Uruguay 2020

Uruguay 2020

Gonzalo Abella: “No tiene nada que ver con el artiguismo un Ejército que oculta la verdad”

El candidato de Unidad Popular contrapuso el artiguismo de su partido con el “falaz” de Cabildo Abierto, habló de la educación y la democracia artiguista que desea y cuestionó a la “socialdemocracia que nos gobierna” en una nueva edición de Uruguay 2020.

12.07.2019 13:11

Lectura: 13'

2019-07-12T13:11:00
Compartir en

Por Agustín Zabala

Gonzalo Abella tiene 71 años y, en estas elecciones nacionales, competirá por segunda vez consecutiva como candidato a la presidencia por la Unidad Popular, el partido político fundado a mediados del 2013 a través de la conjunción de varios sectores de izquierda, lograda con una "diversidad ideológica muy grande", pero con un sentido propio y único: "Un programa y una ética".

El objetivo -para estas elecciones internas que pasaron- era dar una "señal de crecimiento", pero la votación comparada con la de las internas del 2014 muestra un "empate", remarca, con la sensación de que pudo haber sido más.

Sin embargo, no se queda en eso y apunta a aumentar la banca en Diputados y conseguir un lugar en el Senado en octubre.

Para eso tiene un par de motivaciones: el ascenso y asentamiento de Cabildo Abierto y la lucha contra los dos bloques de derecha, como define, conformados por la "socialdemocracia de derecha que nos gobierna" y los tradicionales Partido Colorado y Partido Nacional.

La confirmación de que habrá balotaje, dice, es un escenario que los "favorece mucho" y les ofrece una "oportunidad" que deben saber aprovechar, y allí apuntará la estrategia política: "Si no hubiera balotaje la Unidad Popular quedaba aplastada por la necesidad de votar al menos malo. Como el balotaje es una certeza, y los mismos Lacalle y Martínez lo reconocen, da la oportunidad a la ciudadanía de votar en la primera vuelta una bancada que le sirva y decidir después en noviembre por el presidente", explica.

De la educación artiguista que quiere implementar, de la necesidad de no avanzar en este momento al socialismo y de iniciar una etapa de liberación nacional, de por qué UPM II es "pan para hoy y hambre para mañana", y de cómo esa frase se aplica, según dice, a todo el modelo agroindustrial implementado con la complicidad del Frente Amplio y de los partidos tradicionales. Sobre todos esos temas, habla Gonzalo Abella en una nueva entrega de Uruguay 2020.

A continuación se puede ver el informe audiovisual con partes de la entrevista. Más abajo, se pueden leer todas las preguntas y respuestas.

¿Qué balance hace Abella de la elección interna que acaba de pasar?

Nosotros esperábamos mas votos. Después estuvimos analizando factores que nos complicaron un poco. Realmente hicimos un esfuerzo organizativo muy lindo, sabíamos que pasábamos tranquilos los 500 votos, pero nos interesaba dar una señal de crecimiento. Quedamos empatados. Lo más importante fue que mucha gente de Unidad Popular decidió intervenir, a mi juicio erróneamente, en la interna del Frente Amplio para que no ganara Martínez, porque lo consideraban el más conservador de los cuatro. Algunos casos que incidieron en la interna colorada porque no querían que ganar Sanguinetti.

Para nosotros, lo más importante de de estas internas no fuimos nosotros mismos, fue el nuevo mapa político que se abre en el país. Que es un mapa que hay que observar con mucha atención, porque es un mapa nuevo. El partido oficinista se asienta, y apoyado en la familia militar, existe una alta probabilidad de que llegue al senado, no solo al parlamento.

Hay un concepto falaz que usa Manini Ríos que es el de la familia militar. Engloba como si fueran lo mismo la alta oficialidad privilegiada y el soldado de base que realmente está viviendo muy mal, y que él y su familia piensan que como es militar los va a entender mejor. Cuando la experiencia en el cuartel es el profundo desprecio hacia el soldado de base. Después exhorta a un artiguismo absolutamente falaz, porque un ejercito como el nuestro que inauguro sus fuerzas en un genocidio indígena, que invadió Paraguay, que violó derechos humanos y oculta la verdad sobre crímenes de lesa humanidad no tiene nada que ver con el artiguismo.

Además, la lógica es muy graciosa: yo soy artiguista porque Artigas era la primera espada de la patria, el primero que lo dijo fue el dictador Santos, Artigas es la primera espada de la patria, yo blando espada por lo tanto soy artigusita. Es muy preocupante el fenómeno del neofacsismo, que se instala y que el imperio lo tiene, sabe que tiene techo en nuestro pueblo, pero el imperialismo lo tiene digitando los cables si les falla los otros dos bloques que crea: la socialdemocracia de derecha que nos gobierna, y la derecha tradicional que forma un bloque a su vez. La idea del imperio es que se alteren en el gobierno la socialdemocracia de derecha totalmente blindada para no caer en la izquierda, que el es Frente Amplio, donde los rastrillos de izquierda saben que no pueden cambiar de rumbo, por eso es una garantía para el imperio, y la derecha tradicional. Que se alternen, porque además si a uno le va mal la válvula de escape del pueblo es el otro bloque. Y dejar a estos neofascitas a los efectos de lograr que la derecha tenga algo en que diferenciarse. Hegel decía que lo que necesita alguien para existir es tener un diferente, para buscar su identidad, incluso dice que dios creó al universo imperfecto para probar su perfección. La derecha y el bloque socialdemocracia de derecha necesitan la referencia de esto que se nos viene puede ser peor, a los efectos de identificarse.

¿Cómo ve a la UP para el futuro?

Este nuevo escenario creo que nos favorece mucho. En primer lugar porque queda claro que estos recambios, lo que nosotros llamamos dentro de la socialdemocracia de derecha el "costanzismo", es decir discurso distinto para votar lo mismo, queda desenmascarado, porque ahora van a tener que llamar a votar por Martínez. Por otra parte, creemos que al despejarse los precandidatos, tenemos una gran ventaja, que es el balotaje. Si no hubiera balotaje la Unidad Popular quedaba aplastada por la necesidad de votar al menos malo. Como el balotaje es una certeza, y los mismos Lacalle y Martínez lo reconocen, da la oportunidad a la ciudadanía de votar en la primera vuelta una bancada que le sirva y decidir después en noviembre por el presidente. Es un escenario interesante que debemos saber aprovechar.

¿Qué van a hacer en ese balotaje?

Para que nadie tenga ninguna duda de que estamos marcando nuestros votos y después vamos a un pacto, como hizo el Partido Independiente con los blancos. Para que nadie dude de que somos una fuerza que no se casa con nadie, ese tema no lo discutimos. Es más, nos pronunciamos por no apoyar a ninguno de los dos, como fórmula; además sabemos que como Unidad Popular es una diversidad ideológica muy grande, que la une un programa y una ética, Unidad Popular va a pensar con su cabeza en la segunda vuelta cada uno. Creo saber qué va a votar cada uno, pero no quiero incidir.

¿Cree que si hubiera ganado Andrade la interna del FA, esa socialdemocracia de derecha que usted dice, sería distinta?

A la Ley de Riego la voto todo el FA y es el himno a las cianobacterias, la extranjerización de la tierra... lo que asusta de Andrade no es lo que dice, que dice muchas cosas muy lindas, sino lo que omite. Todo el frente votó la presencia de tropas uruguayas en los altos de Golan, que no es una frontera, es un territorio ocupado por Israel. Un alto oficial que fue a la comisión dijo que nuestros muchachos no van a correr peligro porque cualquier cosa el ejército de Israel nos avisa... es decir, estamos legitimando una ocupación. El Partido Comunista también apoyó el ingreso de tropas a Haití, miren cómo está ahora, se trató de someter a ese heroico pueblo y ahí fue cómplice todo el Frente Amplio. En el tema de UPM II todo el FA lo apoya, el TLC de la Unión Europea, que es la primarizacion de nuestra exportación y la destrucción de nuestras posibilidades industriales, eso lo apoya todo el FA. El cambio dentro del cambio, que nadie explica, es nada más que un rastrillo de izquierda para recaptar votos disidentes y volverlos a la socialdemocracia de derecha.

En el programa de la UP aparece una concepción de educación popular, ¿podría ahondar más en eso?

Nosotros tuvimos desde la escuela de la patria de artigas una educación popular al servicio de la gente, de las mayorías, donde entraban niños negros, criollos e indios. En la fundación de la primera biblioteca publica hay una frase de Dámaso Antonio Larrañaga, que casi no se recuerda, que dice 'venid todos aquí, desde el más docto europeo al más rustico africano'. Esa concepción de educación popular, en el siglo XX la recoge fuertemente el movimiento de educación rural uruguaya en 1935; en Durazno se inaugura un libro de Ferreira, que se llama "Educación rural," que es pionero en hacer de la huerta escolar el área para todas las asignaturas. Después tuvimos un gran movimiento de escuelas rurales en las misiones sociopedagógicas, que están inspiradas en dos fuentes extranjeras por idea de Julio Castro: en Pancho Villa, que llevaba a los intelectuales al campo y en la República Española y sus misiones. La palabra "misiones" es insertarse en una realidad, apoyarla y desarrollarla. Tenemos la lucha estudiantil del año 58 por la autonomía universitaria que fue maravillosa. Tenemos tradiciones pedagógicas muy fuertes, y sobre todo un estatus docente y una carrera por concursos que es lo que quiere destruir Eduy21. Es decir, cuando quiere privatizar en aras de la eficiencia la escuela publica. Lo que planteamos es retomar las tradiciones orientales desde Artigas hasta acá. De cómo los docentes ese enfrentaron a la dictadura, y un programa donde no pueda meter su garra UPM II ni ninguna trasnacional como lo están haciendo, o UPM I que, a través de sponsorear escuelas rurales en Fray Bentos da lecturas y charlas con auspicio del Codicen donde se habla de las maravillas del monocultivo forestal. Queremos un proyecto y un programa al servicio de un programa popular, que es el primer paso hacia la liberación nacional. Es decir, a romper las amarras que nos atan a las trasnacionales.

¿Qué tipo de ciudadano aspira a construir esa educación?

Es un ciudadano absolutamente critico, cuestionador y capaz de pensar por su propia cabeza. En ese sentido, la educación laica es una tradición y el mejor escenario para construir un ciudadano político y con pensamiento critico. Nosotros tenemos plena confianza en ese recinto de memoria que tienen nuestro docentes para, en una forma organizada, establecer planes de estudio populares.

¿Cuál es la posición de la UP con respecto al modelo agroindustrial?

Sabés que nosotros estábamos totalmente en contra de este modelo. Nos duele que se haya expulsado a tanta gente rural, que se haya quitado fuentes de trabajo genuinas para después que la gente tenga que optar por meterse en el tren de Botnia, que es un tren contra la patria y que está con los modelos forestales y sojeros. Respetamos muchísimos a los muchachos que están haciendo cola en pueblo centenario y en paso de los toros, vienen de todo el país y creciendo los precios de los alquileres por eso, con la expectativa de conseguir trabajo. Pero decimos que es pan para hoy y hambre para mañana. Y hablando con los apicultores nos dicen algo que es peor: que este modelo, la irresponsabilidad criminal del actual gobierno,e el silencio cómplice de blancos, colorados e independientes, han generado con las cianobaceterias y la muerte de las abejas una ruta peligrosísima de irresponsabilidad al servicio de las trasnacionales. Si mirás el programa de Unidad Popular el punto medio ambiental no es el uno, es el ocho o el nueve, porque nosotros primero tenemos que romper las amarras con las trasnacionales, si no generás un desarrollo capitalista incluso pero con inversión nacional, nosotros  pensamos en una mayor inversión del estado, pero no socializar las empresas uruguayas, sino todo lo contrario: potenciarlas ante las extranjeras. Si tu no rompes las amarras, de la deuda interna, si no hablas de la auditoría que hay que hacer, si tu no hablas de la extranjerización de la tierra, podes construir pequeñas chacritas de agroecología, y el Banco Mundial te va a dar una palmadita de aprobación en la espalda. El que no cambia todo no cambia nada.

¿Se necesita del empresariado para llevar adelante un proyecto político?

Nosostros nos planteamos no avanzar en este momento hacia el socialismo. Nosotros definimos esta etapa como una etapa de liberación nacional, de romper la coyunda extranjera y generar con recursos propios un proyecto nacional. Por eso nuestro programa empieza con decir dónde hay que expropiar, donde hay que sacar, a quién hay que cobrarle impuestos a quién hay que aliviarle los impuestos. Empezamos por los recursos. En un proyecto de desarrollo nacional, el Estado , aún en un modelo capitalista de producción, debe apoderarse del frigorífico nacional, la flota pesquera...

El bloque de la derechas tradicional quiere desmantelar el Estado, y el bloque de la socialdemocracia de derecha  dice 'no las empresas del Estado son útiles pero las vamos a tercerizar de apartes' como están haciendo en UTE. En ese marco, creemos que no solo hay un lugar para el empresariado nacional, los necesitamos.

 ¿Qué planea la UP en cuanto a la seguridad social?

Creemos simplemente que ahí hay una presión del Banco Mundial para que todos los ajustes sean contra el trabajador y los jubilados. Ene este momento la seguridad social tiene un déficit, que es la mitad de lo que ganan las Afaps. Si nosotros elimináramos el parasitismo de las Afaps, que en otros países, como en Argentina, se los sacaron de encima, resolveríamos el déficit por ese lado. Si lográramos pleno empleo también. Pero además si lográramos una política impositiva diferente, para lograr un déficit diferente en el presupuesto nacional no habría ningún déficit, y podríamos dignificar al trabajador. Es un régimen perverso, y le cuesta al BPS, es un cargo que pronuncia aun más el déficit.

 Dijo al principio que el artiguismo de Manini era "falaz", ¿cuál es el de la UP?

Hay que ir a los documentos. Por ejemplo, cuando se forma la Liga Federal, la única vez que tiene la oportunidad de reunir a todas las provincias, hay una carta de Artigas a Andresito, gobernador de Misiones que es maravillosa: 'que cada pueblo indio mande sus delegados. Usted procure que sea gente de algún entendimiento, pero que cada cual obre según le parezca'. El concepto de democracia artiguista no es el de que los políticos vayan pueblo por pueblo consiguiendo indios, sino que de abajo a arriba cada pueblo elija y lo pueda cambiar en el momento que el falla. Hay una frase de Artigas que es muy conocida, que dice que 'la autoridad emana de vosotros y cesa ante vuestra presencia soberana'. Los políticos burgueses están encantados con la primera parte, 'ustedes me votaron aguántense', pero eso de cesa por vuestra presencia soberana no parece ser recordada. El artiguismo es esa concepción de democracia de fogón en fogón, no de cabildo en cabildo, esa construcción colectiva y esa supervisión permanente del pueblo organizado de sus gobernantes.

Periodista: Agustín Zabala

Realización audiovisual: Pablo Scutari, Martín de Benedetti

Por Agustín Zabala