Uruguay 2020
Cargando...

Uruguay 2020

Ernesto Talvi puso la mira en Nueva Zelanda y aseguró que "nuestro petróleo es el campo"

En entrevista con Montevideo Portal, el precandidato lamentó que "si bien tenemos bienestar material, vivimos peor".
03.05.2019 15:01
2019-05-03T15:01:00
Compartir en

Ernesto Talvi dejó Ceres, su "zona de confort", y salió a buscar la posibilidad de ser el candidato a presidente por el Partido Colorado. Con ideas claras, propuestas concretas y gente comprometida "Ciudadanos" crece en las encuestas y marca su camino.

De cara a las elecciones internas, Montevideo Portal inició el ciclo Uruguay 2020 y el precandidato colorado fue el segundo en pasar por el estudio.

El informe audiovisual se encuentra en la parte superior de la nota y a continuación podrá leer la entrevista completa.

¿Cuándo tomaste la decisión de empezar buscar la precandidatura del Partido Colorado?

Fue un proceso. El doctor Batlle en noviembre del 2015 me vino a ver a Ceres (Centro de Estudio de la Realidad Económica y Social) y sin anestesia me dijo: "Ernesto usted tiene un sueño, tiene un proyecto de país, usted tiene un equipo formidable de gente muy bien formada, un equipazo de gobierno y usted tiene un vínculo con el ciudadano común que mejor que con las élites y tiene un amor por el país que sólo puede tener el hijo de emigrante agradecido". Y agregó, "así que a usted le puede ir muy bien en política, pero debe tener ganas. Si tiene ganas le enseño el oficio, sino tiene ganas, me levanto y me voy".

¿Y cómo siguió?

Le dije para arrancar y probar. Estuvimos 10 meses haciendo una suerte de entrenamiento. Él viajó por todo el país diciendo que ahora podía estar tranquilo, porque había alguien que se iba a hacer cargo. Me llevó un tiempo, pero quedó armada esta realidad preciosa que es "Ciudadanos". Un grupo de gente joven, con vocación de servicio, que no viene para sacar ninguna tajada sino para ponerle el hombro al país. Para tratar de ver si podemos revertir esta decadencia, este deterioro de la vida en comunidad y darle un futuro a nuestros hijos. Es un proyecto extraordinario. Nunca imaginé que íbamos a tener una organización de esta envergadura, tan comprometida, tan preparada para gobernar. Si nos toca estamos preparados; pero si no nos toca le pedimos a la gente que nos de su confianza, porque vamos a estar empujando por los cambios en los que nos comprometamos. Estamos aquí por los cambios, no por los cargos.

Vamos a hablar de los tres pilares: el Uruguay educado, el Uruguay seguro y el Uruguay con empleos de calidad. ¿Cómo llegamos a eso?

Agrego un Uruguay ecológicamente sustentable. Uruguay con empleo: decimos "vamos a poner a la economía de pie". Vamos a volver a crear fuentes de trabajo para aquellos que la perdieron y no lo pueden recuperar, para aquellos que lo buscan por primera vez y no lo pueden encontrar. Para esto vamos a transformar a Uruguay en un formidable productor de alimentos. Nuestro petróleo es el campo. Tenemos que visualizarnos como se visualiza Nueva Zelanda. Primero y antes que nada somos un país de agricultores, de granjeros y de productores.

Si eso no anda, el país no anda. Así que tenemos que arrancar desde las entrañas de la tierra. Hacer funcionar a nuestra cadena agropecuaria. Uruguay hoy produce alimentos para 28 millones de personas. Y lo hace a pesar de que no tiene acceso preferencial a ningún marcado. Tenemos costos de producción prohibitivamente caros, tenemos problemas de abigeato, problemas de jauría de perros que matan a las ovejas. Aun así producimos alimentos para más de 28 millones de personas. Si le volamos este techo, podemos llegar a producir en 10 años los alimentos para 50 millones de personas. Y no cualquier alimento: alimentos de pradera natural.  Alimentos ecológicamente sustentables que van desde la granja la horticultura, la carne orgánica que van a ser valorados, demandados y pagados a muy buenos precios por los mercados más exigente del mundo. 

Tenemos claro desde dónde vamos a partir. Por supuesto que un país turístico, un país logístico, un país tecnológico. Pero primero y antes que nada un país agropecuario y agroexportador.

El Uruguay seguro cuesta un poco más de entender.

Cómo no va a costar. Vamos a batir el récord de homicidios este año según los estándares de la Organización Mundial de la Salud. Estamos en niveles de epidemia de homicidio. Se habla mucho de la pena de muerte, de la cadena perpetua, de poner a los militares en la calle, medidas prontas de seguridad...  cosa que parece sacada de un parque jurásico. Nosotros fuimos a ver el Plan Medellín. ¿Qué hizo Medellín? ¿Qué hicieron Escocia y Chicago? Si vos traficás en drogas, si traficás en armas, si traficás con la vida humana matando por encargo, si vos traficás el robo de animales, si estás involucrado en alguna rapiña violenta, en un copamiento, un homicido o sea cualquier tipo de delito que envenene la convivencia ciudadana te vamos a pescar.  No vas a poder dormir tranquilo en ninguna parte del territorio. Eso es lo que disuade a los delincuentes. ¿Cómo hacemos para aumentar la efectividad de la policía? Primero tenemos que reorganizarla. La policía de la vecindad es la primera línea de defensa contra el delito. Comisaría con capacidad operativa de investigación y de respuesta en tiempo real. Hoy no la tienen.

Segundo: para el combate contra las bandas criminales, fenómeno incipiente en Uruguay como es el crimen organizado hay que tener servicios de inteligencia, investigación, enormemente profesionales con alta tecnología para detectar los movimientos de estas bandas. Luego cuerpos de choque que puedan actuar de manera decisiva y decidida para desarticular estas bandas. Antes de que actúen, no después.  Subyacente a todo esto, una policía bien entrenada. Formación terciaria para el personal subalterno, no solamente para la oficialidad.

Si eso lo acompañás con una buena política de rehabilitación en cárceles. O sea después que los pescás no los mandas a infiernos humanos de dónde salen peor de lo que entraron. Los mandás a lugares en donde se les hace trabajar, se les dan cursos, oficios. Se les permite deportes, vida sana, acceso a la familia y a los afectos y rehabilitación de adicciones. Porque el 80% de nuestra población carcelaria es adicta. Esto no es física cuántica, lo podemos lograr con un costo moderado.

¿De dónde sale la plata?, porque más gasto en esto no parece ser una opción.

Eso es lo curioso. Pensábamos que era más. Planteamos inicialmente tres centros de reclusión modelo para los menores infractores que son mucho más fáciles de recuperar. Cuando hicimos las cuentas nos salía por año 7 millones de dólares menos que lo que sale hoy el Sistema de Rehabilitación Penal Adolescente. 

Así que una política de efectividad policial, una política de recuperación de quienes en última instancia delinquieron para que tengan una segunda oportunidad de poder coexistir en la comunidad. Eso es lo único que funciona. Todo lo demás es verso.

Queda el Uruguay educado.

El Uruguay hoy está en una situación dramática en materia de educación. Tenemos que partir del diagnóstico, porque la verdad que esquivarle el bulto a la realidad es lo peor que podemos hacer. La mitad de los chiquilines que nacen en el país están en las periferias urbanas pobres que rodean a todas las ciudades pueblos y localidades.

Sólo 16 de 100 terminan el liceo. La mitad de los que nacen no los estamos educando. Por ende sin educación terminan en la changa, en la informalidad, en la dependencia de los planes del Mides. O peor aún, siendo semillero de los narcotraficantes. Quien no entienda y no conecte que este fracaso educativo y aquella fractura social y todas las escuelas de delito, violencia, droga inseguridad y miedo que trae detrás no están conectadas no está haciendo un buen diagnóstico. Así que lo primero que vamos a hacer nosotros es dar un golpe de timón histórico a la educación. Una reforma vareliana del Siglo 21.

¿Y quién te acompaña en esta reforma?

Tengo un equipo extraordinario de gente que está trabajando en el tema educativo. Gente que tiene mucha experiencia en educación. Pero además tengo experiencia de haberlo hecho. Vamos a desplegar 136 liceos públicos modelo en todos los barrios vulnerables del país: 41 en Montevideo, 23 en Canelones y 72 en el interior. Sabemos lugar por lugar, barrio por barrio, en donde van a estar. Estos liceos van a ser de tiempo completo, van a funcionar en verano, van a tomar el desayuno el almuerzo y la merienda, van a recibir chequeos médicos periódicos para asegurarnos que están en buenas condiciones de salud y nutrición para absorber aprendizaje. A la familia se la integra a través de talleres obligatorios para que acompañen a sus hijos en la trayectoria académica.

Y funciona. Hace siete años con un grupo de amigos decidimos que lo íbamos a hacer y fundamos el primer liceo privado gratuito y laico de la Cuenca Casavalle que es el liceo Impulso. Había un baldío y en diciembre pasado se graduaron los primeros bachilleres de la historia de Casavalle. De los 100 que arrancaron terminaron en tiempo y forma 73 en un conjunto de barrio donde con suerte termina en 8 o 9. Estos chiquilines de golpe sienten que su vida no quedó sellada por el barrio.

¿Creés que el uruguayo va a cambiar, que va a dejar de votar al Frente Amplio siendo que el país ha quedado resguardado de las crisis de sus vecinos?

Creo que la gente está predispuesta a un cambio. Porque más allá de lo que haya logrado, ya que durante los primeros 10 años del gobierno del Frente Amplio tuvimos una bonanza económica. No tiene ningún sentido negar la realidad: crecieron los ingresos, crecieron los salarios, bajó el desempleo, bajó la pobreza, bajó la indigencia y la gente mejoró su bienestar material. 

Eso se paró en los últimos años. Además, todo el mundo tiene claro que junto con ese bienestar material somos una sociedad mucho más crispada, mucho más agresiva, mucho más violenta y más fracturada. Así que si bien tenemos bienestar material, vivimos peor. La gente no visualiza un futuro. Hoy la aspiración de casi todos los padres en Uruguay de todo el espectro socioeconómico y cultural es "yo quiero que mis hijos se vayan, porque este país no hay futuro". Así que tenemos que reconstruir es la sensación de que tenemos futuro, de que se puede construir un proyecto de vida en este país.

La gente está preparada para eso. Pero, hay que ofrecerle una alternativa de cambio que contenga dos cosas: que genere ilusión y confianza. Ilusión porque hay un proyecto serio detrás que permita visualizar la posibilidad de un cambio de rumbo. Y ese es el desafío del Partido Colorado, Nacional e Independiente: lograr antes octubre un acuerdo que nos permita darle una opción muy clara ciudadano.

El proyecto de cambio que somos capaces de mostrarle a la sociedad es este. Es serio, tiene fundamentos, es un cambio significativo, encara los desafíos del porvenir y además damos las mayorías políticas necesarias para que sea viable y para que el país tenga gobernabilidad.  Si esa es la opción creo que hay una gran chance de que la oposición pueda ganar la próxima elección.

Ahora sí es el Frente Amplio versus tres propuestas deshilachadas entonces creo que van a volver a ganar perfectamente la elección sin mayorías parlamentarias. El Frente Amplio no va a perder la elección, al Frente Amplio hay que ganarle.

Para mirar el resto de las entregas de Uruguay 2020, entrá a este link.

Montevideo Portal


Te puede interesar Cosse aseguró que entre sus prioridades está implementar escuelas de siete horas