Internacionales

Vamos Uruguay

Experto español sobre la situación en Goma

“No debemos permitir que Uruguay tenga sobre su conciencia lo que Holanda tuvo en Srebrenica”, dijo a Montevideo Portal el periodista español Julio Alonso, con vasta experiencia en el conflicto congolés. Alonso abogó para que la ONU permita a las tropas uruguayas encargarse de la defensa de los civiles en Goma, ya que son “las únicas en las que la gente de allí confía”.

21.11.2012 10:20

Lectura: 9'

2012-11-21T10:20:00
Compartir en

Cronista en zona de guerra

Modesto y cultor del perfil bajo, Julio Alonso es un corresponsal de guerra con una hoja de servicio que incluye casi todos los conflictos de los últimos treinta años, y ese currículum vitae sorprende no sólo por su vastedad, sino por la singularidad del modus operandi de su dueño. En el libro "Territorio Comanche", crónica de la cobertura periodística del conflicto balcánico de la década de 1990, Arturo Pérez - Reverte retrata a Alonso y su equipo como unos sujetos que luego de fumarse unos porros del tamaño de un habano y vaciarse una botella de whisky, se metían de lleno en lo más caliente del conflicto para hacer su trabajo.

Además, no le convence el rol del periodista como mero espectador de los hechos, al menos en zonas de crisis. Por el contrario, alienta a sus colegas a llevar material médico, comida u otros artículos de primera necesidad cuando viajan hacia zonas de guerra o catástrofe. Años atrás, en Sudán, la ONU utilizó a Alonso para "escribir derecho con renglones torcidos". Por ello, el reportero español debió meterse ilegalmente al país para sacar de forma igualmente ilegal a dos ciudadanos, que una vez fuera del país debían testificar sobre las matanzas de Muckjar y Bindisi, lo que puso en problemas al gobierno sudanés. Por esa tarea, Alonso y Durán fueron declarados "Enemigos del Islam."

Con vasta experiencia en el conflicto congolés, Alonso ha sabido hacer buenas migas con las tropas uruguayas allí destacadas, con las que desarrolló un sistema de alerta destinado a proteger a las aldeas de la violaciones masivas perpetradas a menudo por la guerrilla.

La reciente ofensiva de la guerrilla del M23 pesó a Alonso en España, cuando ultimaba preparativos para regresar al país africano. Ahora, la ONG a la que apoyaría pospuso el viaje, por lo que se encuentra a la busca de "sponsors" que le permitan estar en Congo antes de fin de año.

Resumiendo pues

Sobre la actual situación en la zona de Goma, Alonso recuerda que "lo curioso es que siempre que se ha atacado Goma" y que ha habido conflicto en esa zona de Congo, ha sido en noviembre. "Siempre, un mes antes de navidad, el ejercito de turno armado por Ruanda ataca Goma"

Pese a las numerosas ofensivas, la ciudad nunca había sido tomada. Según relata Alonso, en la anterior ofensiva Goma no cayó porque quien se encontraba al mando era el coronel Laurent Nkunda, congolés de nacimiento, que se negó a tomar una ciudad que entendía congolesa. Por ello, ahora las autoridades ruandesas "hicieron una maniobra" que encumbró Bosco Ntaganda, segundo de Nkunda "que además de ser ruandés es un criminal de guerra. A él le dieron la orden de tomar Goma, porque ahora Ruanda quiere negociar con Congo no solo acerca del conflicto, sino de la riquezas de la región", explicó Alonso a Montevideo Portal, recordando que una de las causas principales del conflicto tiene que ver son los numerosos intereses que despierta la riqueza minera del país.

Para Ruanda, la toma de Goma "Es una manera muy buena de alcanzar una posición de poder", y señaló que en las últimas horas "Ruanda pidió un diálogo formal sobre el conflicto. O sea que ya no se está ante un conflicto étnico o civil, sino que quieren convertirlo en un enfrentamiento internacional".

Asimismo, "la Organización para la Unidad Africana anunció su intención de mandar tropas al lugar", lo que significaría que esa institución consideraría al conflicto ya no como una guerra civil o intestina, sino como "algo ocurrido entre dos países africanos".


Anteriormente "Ruanda no pudo adueñarse por la fuerza de una parte de la zona más rica de Congo. Con esta ofensiva tomaría posesión de facto y estaría incondiciones de negociar con el gobierno congoleño", dice el periodista, quien subraya que "el M23, que es un grupo de criminales armados, la mayoría de ellos buscados para investigarlos por violaciones, defiende los intereses de Ruanda."

"Estos coroneles de hoy son los antiguos oficiales que yo vi años atrás, separando jóvenes de la aldea de Ruchuru, jóvenes que luego aparecieron muertos. Estaban haciendo una limpieza étnica, ya que el gran pretexto para su barbarie es la presunta superioridad de la etnia Tutsi sobre la Hutu".


De ese modo resume Alonso la situación actual en Goma, situación que "estamos mirando todos sin hacer nada. Es alucinante que hayan atacado justo cuado todos los ojos estaban puestos en Gaza, donde si bien se producen muertos y la situación es dramática, muere menos gente que en Congo", señaló.

No hay guerra sin muertos

Posteriormente, llamó la atención sobre las informaciones surgidas en las últimas horas, que califican como "pacífica en incruenta" la toma de la ciudad congolesa por los guerrilleros. "Han intentado disfrazar el ataque como una ofensiva militar, insistiendo en que no han atacado a la población civil, cuando en realidad han secuestrado niños, matado y violado mujeres, sólo que han aprendido que en vez de dejar los cadáveres sembrados por las calles, resulta más discreto meterlos dentro de las casas, a las que luego prenden fuego", relató.

En tal sentido, informó que "La ONU ya ha reconocido que se produjeron muertes", y que el inicio del ataque fue "el lanzamiento de cuatro morteros desde zona ruandesa, que se cobró seis vidas, sobre las que nadie comentó una palabra".

Para Alonso, "los rebeldes han aprendido mucho sobre el tema de la comunicación, lo que denota un importante asesoramiento de expertos de todo el mundo. En vez de hablar de bajas o heridos en general, sólo hablaban de bajas militares, pero quien conozca los combates en África sabe que lo que menos hay son víctimas militares, cosa que por otra parte es común en todas las guerras" para colmo de males "El M23 suele trabajar de manera bastante asquerosa, exponiendo a los civiles en primera línea de fuego, como escudo". Eso los uruguayos lo saben bien, ya que hace unos siete años, "el propio Bosco Ntaganda atacó un puesto militar uruguayo, lanzando a los civiles por delante". En aquella ocasión la pericia del comandante oriental de turno "hizo que esa situación pudiera resolverse sin que se hiriera a nadie, un verdadero milagro".

Asimismo, señaló que la ausencia de "muertos visibles" no habla de de la ausencia de víctimas, sino de el hecho de que la guerrilla "ha aprendido mucho" acerca del manejo de la comunicación

"No pensemos que no está pasando nada, la balas matan, si analizamos las imágenes y los sonidos que llegan, se nota que no están disparando contra un blanco fijo sino en ráfagas en todas direcciones, y que hay mucha gente corriendo".

"No he visto los muertos, porque no estoy allí ahora, pero la experiencia me dice que vamos a encontrar muchos", lamenta.


Vamos Uruguay

La dramática situación que vive Goma se ve agravada por la resolución de ONU, que limita a las tropas uruguayas a la protección exclusiva de edificios y personas de dicha entidad, "probablemente porque son las más preparadas".

El problema consiste en que la defensa de los civiles de la ciudad ha sido encomendada al contingente de India, en cuya capacidad operacional y volunta de cooperación Alonso no parece confiar demasiado. "Los que han permitido el reabastecimiento y la libre circulación de los guerrilleros del M23, son lo que ahora deberían garantizar la seguridad de los civiles de Goma", se queja Alonso, enfatizando que "la gente del lugar se fía de los uruguayos, pero no de los indios o los pakistaníes".

A modo de ejemplo, el experimentado corresponsal recuerda una acción en la que un contingente uruguayo y un grupo de cooperantes de los que él formaba parte, lograron evacuar a tiempo a un grupo de 36 huérfanos de un campo de refugiados, que estaban a punto de ser masacrados por Ntaganda. "En esa situación, un oficial uruguayo suplicó la ayuda de las tropas de un contingente indio que estaba cerca, pero ellos cerraron las puertas y no dejaron entrar a nadie".

"Si esa gente es la que va a defender a la población civil, la ONU, los ciudadanos del mundo y los periodistas somos unos hipócritas s y vamos a ser cómplices de un genocidio", sentenció.

Para evitarlo, Alonso invita a la prensa de todo el mundo a informar constantemente de todo lo que sucede en Congo, así como solicitar a la ONU que se permita a a los uruguayos encargarse de la protección de los civiles. "el pueblo uruguayo, el ministerio de Defensa, debería pedir a la ONU que permita que sus soldados salgan a las calles, porque ahora mismo tienen allí un equipo muy bueno, excelentes oficiales de Inteligencia y un coronel experiente. Si logramos que ellos se encarguen, puede mejorar la situación".

En estos momentos, Alonso se encuentra convocando a cooperantes, periodistas y personas interesadas en el tema en todo el mundo, para de ese modo enviar un claro mensaje sobre la necesidad de que las tropas uruguayos adopten una postura activa en la ciudad congolesa, "pero el buzón de la carta tiene que ser Uruguay, que tiene en este momento los mejores soldados y oficiales en la zona, y por lo que sé, tienen ganas de hacerlo".

"No podemos permitir que, pase lo que pase, Uruguay tenga sobre su conciencia lo que Holanda tuvo en Srebrenica", sentencia Alonso, aludiendo la mascare ocurrida en esa ciudad balcánica en 1995, cuando unos 4.000 civiles bosnios fueron masacrados mientras se encontraban bajo la "protección" de cascos azules holandeses.

Montevideo Portal | Gerardo Carrasco
gcarrasco@montevideo.com.uy