Seré curioso

Seré Curioso

Irene Moreira: "Ni de izquierda ni de derecha, nos quieren achicar la cancha"

La flamante senadora y esposa de Manini Ríos explica dichos polémicos y advierte por el plan que Maduro tiene para América Latina.

07.11.2019 07:33

Lectura: 21'

2019-11-07T07:33:00
Compartir en

Por César Bianchi
@Chechobianchi

Fotos: Juan Manuel López


"Ya empezamos mal", avisa Irene Moreira, como respuesta a la pregunta sobre su edad. Coqueta, dice que al único que le dice la verdad respecto a edad y peso, es al médico. Luego, café mediante en la oficina que tiene en Plaza Cagancha, contestará todas las demás preguntas. Algunas le caerán bien, otras no.

La electa senadora por Cabildo Abierto y esposa del líder del partido -y también electo senador- el excomandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, se define "blanca como hueso de bagual". Así lo sentenció cuando le tocó despedirse del Partido Nacional en Artigas, donde fue militante de toda la vida, edila suplente y titular. Ahora es cabildante "por convicción" y no por ser la mujer de Manini, aclara.

Dirá que se siente centro, y que Cabildo no es de izquierda ni de derecha, es un movimiento artiguista. "¿Es de derecha defender a los más necesitados?", pregunta. "¿Derecha es seguir contra la bancarización o es de izquierda?", insiste. Alguien le hizo ver que Cabildo, con apenas 180 días consiguió una votación idéntica a la de un partido tradicional (el Colorado) de 180 años, y el parangón le gustó. Tanto, que lo menciona en la entrevista. Y es ese crecimiento meteórico, dice, el que infundió miedos en otras colectividades y por eso han buscado etiquetarlos. Han comparado a su marido con Jair Bolsonaro y con Hugo Chávez, dice. Los han tildado de derecha, de ultraderecha y hasta de nazis. Pero también los asociaron con la izquierda, apunta: "Dijeron que éramos un invento de Mujica".

Irene Moreira dice que una eventual relación con otros dirigentes no muy amigos de Cabildo Abierto (como Pablo Mieres o Ernesto Talvi) será un asunto que tendrá que resolver el jefe de la coalición: Luis Lacalle Pou. Ellos están para priorizar los problemas del país y no poner palos en la rueda.

También dirá que confía plenamente en la democracia uruguaya -elogiada a nivel internacional- pero... teme que se deje llevar por los planes maquiavélicos que Nicolás Maduro tiene para el continente. De ahí la polémica -y apocalíptica- frase que dijo en el acto de cierre de campaña de Cabildo Abierto ("No tengo la certeza de que dentro de cinco años se pueda votar nuevamente").

A la flamante senadora electa le preocupan los derechos de otras minorías como los celíacos, los diabéticos y los autistas, enumera, y por ellos bregará en el Parlamento. También quiere modificar el nuevo CPP, para colaborar en brindarle mayor seguridad al país. "Hoy en día tienen más libertad los delincuentes que nosotros que vivimos en una casa con rejas, verjas, alarmas, todo. Y mirá que ese problema de inseguridad está en los barrios más humildes también, en los asentamientos, porque hay como jefes de barrios que dominan ahí y eso es más preocupante porque nosotros tenemos todo eso que te decía, pero ellos no".


-Cuando era niña. ¿qué quería ser cuando fuera grande?

-Siempre quise ser abogada. En algún momento -15, 16 años- me gustó también la medicina, pero pensé que iba a sufrir con cada caso que no pudiera atender o cada persona que no pudiera salvar, y seguí la carrera de abogacía, que realmente es lo que siento.

-¿Y por qué eligió la abogacía?

-Mirá, arranqué en el 85 en la Udelar. Hice tres años, me casé, tuve hijos y tuve que dejar. Cuando estaba en Salto hice el traslado de toda mi historia estudiantil de Artigas a Salto. Cuando llega la etapa de los exámenes, lo trasladan a Guido para Fray Bentos, así que suspendí de nuevo. Y ya cuando nos volvimos de nuevo a Montevideo, ya existía la Universidad Católica, así que pasé a la Católica. No me reconocieron los tres años que yo tenía hechos, porque no tenía el título de procuradora, por lo tanto arranqué de cero y en tiempo y forma me recibí. Creo que si no me gustara la carrera, no hubiera hecho todos esos esfuerzos para recibirme. ¿Y por qué? Por defender a las personas de las injusticias.

-Nació en Montevideo, hija de madre artiguense, y desde los 15 días de vida que va y viene de la capital a Artigas. ¿Por qué?

-Mis abuelos entendieron que a los 15 días tenía que ir a conocer Artigas y teniendo a mis abuelos allá. Cada vacaciones o licencia que había, era natural ir hasta allá. Mis abuelos tenían campo y el establecimiento rural de la familia está allá. Por eso digo que soy ruta 30, o ruta 5. Ahora mi padre y mi hijo están allá, en el campo.

-En el programa De Cerca que condujo Facundo Ponce de León, quedó claro que usted tenía apenas 15 años, cuando conoció a Guido Manini Ríos, que tenía 21 y era alférez. Hoy sería un escándalo si se supiera que un militar de 21 sale con una adolescente de 15...

-¿Cuántos noviazgos hay ahora de chicos de 21 con chicas de 15? La diferencia que podría haber en ese momento no se nota ahora, porque 6 años ahora no es nada. No hubo ningún dilema en casa, mi padre lo conocía a él. Mis padres eran muy estrictos -mi madre falleció-, pero nunca hubo ningún problema. Estuvimos un año saliendo, y después nos reencontramos cuando yo tenía 18 y ya no nos separamos.

-¿Qué lo enamoró de él?

-Lo que es: un hombre transparente, sincero. Ves lo que es, y es así. No tiene una pantalla, no tiene una careta para cada persona.

-¿Es simpático o bromista? Porque uno lo ve y siempre está con gesto adusto, con el ceño fruncido...

-Puede ser que le cueste sonreír... No diría que es bromista, pero le gustan los chistes, le gusta el humor... le gusta Les Luthiers.

"Soy blanca como hueso de bagual, como dije cuando tuve que anunciar mi retiro del partido. Soy blanca, pero militante de Cabildo Abierto por convicción, no solamente por ser la señora de Manini. Mis antepasados pelearon por Aparicio"

-Su padre, Roque Moreira, es un dirigente histórico del Partido Nacional y fundó la agrupación Tres Árboles en 1982. Usted fue, hasta hace poco, edila del Partido Nacional por Artigas y militó siempre en el Herrerismo, donde fue convencional y edila suplente primero y titular después. ¿Qué la llevó a involucrarse en política?

-Fui convencional nacional desde 1982 en forma ininterrumpida, hasta abril, que tuve que renunciar, no sólo a la convención nacional sino a todos los cargos partidarios que tenía. Yo nací en una cuna política, vi a mi padre trabajar en política toda la vida y siempre lo acompañé. Yo siempre digo que mi primera campaña fue en 1971, yo era preescolar (siempre fui precoz) y me acuerdo de ver a mi madre con otras señoras doblando listas en casa. Mi misión era juntar esas listas y llevarlas hasta el living, porque después las iban a pasar a buscar.

A partir del 82 milité en forma intensa, y he hecho de todo dentro de la agrupación: si había que pintar un muro iba, si había que doblar listas iba, hice radio, hice de todo. Hay que saber hacer para poder mandar, y no me gusta mandar si no estoy yo a la cabeza, dando el ejemplo. Me gusta la parte social, me gusta ayudar, soy de recorrer, entrar a las casas. Cuando hay inundaciones, ir a ayudar a la gente... Allá (en Artigas) tenemos el problema del río Cuareim y es terrible entrar a las casas y ver hasta donde entró el agua.

-Su amiga Gloria Rodríguez, electa senadora para el próximo período como usted, me dijo: "Irene es blanca, es tan blanca como yo". ¿Es así?

-Sí, soy blanca como hueso de bagual, como dije en la conferencia de prensa que di el día que tuve que anunciar mi retiro del partido. Soy blanca, pero militante de Cabildo Abierto por convicción, no solamente por ser "la señora de". Mis antepasados pelearon con Aparicio formando la columna de Paysandú, respeto muchísimo la tradición blanca, pero en este escenario entendí que había que apoyar a nuestro candidato, el candidato Manini y por eso estamos acá. No solo por ser la esposa, sino por convicción.

Con Gloria me une una relación muy especial, ella representaba a la 71, yo a la 404 en Artigas, y a pesar de eso, cuando fue a Artigas dijo: "Irene es mi representante en Artigas". Me alegra profundamente que haya obtenido la banca de senadora porque creo que es una mujer maravillosa, que ha trabajado muchísimo y se lo merece.

-¿Qué le dijo a su esposo cuando a fines de marzo él le contó que le habían propuesto ser candidato a la Presidencia por un partido nuevo llamado Cabildo Abierto?

- Cuando él me lo contó, mi reacción fue de sorpresa. Era algo quijotesco, era pelear contra molinos de viento. Nosotros arrancamos de cero, no teníamos estructura, tomamos el camino más difícil. Mucho más simple hubiera sido meterse en otro partido que ya tuviera su estructura nivel nacional. Históricamente en Uruguay no hay otro caso igual, y en el mundo no me han sabido decir de otro caso. Y estar, hoy en día, en 180 días al pie de igualdad de un partido con 180 años fue más que un campañón.

Cuando él me lo contó, mi corazoncito indicaba otra cosa... Y sobre todo mi padre, que hasta último momento esperaba que Guido optara por sumarse al Partido Nacional, pero Guido dio los argumentos de por qué iba a aceptar la invitación de Cabildo Abierto y yo sabía que eligiera lo que eligiera, yo iba a estar al lado de él, como lo estuve siempre.

-Desde el oficialismo se lo llama Partido Militar a Cabildo Abierto. Muchos dicen que es un partido corporativista, donde incluso en las internas se mandató a los militares a votar a Manini. Recordemos que tuvo 44.000 votos cuando no tenía competidor interno...

-Lo de mandatar a los militares a votar es totalmente falso... ¿Partido Militar? Los tres principales partidos fueron fundados por militares. El general (Fructuoso) Rivera en el Partido Colorado, el general (Manuel) Oribe en el Partido Nacional y el general (Líber) Seregni en el Frente Amplio. En los tres partidos hay militares, además. Y digo, si después de 36 años que Guido le dedicó al Ejército, hablaría muy mal de él si no hubiera militares. Quién más que ellos para conocerlos si trabajaron y convivieron con él.

Y lo de mandatar a los militares a votarlo me parece una falta de respeto a los soldados. En el cuarto oscuro estás tú y tu conciencia. Por más que te manden votar un candidato -si fuera cierto-, tú votás lo que querés, nadie te va a poner una camarita para comprobar qué votaste. Me parece ridículo. Y en el circuito donde yo estuve, no hubo ningún voto observado. De las cuatro personas de la mesa (los tres integrantes y el custodio) no votaron observados.

-A mí me dijeron fuentes del Partido de la Gente y el Partido Independiente que en las ciudades donde hay grandes cuarteles, hubo muchos votos observados, y hasta tenían fotos que lo comprobaban...

-Bueno, algo tienen que inventar para intentar explicar cómo Cabildo Abierto en tan poco tiempo sacó 50.000 votos en la interna. ¡Tendría que haber votado todo el Ejército a Guido! Y fijate que no tenía competencia interna, habiendo internas tan jugosas. Sí le pedimos a nuestros cabildantes que no votaran afuera, en otros partidos, que votaran en Cabildo Abierto. Lo otro es una falta de respeto al soldado.

"Cabildo Abierto supo captar lo que la ciudadanía quería. La gente necesitaba que los interpretaran. Cabildo captó ese sentimiento, creó algo que no vi en ninguna campaña. A Guido lo vieron como un hombre transparente, honesto"

-Manini Ríos fue uno de los grandes ganadores de la noche del 27 de octubre. Obtuvo 10% de los votos con un partido que tiene escasos meses de vida. Ya en las internas había votado muy bien. ¿Por dónde cree pasa su éxito?

-Creo que Cabildo Abierto supo captar lo que la ciudadanía quería. Fue la voz que la gente necesitaba escuchar, la gente necesitaba que los interpretaran. Cabildo captó ese sentimiento, creó algo que no vi en ninguna campaña: la gente quería ser partícipe de Cabildo, se ofrecía la modista, el pintor, el diseñador gráfico, todos querían ser parte de esto. Creo que la gente estaba desengañada de la política tradicional. El tema de la inseguridad fue un factor muy importante... A Guido lo vieron como ese hombre transparente, honesto, que cuando te dice una cosa es porque lo tiene analizado. La confianza que él transmite... acató la gente.

-Los politólogos y también desde la prensa, vemos a Cabildo Abierto como un partido de derecha o ultraderecha para algunos. ¿Es así?

-No. Desde que nació nos han tildado de derecha, de ultraderecha, de nazis, de izquierda...

-¿De izquierda?

-De izquierda, claro. Dijeron que éramos un invento de Mujica.

-Bueno, pero como una suerte de caballo de Troya dentro de la derecha. En ese sentido se especuló.

-Hay muchos que nos han tildado de izquierda. Nos han comparado con Bolsonaro y con Chávez. También con Hitler. Nosotros no somos de derecha ni de izquierda, nosotros llevamos los principios de Artigas, aggiornados a la actualidad, tratando de defender al más humilde, no dejando ningún uruguayo tirado al costado de la vida. ¿Qué es derecha? ¿Es defender a los más necesitados? ¿Derecha es seguir contra la bancarización? ¿O es de izquierda? Son temas que son... de uruguayos. Yo creo que nos quisieron etiquetar para achicarnos la cancha. De derecha, de izquierda, "Partido Militar", siempre queriendo achicar la cancha.

-¿Y usted cómo definiría a ideológicamente a Cabildo Abierto?

-Lo que yo soy es de centro, digamos... En algunos temas estaré más a la derecha y en otros temas estaré más a la izquierda. Lo que te decía: defender al más necesitado, ¿es de izquierda o de derecha? Y las políticas sociales del Partido Nacional del pasado, ¿son de izquierda? Y Cabildo Abierto es artiguista, no es derecha, ni de centro, ni de izquierda, ni marxista... Ya te digo: nos comparan con Chávez y con Bolsonaro, ¿por qué? Porque son militares los dos, porque nada que ver con ninguno de los dos.

-¿Cree -como creía su esposo- que el próximo gobierno debería revisar una por una las leyes de la agenda de derechos? Él, además, dijo que no descartaba derogar la ley que legaliza el aborto. ¿Comparte?

-No recuerdo que Guido haya hablado de derogar la ley del aborto... No he escuchado eso.

-Manini lo dijo en entrevista con radio Monte Carlo con Nicolás Núñez, antes de las internas: que revisaría una por una las leyes de la agenda de derechos ya votadas...

-Lo habrán tergiversado. Él. siempre dijo que no va a tocar nada de lo que ya está votado... Ahí debe haber algo, porque Guido nunca habló de derogar la ley del aborto. Lo que él sí firmó es para derogar la ley trans, pero no porque estuviera en contra, sino porque era un tema muy delicado y entendíamos que debía darse una discusión a nivel general y debía plebiscitarse. Por eso me extraña eso que decís.

(NdeR: En la entrevista citada, el 19 de junio, antes de las internas, Manini Ríos dijo que no estaba de acuerdo con la legalización del aborto, aunque no planteaba su derogación. "¿La mantendría?", preguntó el periodista. "Sí... no lo hemos analizado profundamente". "¿No descarta derogarla?". "No lo descarto", contestó Manini. "Puede haber otro tipo de leyes que apuntan a determinadas minorías, creemos que se cometen injusticias con otras minorías". "Le pregunto, por ejemplo, por la ley trans", dijo Núñez. "Yo no estoy de acuerdo con la ley trans, pero tampoco voy por la derogación". "A ver si lo entiendo -insistió el periodista-, ¿sí seguro revisaría caso a caso la denominada agenda de derechos?". "Sí, sí señor", contestó Manini).

Sigue Irene Moreira: Nosotros tenemos nuestra propia agenda de derechos, que la tomó Cabildo y la vamos a seguir, que es (la lucha por) los derechos de los diabéticos, los celíacos, los autistas, pero lo que está (votado), ya está. La única que él hubiera derogado sería la de la marihuana recreativa, la de medicinal no. Siempre habló de derogar la ley de marihuana, esa sí, no la medicinal, sino la recreativa.

-¿En qué radica el apoyo de Cabildo Abierto a Lacalle Pou? ¿Es por cargos? ¿Es por afinidad ideológica?

-Es porque nosotros, a lo largo y ancho del país en toda nuestra recorrida, escuchamos que lo que la gente quería era un cambio. Y aquí el cambio es Lacalle Pou, porque la ciudadanía lo puso en este balotaje. Apoyar a Martínez es seguir con lo mismo que estamos hasta ahora. Él ya ha dicho quién sería su ministro del Interior, que es alguien que ya ha estado en el ministerio, la parte económica es también un continuismo, que es lo que nos ha llevado a esta crisis que estamos viviendo, entonces no hay ningún cambio. Y lo que la gente nos ha pedido es un cambio.

-Manini ha dicho que no se ve en un ministerio, sino que será senador. Pero, como esposa, ¿en qué ministerio lo ve a Manini? Si finalmente Lacalle le ofreciera una cartera, ¿cuál cree que le sentaría mejor por su perfil y sus capacidades?


"Lo que yo soy es de centro, digamos... En algunos temas estaré más a la derecha y en otros temas estaré más a la izquierda. Lo que te decía: defender al más necesitado, ¿es de izquierda o de derecha? Cabildo Abierto es artiguista"

-Él no quiere un ministerio, está queriendo quedarse en el Senado, no lo veo en un ministerio. No quiere decir eso que Cabildo no tenga un representante en un ministerio. Él dijo algo así como que Mides, Salud Pública y Vivienda podrían ser para alguien de Cabildo, pero la verdad que no lo veo a él como ministro...

-Tendrán que hacer coalición con el Partido Independiente y el Partido Colorado, cuando tanto Mieres como Talvi dijeron que no se sentarían a una mesa con Cabildo Abierto...

-Y nunca les pedimos sentarnos a la mesa e integrar una coalición. La coalición se va a dar y el que va a tener que manejar eso es el dueño de la coalición que es Lacalle, si quiere salir adelante. Primero está el país y no vamos a ser nosotros quienes pongamos palos en la rueda para que el país no avance. Hay tres columnas vertebrales que pusimos como condición: la inseguridad, el país productivo y una lucha frontal a la corrupción.

-En el cierre de campaña de su partido, usted dijo: "A los malandras se les terminó el recreo". ¿Cómo es esto?

-Es un dicho de Guido, lo dijo en la campaña, y una señora me gritó esa frase de Guido y yo la repetí: "Se terminó el recreo para los malandras". En el sentido de que íbamos a ganar nosotros... fijate que hoy en día tienen más libertad los delincuentes que nosotros que vivimos en una casa con rejas, verjas, alarmas, todo. Y no solo nosotros, mirá que ese problema de inseguridad está en los barrios más humildes también, en los asentamientos, porque hay como jefes de barrios que dominan ahí y eso es más preocupante porque nosotros tenemos todo eso que te decía, pero ellos ahí no.

-Pero hizo una afirmación aún más polémica, por la cual fue muy criticada. Dijo: "No tengo la certeza de que dentro de cinco años se pueda votar nuevamente". ¿Qué quiso decir, Moreira?

-Eso lo sacaron de contexto. Yo lo que dije fue que tenemos un arma preciosa que es el voto, y tenemos una vocación democrática impresionante. En Artigas llovía torrencialmente y a primera hora de la mañana ya había votado un número enorme de gente. Pero es algo que lo tenemos que cuidar mucho, más hoy en día cuando vemos que en Bolivia, con elecciones irregulares (por así decirlo), aquellos atentados simultáneos en Chile y Ecuador, un Maduro que sale diciendo que tiene un plan para América Latina... Yo tengo fe y esperanza que Uruguay tiene una vida democrática muy pura y muy fuerte, y que tenemos que cuidarlo. Afuera del país me han dicho que no pueden creer cómo todos los ex presidentes posteriores a la restauración democrática, de distintos partidos, pueden sentarse alrededor de una mesa en un evento.

"La coalición se va a dar y el que va a tener que manejar eso es el dueño de la coalición que es Lacalle, si quiere salir adelante. Primero está el país y no vamos a ser nosotros quienes pongamos palos en la rueda"

-Pero uno escucha esa frase, que comienza con "No tengo la certeza..." y nota que está poniendo en tela de juicio esa vocación democrática de la que me habla.

-Me llegaron a poner como que yo estaba haciendo una apología de la dictadura, una cosa así... Es lo que te decía: hay que cuidar esta democracia y no convertirnos en una Bolivia que -parece- falsificaron los números, o en una Cuba donde no hay elecciones libres, o en una Venezuela.

-¿No le parece que estamos lejos de Cuba o Venezuela? Precisamente, por los elogios a nuestra democracia que usted señalaba...¿Por qué en cinco años eso cambiaría?

-Tenemos fortalezas, pero si Maduro está diciendo que tiene todo un plan para América Latina. ¿Dónde vivimos nosotros? En América Latina.

-Somos un país soberano e independiente. No somos títeres de Maduro.

-Bueno, pero los amiguismos están, y vimos el vínculo muy fuerte que tiene el gobierno con Venezuela. ¿A ti te parece que lo de Chile y Ecuador fue algo espontáneo y natural, o fue armado? Yo tengo mis dudas...

-¿Entonces teme que...

-...que Uruguay caiga en esas redes.

-¿Cree que los estallidos sociales en países como Ecuador o Chile, o el regreso del peronismo en Argentina, tienen alguna vinculación con el Foro de San Pablo?

-Sí. Por eso digo: es todo armado.

-¿Cree que es un plan orquestado por Maduro?

-Él lo ha dicho.

-¿Qué leyes pretende impulsar o qué temas priorizará como senadora?

-Cuando era candidata a diputada por el partido (Nacional) habíamos empezado a trabajar con el tema del autismo, y eso se amplió ahora, Cabildo lo ha tomado, y lo ampliamos con diabetes y celíacos. Esas son leyes que hay que impulsar. Así como también la reforma del nuevo Código del Proceso Penal, que hay que tratar a fondo. Evidentemente el CPP no está funcionando bien, se le da un poder absoluto al fiscal y se deja relegado al juez. No hay, a mi gusto, la verdadera separación de poderes que tiene que existir. Sabemos que la Fiscalía depende directamente del presidente de la República. Eso es algo que hay que revisarlo.

-¿Cómo se imagina un gobierno de coalición liderado por Lacalle Pou?

-Con el deseo de sacar este país adelante, cuando vemos una crisis profunda, tanto a nivel social, económico, pensando en gente que realmente quiera ponerse la camiseta y sacar esto adelante.

-De acuerdo. Es una expresión de deseo. Pero después, hay que dar gobernabilidad, y Cabildo Abierto no tiene nada que ver -por ejemplo- con el Partido Independiente, y formarían parte de una misma coalición... ¿Cree que será sencillo gobernar en coalición?

-No, va a ser un gran desafío el que vamos a tener. Pero creo que hay que interponer primero el deseo de tener un gran país, más allá de los egos. El país está primero.

-¿Y si gana Matínez? ¿Qué actitud asumirá Cabildo Abierto?

-Nosotros tenemos los tres pilares que mencioné para poder actuar (combate a la inseguridad, liderar un país productivo y la lucha frontal a la corrupción) . Sabemos que ninguno de esos puntos será cambiado por el Frente Amplio.

"Yo tengo fe y esperanza que Uruguay tiene una vida democrática muy pura y muy fuerte (...) pero si Maduro está diciendo que tiene todo un plan para América Latina. ¿Dónde vivimos nosotros? En América Latina"

-¿Cómo se imagina como legisladora?

-Espero estar a la altura de lo que Cabildo Abierto me ha confiado. Recorreré mucho el país, no soy una política que va en campaña y luego desaparece por cinco años. De hecho, el único comité que permaneció abierto durante todo el período en Artigas fue el mío, la audición radial hace más de 25 años que la tengo, estoy recorriendo continuamente el departamento, solo que ahora extenderé mis fronteras un poco más. Seguiré trabajando como trabajé siempre.

-¿Cuál es la mejor enseñanza que le ha dejado a sus hijos?

-Defender sus ideales, cueste lo que cueste.

-¿Es feliz?

-Muy feliz.