Locales

El huevo o la gallina

Informe sobre industria avícola en Uruguay revela datos de crueldad animal

La organización animalista Libera realizó un informe sobre la industria avícola en el Uruguay y la cantidad de animales que deben "descartarse" día a día. "No hay dudas de que es crueldad animal", aseguró un productor.

05.01.2016 12:56

Lectura: 10'

2016-01-05T12:56:00
Compartir en

La delegación uruguaya de la organización animalista española Libera realizó un informe sobre la industria avícola en Uruguay, en el que consulta a diferentes empresarios del país sobre el proceso de producción de huevos e indaga en la cantidad de pollitos macho que son "descartados" día a día cuando se crían las gallinas ponedoras.

El informe, de hecho, comienza con la imagen de una bolsa de basura con cientos de pollitos muertos y algunos vivos, que un empleado de una productora intentó tirar en la basura en Pocitos. Se trata de los machos descartados cuando se crían gallinas ponedoras de huevo. Como no tienen utilidad (no se crían para producir carne) y las productoras no se hacen cargo de ellos, se sacrifican miles por semana.

En el reporte, hablan los responsables de la productora Ala y de Ecologito. "Detrás de cada huevo que comés hay un macho que murió", asegura Alfredo Ebbero, responsable de la productora de huevos Ecologito.

"No le pongas ninguna duda que esto es crueldad animal", dijo Ebbero. "En todas las granjas hay crueldad, la lechera, la ganadera, pero como no lo ven se comen el asadito", agregó.

Según el avicultor, se puede producir reduciendo el sufrimiento pero hay aspectos que no tienen solución. Ecologito se autoproclama en el reporte como la única productora que trabaja con gallinas "libres de jaulas" (free range) en Uruguay. La empresa se presenta a sí misma como compasiva hacia los animales en su sistema de producción.

Según él, el 80 por ciento de los huevos en nuestro país se produce en jaulas. "Es como que te encierren en un ascensor desde que nacés y te mueras ahí", dijo Ebbero, que asegura luego: "me he ganado toda la avicultura en contra por tratar de cambiar las cosas".

Sacrificios y matanzas

Asumió que si bien sus gallinas viven libres de jaulas "en gallineros", tienen que ser despicadas (se les corta el pico para que no se ataquen entre sí) y son faenadas cuando ya no pueden poner más huevos.

Ebbero habló sobre la cantidad de pollitos machos que mueren sistemáticamente luego de apenas nacidos; asfixiados, hacinados en bolsas de basura o triturados.

"No es mi negocio, son cosas separadas, las incubadoras es donde nacen los pollitos (...) a mí me llegan las hembritas a mí granja al otro día de nacidas. Yo no los mato", dijo.

Explicó que para que él pueda comprar un lote de -por ejemplo- diez mil gallinas ponedoras tienen que haber muerto aproximadamente la misma cantidad de machos en la incubadora.

Los machos recién nacidos no pondrán huevos y su genética no está predispuesta para que sus cuerpos crezcan tanto como para que sean beneficiosos a la industria, por ejemplo, como carne.

Los machos se matan el mismo día que nacen. "Todas las incubadoras hacen lo mismo en Uruguay y en el mundo", dijo Ebbero.

"Para solucionar este problema la humanidad no debería comer más huevo. Punto. No tiene solución. Eso no quita que no sea crueldad. La única manera de eliminar esa crueldad es que nadie en el mundo coma más huevo de acá para toda la vida. Ahí no se mata más. Pero si vos comés un huevo, cada huevo que vos comés, atrás hay un macho que murió", concluyó Ebbero.

"La única solución es que no comamos más huevos de acá al resto de la vida (...) no se puede. ¿Cómo hacés? ¿Qué hacés con los machos?", insistió.

El video que adjuntamos a continuación se centra en conversaciones telefónicas con las distintas fuentes y "no en las imágenes de los pollitos asfixiados que pueden herir sensibilidades", asegura Libera, que llama a los consumidores a conocer esta información para decidir si "quieren o no ser parte de este proceso".

Pollitos escondidos en Pocitos, en Uruguay y el mundo

Productor de huevos uruguayo admite que el veganismo tiene toda la razón. “La única solución es que la humanidad no coma más huevos de acá para toda la vida”. “Detrás de cada huevo que comés hay un macho que murió”, aseguró Alfredo Ebbero, responsable de la productora de huevos Ecologito. Muchos consumidores no saben de la crueldad del proceso de la industria alimenticia. “Por supuesto que no lo saben, ésto lo sabemos solamente los que estamos en el microclima de la avicultura”, afirmó Ebbero. “No le pongas ninguna duda que ésto es crueldad animal”, dijo, “en todas las granjas hay crueldad, la lechera, la ganadera, pero como no lo ven se comen el asadito”. Se puede producir reduciendo el sufrimiento pero hay aspectos que no tienen solución, opinó el avicultor. Ecologito se ha autoproclamado a sí misma la única productora que trabaja con gallinas “libres de jaulas” (free range) en Uruguay. De tal manera la empresa se presenta a sí misma como compasiva hacia los animales en su sistema de producción. Ebbero asegura que su aporte es modesto pero que por lo menos es algo. “¿Preferís ir procesado con prisión o procesado sin prisión? Yo prefiero sin prisión”, dijo para ejemplificar y comparar su manera de producir con las demás empresas en Uruguay. Según él, el 80 por ciento de los huevos en nuestro país se produce en jaulas. “Es como que te encierren en un ascensor desde que nacés y te mueras ahí”, dijo, tratando de dejar en claro que Ecologito es la productora que mejor trata a los animales. “Me he ganado toda la avicultura en contra por tratar de cambiar las cosas”, dijo en una entrevista a la que se presentó prometiendo “total franqueza”.Honestidad brutal“Te voy a decir si hay cosas malas, malas; y si son buenas son buenas”, aseguró en un diálogo de una hora (que resumimos aquí en pocos minutos). Ebbero realmente habló sin censurarse. Asumió que si bien sus gallinas viven libres de jaulas “en gallineros”; tienen que ser despicadas (se les corta el pico para que no se ataquen entre sí) y son faenadas cuando ya no pueden poner más huevos. Pero la parte más controversial y escondida por la mayoría de los empresarios de éste rubro en el mundo es el tema de los pollitos machos que mueren sistemáticamente luego de haber apenas nacido; asfixiados hacinados en bolsas de basura o triturados. Ebbero también se mostró abierto a hablar de éste tema. “No es mi negocio, son cosas separadas, las incubadoras es donde nacen los pollitos (…) a mí me llegan las hembritas a mí granja al otro día de nacidas. Yo no los mato”, dijo claramente tratando de desvincularse de éste proceso. A su vez, asumió que para que él pueda comprar un lote de -por ejemplo- diez mil gallinas ponedoras tienen que haber muerto la misma cantidad de machos en la incubadora. ¿Qué sucede con los machos recién nacidos? No pondrán huevos y su genética no está predispuesta para que sus cuerpos crezcan tanto como para que sea beneficioso a la industria. Como es natural en cualquier especie, los pollitos nacen mitad hembra y mitad machos. “Los machos se descartan, se matan”, contó. El mismo día que nacen. En todas las incubadoras del Uruguay, que no son muchas y abastecen -según Ebbero- a todo el país. “Todas las incubadoras hacen lo mismo”, dijo con convicción. En Uruguay y en el mundo. “Detrás de cada huevo que comés hay un macho que murió (…) yo compro las pollitas hembra por lote, si compro diez mil hembras, tuvieron que morir diez mil machos. Es la única forma”, aseguró el responsable de Ecologito. A propósito de su vinculación inevitable con las empresas de incubación el empresario dijo: “esa parte es insolucionable (…) la única solución es que no comamos más huevos de acá al resto de la vida (…) no se puede, ¿cómo hacés? ¿qué hacés con los machos?”, preguntó. Consultado sobre si un huevo frito es tan importante como la vida de tantos animales Ebbero replicó: “pero vos comés huevos en muchas cosas”. Al darse cuenta que el activista que lo entrevistaba no come huevos reaccionó: “ah, ¿sos vegano? Tenés todo el derecho a criticarme”. Una fuente anónima le hizo llegar a Libera! Delegación Uruguay un video que expone y demuestra los hechos. Los pollitos asfixiados en una bolsa de basura que aparecen en el informe pertenecen a la incubadora Avícola Ala, ubicada en Pocitos, que abastece a Ecologito con pollitas hembra, y seguramente a muchas otras productoras más de nuestro país. Las averiguaciones para éste reporte no pudieron confirmar el número de pollitos macho recién nacidos que mata la industria en Uruguay, pero solamente incubadora Avícola Ala podría llegar a matar diez mil por semana. El dueño de ésta incubadora le dijo a la fuente anónima que es imposible mantener vivos tantos pollitos. “¿Quién se va a hacer cargo de diez mil pollitos por semana?”, le preguntó. Su dueño, consultado por éste dato no quiso dar respuesta. Pero avanzada la conversación se le escapó la frase: “¿Quién se va a hacer cargo de ESE NUMERO de machos?”. “No sé qué tenés contra Avícola Ala. Todas las incubadoras hacen lo mismo. Vos me podrás decir ésto es crueldad animal. Claro que es crueldad animal, no te quepa la menor duda”, dijo Ebbero.En la misma línea, el dueño de Avícola Ala expresó: “Esto es así en todo el mundo y chau”, dejando en claro que no existen los huevos industrializados libres de éste proceso. “No me parece que sea algo para hacer una publicación al respecto”. Los dos empresarios delegaron la solución en los consumidores. “Para solucionar éste problema la humanidad no debería comer más huevo. Punto. No tiene solución. Eso no quita que no sea crueldad. La única manera de eliminar esa crueldad es que nadie en el mundo coma más huevo de acá para toda la vida. Ahí no se mata más. Pero si vos comés un huevo, cada huevo que vos comés, atrás hay un macho que murió”, concluyó Ebbero. Mientras que el dueño de incubadora Ala, en la misma línea, dijo: “si comprás huevos sos parte de ésto”. Claramente los dos empresarios aseguran que los consumidores son los responsables de tantas muertes. Pero, ¿pueden asumir responsabilidades los consumidores sino tienen acceso a la información? El dueño de Avícola Ala dejó clara su postura: “No me parece algo para hacer una publicación al respecto (…) vas a tener que buscar por otro lado la información”, dijo. ¿Somos responsables los consumidores? ¿Son responsables solamente los productores? Si sabemos lo que sucede y no hacemos nada al respecto… ¿somos parte? ¿qué hacemos ahora que sabemos? El video se centra en conversaciones telefónicas con las distintas fuentes y no en las imágenes de los pollitos asfixiados que pueden herir sensibilidades. Es necesario que se sepa y se difunda ésta información que difícilmente aparezca en los grandes medios de comunicación, ya que gran parte de las tandas publicitarias pagas pertenecen a éste tipo de industria alimenticia. Para que no queden dudas de que ésto sucede ahora mismo y no es una teoría conspirativa. Para que los consumidores podamos decidir si queremos o no ser parte de éste proceso. Por favor, ayúdanos a difundir ésta información.Vivir sin usar animales es posible.

Posted by Asociación Animalista Libera Delegación Uruguay on Martes, 22 de diciembre de 2015