Locales

Por la plata vuela el águila

Gandini propuso que Uruguay venda el águila del Graf Spee para obtener recursos

La pieza ya tuvo ofertas cercanas a los 50 millones de dólares, de los que la mitad corresponden al Estado uruguayo.
31.07.2017 08:21
2017-07-31T08:21:00
Compartir en

En el 2014, la Suprema Corte de Justicia abrió el camino a la subasta del águila nazi del Graff Spee cuando determinó que la preciada pieza del acorazado alemán, hundido en aguas uruguayas en 1939 tras una batalla naval, es propiedad del Estado uruguayo.

La imponente águila de bronce de 2,8 metros de largo por 2 de alto y 350 kilos de peso, que sostiene entre sus garras una esvástica y adornaba la popa del acorazado, fue rescatada en 2006 del fondo de la costa uruguaya, pero el gobierno frenó en 2010 las intenciones de los rescatistas de venderla.

Los empresarios Alfredo y Felipe Etchegaray, dueños de los permisos para rescatar los restos del buque alemán, reclamaban la propiedad para poder decidir cómo y cuándo vender el águila, lo que ahora dependerá del gobierno.

Casi tres años después de esa resolución, el diputado nacionalista Jorge Gandini planteó al ministro de Defensa, Jorge Menéndez, que el gobierno obtenga fondos para esa cartera a través de la venta del águila.

El empresario Alfredo Etchegaray aseguró en 2014 que se habían recibido ofertas de hasta 50 millones de dólares por el águila.

Las declaraciones de Gandini fueron realizadas en la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de Diputados, según informó el diario El País.

"Se necesita dinero, algunos millones de dólares, pero en un cajón está guardada el águila del Graf Spee que se rescató del mar", dijo Gandini cuando Menéndez compareció en la comisión.

El Estado obtendría el 50 % de las ganancias (la otra mitad va para los empresarios), por lo que podría hacerse con unos 25 millones de dólares si se cumplen las expectativas sobre sus ventas. El águila está guardada actualmente en un depósito del Fusna (Fusileros Navales).

El diputado dijo que Uruguay podría poner como condición que el águila sólo sea adquirida por museos reconocidos, a fin de evitar su exhibición en un "destino no querido", en el sentido de lograr que no haya una exaltación de los símbolos nazis.

El ministro, según la nota del periodista de Andrés López Reilly, explicó que hubo interés de embajadas e intendentes para hacerse con la pieza.

No descartó la idea de Gandini, ya que actualmente Uruguay está en un contexto de relacionamiento internacional "que podría generar algún tipo de certeza estatal como para poder realizarla (la venta)".