Entrevistas

“Aún estoy preso porque estoy fuera de Cuba”

Entrevista con el disidente cubano liberado Pablo Pacheco

Pablo Pacheco, uno de los once disidentes cubanos liberados que fueron enviados a España, conversó con Montevideo Portal sobre el futuro de la isla, sus condiciones de reclusión y el papel que podían jugar los países latinoamericanos.

21.07.2010 15:14

Lectura: 6'

2010-07-21T15:14:00
Compartir en

Montevideo Portal | Pablo Méndez
@pablomendezmvd

La mediación de la Iglesia Católica y el ministro Asuntos Exteriores y de Cooperación de España , Miguel Ángel Moratinos, junto a la disposición del gobierno cubano logró la semana pasada la decisión de liberar a todos los presos políticos, en un proceso paulatino en la isla. Pablo Pacheco es uno de los primeros once disidentes liberados que viajaron junto a su familia a España.

Pacheco ejercía el periodismo independiente en la isla. Fue detenido en la llamada “primavera negra” de 2003, cuando tenía 33 años, junto a otros 74 cubanos opuestos al régimen de la isla. La semana pasada fue liberado, siendo trasladado de la cárcel de Canaleta, en la Provincia de Ciego de Ávila al aeropuerto José Martí, en La Habana. Pacheco conversó con Montevideo Portal, desde su nueva casa en Málaga.

¿Cuándo fue liberado?

El martes de la semana pasada.

¿Llegó directamente a Madrid?

Sí, después que nos montan en el avión, llegamos a Madrid y desde el lunes estamos aquí en Málaga. Es un lugar lindísimo, me hace acordar mucho a Cuba por el mar.

¿Cómo se encontró con su familia?

Yo supe que viajaría a España 45 minutos antes de tomar el avión y a mi familia le pasó algo parecido. Nos llevaron bajo un despliegue curioso de la policía política cubana para el aeropuerto José Martí. La terminal estaba totalmente vacía, no había un pasajero. Le solicité a uno de los oficiales que necesitaba hablar por teléfono y me dijo que no podía. A los diez o quince minutos me encontré con mi familia que también entró por la puerta de atrás. Imagínate cómo sería la alegría, saber que en pocas horas seríamos totalmente libres, al menos del régimen de La Habana.

¿Cómo llegan al avión?

Nos montan en una guagua (N de R medio de transporte) y nos llevan para el avión de Iberia. También entramos por la parte de atrás. Habíamos visto aquel avión grandísimo, inmenso, pero todavía no habíamos visto a los pasajeros. Estaba lleno.

¿Quién le comunicó que sería liberado?

Nos habían dado la ropa, pero no estaba planchada. De buenas a primera vino un oficial con un listado de los primeros que viajaríamos a España, que se prepararan ya que en los próximos minutos viajarían. No me dio tiempo ni a reaccionar que estaba partiendo para el exilio, abandonar la patria, la tierra que nos vio nacer y llegar a un mundo nuevo, desconocido es realmente impresionante.

¿Cómo se imagina la vida en España?

Soy optimista por naturaleza, creo haber comenzado una nueva etapa en mi vida y continuaré trabajando a favor de los que aún están en la isla, que para mí es lo más importante. Antes de salir de Madrid nos habían invitado a comer unos amigos cubanos y lo único que les pedí fue que me grabaran música cubana, que me grabaran a Celia Cruz, a Gloria Estefan a Emilio, toda esa música que durante 40 años no pudimos escuchar por ese sistema que aún mantiene cadenas de opresión sobre el pueblo que más amo en mi vida.

¿Cuánto tiempo estuvo preso?

Estuve preso 87 meses, si digo siete años me estoy olvidando de cuatro meses y cuatro meses en una prisión cubana es un tiempo duro.

¿Sufrió torturas físicas?

La mayor tortura que yo sufrí fue la tortura sicológica. Me separaron de mi familia por motivos de conciencia, me enviaron a 400 kilómetros de donde viven mi mujer y mi hijo de cuatro años. He parecido, pero otros han padecido más duro que yo.

¿Podía recibir visitas?

Sí pero al principio intentaron separarnos al llevarme a 400 kilómetros de mi residencia y conozco casos de gente de Pilar de Río (Norte) que fue a parar a Guantánamo o gente de Matanza (Norte) que también terminó en Guantánamo. Era un castigo adicional tratándonos de hacer bajar la cabeza, algo que nunca lograron conseguir.

¿Por qué fue detenido?

Entraron en mi casa, yo estaba durmiendo la siesta. Me acusan por la Ley 88, conocida como Ley Mordaza, de la protección a la nación, no sé ni bien como dice porque es una ley arbitraria. Me dieron 20 años por una ley que estábamos violando y sin embargo sin cumplir la condena tienen que liberarnos. Lo más lógico y prudente es que eliminen la Ley 88, porque viola todas las normas del ser humano, al tratar de amordazar lo que ocurre realmente dentro de Cuba.

¿Qué actividad realizaba?

Yo ejercía el periodismo independiente y lo sigo haciendo. Hace un año y tanto existe un blog que se llama Voces Tras Las Rejas. Ese blog no ha muerto, aún estoy preso porque estoy fuera de Cuba y hasta que no esté en mi país, con mi patria, con mi gente, me sentiré preso aunque tenga la mayor libertad del mundo.

¿Qué papel debería jugar la comunidad internacional en relación a Cuba?

Países como Uruguay, Argentina, Brasil o Chile que son de nuestra América y que tienen un papel fundamental en el destino de nuestra América pueden ejercer influencia para que el gobierno cubano, no sólo elimine la Ley 88, sino que haga cambios. Cuba necesita otra cosa. Además de la liberación de los presos políticos y de conciencia que se libere un pueblo que lleva 50 años bajo un mismo sistema que los ha convertido en personas cada vez más pobres y que realmente no saben lo que ocurre más allá de nuestros mares.

Pacheco quiso despedirse con un saludo a los uruguayos: “Los felicito por la buena Copa de Mundo que hicieron y especialmente a Diego Forlán por haber sido el mejor jugador. Yo era muy fanático de los equipos uruguayos, cuando tenían a Ruben Sosa, Ruben Paz, Enzo Franchescoli y ahora Uruguay ha retomado una senda que nunca debió perder. Los felicito y les deseo mucha suerte y mucha democracia”.

Montevideo Portal | Pablo Méndez
@pablomendezmvd