considerarse, en eso, exitosa. Contame un fracaso.
(Se ríe) Tengo un amigo que dice: "Las perdidas que las cuente el que las ganó". (Piensa) Pero hubo ciertos momentos en los cuales mi intención y la de otras personas que no quiero involucrar eran de repente conseguir algunos resultados que no se dieron. Pero eso es muy habitual en la televisión, las diferencias son mínimas. Fuimos líderes durante mucho tiempo, dejamos de serlo, después lo fuimos otra vez... En televisión el éxito es la gente, la cantidad de gente que te ve. Tendría que existir, como hay una idea en Estados Unidos desde hace un año o un año y medio, un rating de calidad también, para que todos, no solamente los medios y los comunicadores que muchas veces son injustamente acusados, sino también los anunciantes, las agencias de publicidad, tomaran también como referencia la calidad. Yo creo que el prestigio es mucho más importante que el éxito.

Montevideo Portal / Gerardo Tagliaferro
Fotos: Juan Manuel López
Por comentarios: tagliaferro@montevideo.com.uy