Contenido creado por Gerardo Carrasco
Curiosidades

El viejo truco

Irlanda: investigan a hombre que llevó el cadáver de su tío a cobrar la pensión

Se procura esclarecer si el anciano murió en el local o fue trasladado hasta allí ya fallecido

28.01.2022 15:39

Lectura: 3'

2022-01-28T15:39:00
Compartir en

Declan Haughney, de 40 años, llevó a su tío Peadar Doyle, de 66, a la oficina de correos de Carlow, Irlanda, para cobrar su pensión. Una vez en el lugar el anciano se desplomó en el suelo y ya no volvió a levantarse.

"Caminaba normalmente y creo que murió", dijo lacónicamente Haughney al periódico local Irish Mirror.

La policía irlandesa cree que el sexagenario murió antes de llegar a la oficina de correos a las 11:00 del pasado 21 de enero. Sin embargo, el sobrino dice que está siendo acusado “falsamente” de intentar cobrar fraudulentamente la pensión de su tío.

Según la versión del acusado, él y otra persona llevaron a pie a su tío desde su casa hasta la oficina de correos, un trayecto que dura unos cinco minutos. Dijo que lo dejaron en el mostrador y fue entonces cuando cayó al suelo. Recién en ese instante se dieron cuenta de que había muerto.

La autopsia no pudo precisar al detalle la hora de la muerte, y sólo determinó que el óbito se había producido esa mañana. Por ello, la policía no pudo establecer en primera instancia si Doyle, pintor retirado, ya estaba muerto cuando salió de la casa.

De acuerdo con el citado medio, cuando los tres hombres entraron a la oficina de correos, un empleado notó que el anciano no parecía gozar de buena salud y les preguntó si todo estaba bien. Tras la pregunta, el sobrino y la persona que lo ayudaba a llevar al anciano abandonaron el edificio. Entonces los trabajadores postales que fueron a atender al pasivo se dieron cuenta de que estaba muerto.

El informe detalla que un rato antes alguien había llamado por teléfono a la oficina para averiguar cómo cobrar una pensión en nombre de una tercera persona. Se le explicó que, salvo que se contara con una autorización tramitada previamente, el beneficiario debía concurrir personalmente.

Diez minutos más tarde apareció Declan Haughney con su tío, y sucedió todo lo que se relata líneas arriba. Finalmente, el dinero del fallecido (246 euros) no se le entregó a nadie.

Tras la audiencia judicial, donde se negó a declarar,  el sobrino fue puesto en prisión preventiva y comparecerá de nuevo ante el tribunal el 2 de febrero. El otro acompañante quedó en libertad sin cargos.