Contenido creado por Gerardo Carrasco
Curiosidades

Impostura

España: hombre asaltó comercio, encerró a las vendedoras y se puso a despachar

El delincuente fingió ser un trabajador del lugar y atendió a una clienta. Fue atrapado poco más tarde.

30.11.2020 12:17

Lectura: 3'

2020-11-30T12:17:00
Compartir en

El curioso episodio tuvo lugar el pasado viernes en un almacén situado en la calle Doctor Iranzo de la ciudad española de Zaragoza.

Según informara el medio local El Periódico de Aragón, el intruso se presentó en el comercio poco después de las 09.00, cuando el comercio llevaba apenas media hora abierto. De acuerdo con el citado medio, el individuo esgrimió un arma blanca y amenazó al personal.

"Parecía un cuchillo de cocina, era enorme", contó Sara, una de las trabajadoras del establecimiento. "Yo estaba colocando unas chocolatinas y mi compañera el pan. Vi que se acercaba a ella, le ponía el arma en la cadera y nos pedía el dinero de la caja registradora", recordó.

Sin embargo, en la caja casi no había dinero ya que el horario de atención apenas había comenzado. Así las cosas, el delincuente encerró a las trabajadoras en la trastienda uy decidió hacerse de un dinero "trabajando honradamente" como vendedor y cajero.

Sin embargo, no tuvo en cuenta ciertos detalles fundamentales. En primer lugar, en la parte trasera del comercio estaban los lockers donde las trabajadoras guardaban sus efectos personales, incluidos sus teléfonos móviles, con lo que llamaron a la policía. Además, el local contaba con una puerta trasera, que si bien estaba trancada puro ser forzada por las dependientas, quienes ganaron así la calle.

Mientras todo esto ocurría en el fondo, el asaltante se instaló detrás del mostrador a la espera de clientes, pero la zafra no fue buena. Durante los minutos en los que "jugó" al vendedor, sólo entró una clienta a comprar un jugo y dos croissants. El impostor desconocía el precio de los artículos y le cobró a la clienta "a ojo" una tarifa de dos euros. Con ese escaso botín se marchó del lugar, y fue detenido poco más tarde por la policía.

El sujeto fue identificado como J. A. C. R., de 47 años y poseedor de antecedentes similares. Salió de la cárcel hace aproximadamente un año.

La crónica detalla que el detenido negó los hechos y fue dejado en libertad provisional, ya que las vendedoras -quizá por miedo o por los nervios del momento- no lo identificaron entre las fotos de varis posibles sospechosos que les mostraron.