Entrevistas

Los giros del Frente

Entrevista a Ana Olivera

Ana Olivera, candidata del Frente Amplio a la IMM, aseguró que en caso de resultar electa su gestión no va a ser más de lo mismo y reconoció que la limpieza de la ciudad y el sistema de transporte son dos asuntos en los que hay que dar un vuelco. No descartó la posibilidad de que los empleados de la comuna reciban $20.000 como salario mínimo y dijo que negociará con el gobierno nacional para bajar la patente de rodados.

22.04.2010 00:55

Lectura: 8'

2010-04-22T00:55:00
Compartir en

-El presidente José Mujica dijo antes de asumir que su gobierno iba a ser "más de lo mismo" refiriéndose a la administración de Tabaré Vázquez. ¿Su gestión en la Intendencia va a ser más de lo mismo?

-No. Yo creo que hay muchísimos aspectos en los que va a ser mejor de lo mismo. Tenemos que ser claros con la población: hay cosas a las que dimos respuesta pero ya son viejas por lo que se necesitan otras opciones. Tenemos también nuevos problemas a los que responder, y otras cosas donde las soluciones que dimos no fueron suficientes. Tenemos que decir con sinceridad: en esto no nos fue como tenía que irnos, tenemos que dar un vuelco.

-¿Cuáles son esos asuntos en los que considera necesario dar un vuelco?

-Quiero mencionar primero a los que ya le dimos un vuelco: contuvimos el avance de los asentamientos, hemos comenzado a llenar la ciudad vacía (porque hoy hay quien va a vivir a Ciudad Vieja, a Cordón, a Goes) pero todos esos planes quedan opacados por tres o cuatro temas de los que algunos requieren inversiones y otros pura y exclusivamente gestión.

En el caso de la limpieza tenemos que ir a un nuevo plan director; el actual está obsoleto porque hay un 30% más de basura de la que había en 2005. Montevideo está sucia pero no sólo por eso: ha fallado todo lo vinculado con el circuito de clasificación, tiene que haber plantas de preclasificado intermedias y no la recorrida por toda la ciudad con la basura. Ese plan estratégico hay que hacerlo con rapidez pero también hay que tomar medidas de impacto junto con una campaña educativa.

El segundo aspecto es fortalecer el transporte colectivo, que es la apuesta que se hizo con el Sistema de Transporte Metropolitano y el Plan de Movilidad Urbana. Simultáneamente pensamos que debe ser ágil, limpio, accesible para los discapacitados y para los adultos mayores, con las frecuencias adecuadas; todo esto sí es solucionable. La tecnología que se introdujo nos va a permitir saber si se cumplen los horarios y definir si es necesario o no introducir más unidades. Hay superposición en algunos casos y faltantes en otro, nosotros lo traducimos en racionalizar el transporte. Además se van a construir terminales de trasbordo para llegar a las zonas más alejadas de Montevideo.

-Hay varias tareas que realiza la IMM que no son de su cometido específico como la mantención de las policlínicas barriales. ¿Se va a continuar con este tipo de políticas?

-Las políticas sociales son una responsabilidad compartida entre el gobierno nacional, departamental y ahora los gobiernos municipales. El gobierno departamental fue el sostén porque había ausencia del resto del Estado pero aunque haya presencia hay un rol a jugar que es insustituible. Las 21 policlínicas municipales que existen ya están actuando coordinadamente con el MSP, pero quizás van a ir transformando su rol. Ya tienen una función muy importante en la prevención del consumo de drogas y en salud sexual y reproductiva. Creo que quien sea electo intendente o intendenta debe continuar desarrollando políticas sociales en forma articulada con el gobierno central. Además estas políticas no se dirigen solamente hacia los pobres.

-¿Qué rol tiene que jugar la IMM en el combate a la inseguridad? ¿Es partidaria de que participe de la custodia policial como propone el candidato Javier De Haedo?

-El mayor aporte que puede hacer el gobierno departamental está vinculado con el mantenimiento del alumbrado público y eso es contribuir con la seguridad. También están los cuidaparques que colaboran en la convivencia. Hoy por hoy la policía turística que trabaja en el Centro de Montevideo la paga la IMM. Estoy convencida que hay un rol importante a jugar desde el gobierno municipal en la construcción del Montevideo de la convivencia, viendo cuál puede ser el aporte, pero ofrecer cuerpo policial es el rol del Ministerio del Interior.

-Adeom resolvió reclamar un salario mínimo de $20.000, ¿cree que es posible?

-No conozco la plataforma de Adeom, tampoco conozco el proyecto municipal a fondo porque soy candidata, no integro el equipo de gobierno actual. Creo que el primer compromiso que tenemos está vinculado con el programa que le estamos proponiendo a la ciudadanía y de qué manera podemos llevarlo adelante. Para eso requerimos de los funcionarios y como todas las cosas de la vida será cuestión de dialogar, de ver cuáles son exactamente las posibilidades.

-¿No es desajustado pensar en un salario mínimo de $20.000?

-No se cuál es el salario mínimo pero, ¿cómo definís las posibilidades de pagar eso? Sabiendo cuántos funcionarios están en el mínimo. Eso te da una pauta de cuánto vas a tener que incrementar. Además hay que ver si es lo único que plantean desde el punto de vista salarial. Antes de hablar de eso vamos a tener que conversar con todos los funcionarios municipales sobre un tema en que la población no tiene dudas. La gente dice: "Mi problema no es lo que ganen, sino sentir que hay una buena gestión".

-La oposición critica la vulnerabilidad de la IMM ante el gremio. En su opinión, ¿esto es así o entiende que el relacionamiento es el adecuado?

-En la relación con el gremio hay instancias de diálogo y otras en que uno no se pone de acuerdo, y uno no tiene por qué vivir con dramatismo no ponerse de acuerdo. De ahí saldrán las negociaciones, siempre poniendo por delante los intereses de las mayorías. Creo que la vulnerabilidad que algunos plantean está vinculada a que esta fuerza política siempre dijo que defiende los intereses de los trabajadores. Yo no tengo miedo a decir eso pero no quiere decir que se posterguen los intereses del conjunto de los ciudadanos.

-¿Por qué la patente que se paga en Montevideo es tan cara y cuál puede ser la solución?

-Montevideo debería tener la misma patente que el resto del país en relación a los cero kilómetro porque ese fue el acuerdo del Congreso de Intendentes. Pero hubo dos departamentos que decidieron bajarse del convenio: uno de ellos fue Colonia que instaló una gestoría en Montevideo para captar los cero kilómetro que se vendían y además barrió con los de Soriano y Río Negro. Esta actitud fue revertida y el actual intendente retiró la gestoría.

Otro cantar son los autos anteriores a 2008. La patente de rodados significa el 25% de los ingresos municipales; de tomar la decisión de bajar la patente hay que buscar de dónde se obtienen los recursos. Yo estoy proponiendo dos cosas en simultáneo: una es captar los autos nuevos y otra tiene que ver con una negociación con el gobierno nacional vinculado al aporte hacia Montevideo por ser la capital.

-¿Qué sentido tiene la creación de alcaldías en Montevideo? ¿No se intentó descentralizar con los Centros Comunales Zonales y la iniciativa quedó sin culminar su cometido?

-Hay una diferencia sustantiva. Las juntas locales van a ser electivas y no designadas como ocurre hoy, pero además van a tener un presupuesto propio para ejecutar. Hay servicios que van a depender pura y exclusivamente del municipio como el mantenimiento del alumbrado, el barrido, el cuidado de espacios verdes, el mantenimiento de calles barriales y la poda de árboles. Hoy el CCZ no ejecuta la poda de un árbol, se solicita en el centro y se deriva a un área central, por lo que hay un cambio significativo. El otro punto es que hay un rol mucho más claro de contralor de la ciudadanía. Esto va a permitir airear los procesos de participación y no significa más burocracia porque no van a ingresar más funcionarios, van a pasar a trabajar a los municipios.

-¿No teme que por lo apresurado de cómo se resolvió la medida y el consiguiente desconocimiento de los ciudadanos sobre el significado de las alcaldías, buena parte de los votos sean anulados?

-Lo que sí me preocupa es que el desconocimiento de la gente provoque el desinterés sobre el tema y no vote por el municipio. No es un problema de temor, desde el día que inicié la campaña arranqué hablando de este tema. Creo que somos todos responsables sobre la desinformación que hay en este asunto que ha estado en la discusión política desde hace 3 años.

-¿Es partidaria de impulsar políticas departamentales trabajando junto a los demás partidos y dar lugar a que la oposición ocupe cargos de la comuna?

-Creo que la tradición ha sido generar el debate en la Junta Departamental, que es el órgano de contralor de los gobiernos departamentales y de los municipios donde debaten todos los partidos políticos. Hay muchos temas sobre los que hay que instalar mesas de negociación. El tema de la patente de rodados tiene que involucrar no solamente a los partidos políticos sino a otras instituciones que están relacionadas. Pero estamos en plena campaña y las instancias de negociación nunca se realizan en una campaña.

Patricia Sabelin / Montevideo Portal