Contenido creado por Alejo Piazza
Judiciales

Saber qué pasó

Fiscalía investiga la denuncia de agresión a una docente de Udelar en boliche en el Prado

La fiscal del caso afirmó que la indagatoria es “reservada”. La Unidad de Víctimas del organismo ya se puso en contacto con la familia.

21.03.2022 12:23

Lectura: 6'

2022-03-21T12:23:00
Compartir en

Montevideo Portal

Tras los comunicados realizados por la Universidad de la República y el Colegio de Sociólogos del Uruguay por la presunta agresión recibida por parte de la docente de la Facultad de Ciencias Sociales Ana Laura Rivoir en un boliche bailable del Prado, la socióloga decidió emitir un comunicado junto a su familia para relatar los hechos ocurridos en la madrugada del 19 de marzo.

En el documento al que accedió Montevideo Portal, se aclara que Rivoir “sufrió lesiones en su cara pero sin otras consecuencias luego del control médico correspondiente” y se afirma que el director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Santiago González, se comprometió a investigar lo sucedido.

En tanto, el directo de Comunicación de la Fiscalía, Javier Benech informó a Montevideo Portal que el caso ya está siendo investigado por el Ministerio Público. En concreto, el caso está siendo indagado por la Fiscalía de Flagrancia de 12º. Turno, que está a cargo de la fiscal Gabriela Fossati.

La magistrada no informó las medidas que dispuso dado que es una investigación de carácter “reservado”, pero sí confirmó que ya comenzó con la indagatoria. Asimismo, Benech informó que la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía se puso en contacto con la familia para ofrecer apoyo y contención en este caso.

El testimonio de Rivoir

A continuación, el relato completo de la familia y la investigadora profesora titular grado 5 de la Udelar:

“Ante la situación que vivieron Ana Laura y Bruno en la madrugada del 19 de marzo pasado queremos agradecer las innumerables muestras de solidaridad y apoyo recibidas en estas horas.

Ana Laura sufrió lesiones en su cara pero sin otras consecuencias luego del control médico correspondiente.

En particular queremos agradecer la inmediata respuesta del Rector de la Universidad de la República, la Decana de Facultad de Ciencias Sociales y el Colegio de Sociólogos del Uruguay. También la preocupación de varios legisladores del Frente Amplio y la llamada del Director de Convivencia y Seguridad Ciudadana quien se comprometió a investigar lo sucedido.

Dado que existen diferentes versiones sobre los hechos queremos realizar las siguientes aclaraciones.

1. Bruno fue a bailar con dos amigos al Mandarine Club ubicado en la Rural del Prado y a los tres les negaron la entrada, además de haberlos maltratado verbalmente como es práctica habitual de ese lugar y ha sido denunciado por muchos/as jóvenes que allí concurren.

2. Los jóvenes se mostraron indignados ante una decisión injustificada ya que nunca les pidieron ni la cédula ni el certificado de vacunación que tenían. Incluso más tarde, en la esquina del local fueron interceptados por la policía mostrando los documentos solicitados.

3. Cuando Bruno llegó a casa y relató lo vivido, Ana Laura decidió ir al local a reclamar por el trato recibido por su hijo y encontrar la cédula que había extraviado.

4. La respuesta de las personas que controlaban el ingreso fue negarle el paso y no remitirla al responsable del local como lo solicitaba.

5. A pesar de ello, Ana Laura ingresó al local y al no encontrar a una persona que se hiciera responsable decide retirarse y es abordada por las personas que controlaban el ingreso. Allí es que cae al suelo pegándose en la frente, nariz y ojos. Ella no recuerda el hecho inmediatamente anterior que le originó la caída, pero otras personas que estaban presentes señalan que la sujetaron de las manos provocándole una caída indefensa. Las lesiones recibidas son consistentes con una caída de este tipo.

6. Ante la demora de la salida de su madre, Bruno ingresa al local y les increpa a las personas que estaban rodeando a Ana lastimada y sangrando sin brindarle atención. Allí los patovicas empujan y sacan del cuello a Bruno que se retira junto a Ana Laura del lugar.

7. El golpe recibido y las lesiones le provocaron un importante sangrado a Ana Laura y no recibió atención ni del personal presente ni de los policías que estaban en el lugar. La llamada a la emergencia y al 911 fue hecha por ella misma.

8. El móvil 911 llegó un poco después de la emergencia, pero no se comunicó con Ana Laura ni con la doctora que la estaba atendiendo cuando esta intentó comunicarse con los efectivos que estaban en el patrullero.

9. La emergencia le dio los primeros auxilios y llevó a Ana y Bruno a la Seccional 7ª. para realizar las denuncias correspondientes.

10. Más tarde su prestador de salud le realizó estudios que descartaron otras lesiones.

Este es el relato de Ana Laura y Bruno sobre el cual, por el momento, no queremos realizar otras explicaciones, ni hacer declaraciones públicas.

No queremos un espectáculo mediático, ni que se le dé un tratamiento político partidario. La situación no es diferente a la vivida por otros y otras jóvenes en ese y otros lugares.

La indignación y la impotencia son los sentimientos que más hemos vivido nosotros y todas las personas que nos rodean y quieren.

Esperamos que la investigación llegue a un resultado concluyente para que no se repitan situaciones de violencia con la pasividad o complicidad policial.

Sí, es necesario reflexionar sobre la forma en que nos estamos tratando y cómo no nos estamos cuidando entre las personas que vivimos en esta misma sociedad.

No puede ser que un momento que tiene que ser de diversión y alegría se transforme en otro de angustia, odio y violencia.

La versión de Mandarine

Por su parte, desde Mandarine negaron a Montevideo Portal que haya habido agresión y relataron su versión de los hechos. Según explicaron desde el boliche nocturno, al joven no se le permitió entrar al local bailable porque no tenía cédula, lo que provocó agresiones verbales del joven hacia el personal sobre las 2:00 de la madrugada.

A la hora 4 llegó al lugar Rivoir, quien después de unos segundos de hablar con el encargado del local, ingresó al mismo pasando por un costado de la persona con la que hablaba, según los videos de seguridad que filman la entrada del local a los que tuvo acceso Montevideo Portal.

En esta línea, desde Mandarine señalaron que Rivoir luego de ingresar al recinto se golpea el rostro al caer al piso y posteriormente negó la asistencia que se le ofreció. 

Montevideo Portal


Te puede interesar Tras denuncia de agresión, docente de la Udelar relató lo ocurrido en boliche del Prado