Contenido creado por Gerardo Carrasco
Entrevistas

Les amis sont des amis

Embajador francés: “Uruguay es un ejemplo, una potencia de equilibrio en Sudamérica”

Jean-Paul Seytre destaca la historia que hermana a ambos países, y asegura que cada vez que Lacalle habla, se escucha en la región.

14.01.2022 12:14

Lectura: 15'

2022-01-14T12:14:00
Compartir en

Por Pierre-Nicolas Chambefort
  prensa@m.uy

Desde setiembre de 2021, Jean-Paul Seytre es el embajador galo en Uruguay y sobre sus impresiones del país habló con Montevideo Portal. “Lo que nos une a Uruguay es que es un país con el que tenemos realmente valores en común”, como la laicidad, que para el diplomático revela “la proximidad ideológica sobre ciertos temas esenciales”.

Además, destacó que “Uruguay es uno de los pocos países al que los franceses han emigrado en un número significativo” y que este legado aún sigue muy presente el en país.

Después de estudiar en la Sorbona, entró directamente en la administración pública y en los asuntos exteriores. Encargado de misión, consejero, cónsul, inspector de asuntos exteriores y, finalmente, embajador con esta primera experiencia en Uruguay. Su currículum es impresionante, ¿qué significa esta función para usted?

Para empezar, lo felicito, veo que ha mirado de cerca mi carrera. En efecto esta es mi primera vez como embajador. Es un gran honor. Es algo que quería porque es una continuación lógica de mi carrera, ya que elegí ser diplomático. Creo que es algo que no se puede hacer demasiado deprisa, demasiado rápido, porque hay que haber acumulado ya una cierta experiencia para poder asumir esta responsabilidad. He tratado de construir una carrera impulsada sobre todo por el deseo de hacer cosas que me interesan, siempre con un hilo conductor, y llego a la pregunta que me hizo, que es servir a la patria, defender sus intereses.

En eso consiste también la diplomacia. Promover el propio país en todos los aspectos, tanto en el económico, que es cada vez más importante en la misión del embajador, o en el plano cultural y lingüístico, promoviendo la lengua francesa y nuestros valores. Esto es algo especialmente verdadero aquí, creo que volveremos a ello: lo que nos une a Uruguay es que es un país con el que tenemos realmente valores en común.

¿Qué sabía de Uruguay antes de llegar?

Mis conocimientos eran bastante limitados, porque inicialmente no soy un especialista en Sudamérica. Creo que a veces también es bueno tener una nueva mirada sobre una situación. No era un especialista, pero quería venir aquí. No es para nada una coincidencia. A veces los nombramientos de embajadores son procesos bastante complejos; evidentemente no hay garantía de ir al país al que se quiere ir. Pedimos deseos, y mi deseo era venir a Uruguay porque conocía el país por su reputación. Sabía que es un país muy agradable, un país en el que el modo de vida es muy parecido al que conocemos en Europa. Así que sabía que la adaptación sería fácil. También sabía que es un país donde hay una presencia francófona, una tradición de relaciones con Francia. Que había una huella francesa en el país. Cuando empecé a documentarme más, fue algo que me llamó la atención: Uruguay es uno de los pocos países al que los franceses han emigrado en un número significativo. A diferencia de otros países europeos, los franceses emigraron muy poco. No hemos sido un país de emigración, más bien de inmigración, como cada uno sabe. Sin embargo, en Uruguay hubo una importante ola de emigración francesa en el siglo XIX, sobre todo desde el suroeste, como probablemente sabe, desde el Bearne y el País Vasco. Estos franceses contribuyeron a configurar la sociedad uruguaya tal y como es hoy. Creo que es una influencia que ha perdurado en el tiempo y que aún hoy sentimos. En esta proximidad, sobre todo en la proximidad cultural, Francia sigue siendo una referencia cultural importante en Uruguay, por este pasado común. 

Así que ese era su conocimiento antes de llegar a Uruguay. Desde que llegó en septiembre, ¿cuáles fueron sus primeras impresiones?

Mis primeras impresiones confirmaron la imagen que tenía. Estaba preparado porque, ya se lo he dicho, no soy especialista de la región, pero no vine sin preparación. Primero, a nivel del idioma, llevaba dos años reactivando mi español porque quería venir a Sudamérica. También leí mucho. Traté de leer un poco la literatura uruguaya para conocer la cultura de este país, y leí muchas cosas, no sólo literatura. Y así, al final, el país que descubrí se acercaba bastante a la imagen que tenía de él.

Obviamente, cuando estás en el campo, descubres cosas nuevas, hay aspectos en los que no habías pensado. Lo que más me sorprendió aquí fue la calidad de las personas con las que hablé. No lo digo por servilismo, pero aquí tenemos realmente, en todos los ámbitos, ya sea la clase política, el mundo económico, el mundo cultural o académico, muy buenos interlocutores. Se puede decir que Uruguay es un país pequeño en términos de tamaño y población, pero es claramente un país en el que tenemos muy buenos interlocutores. Hay instituciones culturales de muy buen nivel, por ejemplo. Cerca, por ejemplo, está el Sodre, que visité hace poco, con un ballet nacional. Todo esto en un país de tres millones y medio de habitantes, son puntos realmente positivos que me llamaron la atención.

Si tuviera que describir el país en tres o cuatro palabras, ¿cuáles serían?

No quiero decir que es la Suiza de América porque eso es un tópico y sería reductor. Cuando me preguntan en París cuál es mi visión de Uruguay, respondo que es un país de equilibrio. Por eso es importante para nosotros los franceses. Es un país de equilibrio, porque es un país que no es muy grande, está atrapado entre dos grandes gigantes, pero supo sacar ventajas de esta situación, que puede parecer un poco limitada. Es el país con el nivel de desarrollo económico, democrático y humano más avanzado de la región. Así que para mí es un país de equilibrio, lo que significa, por ejemplo, que cuando se expresa, sobre todo en la escena regional, se le escucha porque es legítimo. Tiene un Estado de derecho y una democracia firmemente arraigada. Tiene una influencia que va más allá de lo que se derivaría únicamente de su tamaño. Eso es muy importante, especialmente en las instituciones multilaterales de las Naciones Unidas. Por eso para nosotros es muy importante la alianza y el diálogo con Uruguay.

¿Qué vínculos unen actualmente a Uruguay y Francia?

Lazos de amistad que son muy sólidos porque son fruto de una herencia que creo que todavía está muy presente. También me llamó la atención que Francia y Uruguay se parecen en muchos aspectos. Especialmente en la estructura del Estado y una cierta configuración de la sociedad.

Creo que cuando se creó este país, estaba bastante influenciado por las ideas de la Revolución Francesa y esto se sigue sintiendo hoy en día; por ejemplo: la laicidad. Es un concepto que, a veces, es difícil de explicar en otros países, en ciertos idiomas mismo es difícil traducir la palabra. Aquí, es algo muy natural. Es sólo un ejemplo que se me ocurre, pero creo que ilustra esta proximidad ideológica que podemos tener sobre ciertos temas esenciales. Así que existe esta herencia y hay un conjunto de valores, que he mencionado antes, sobre la democracia, el Estado de derecho, la defensa de los derechos humanos y las libertades, una gran fe en el multilateralismo. Uruguay ha tomado esta decisión de apoyar el sistema multilateral. Por ejemplo, está fuertemente comprometido con las operaciones de mantenimiento de la paz. Este es otro punto que tenemos en común, y que fortalece lo que he mencionado antes, sobre el poder de equilibrio uruguayo y la importancia de tener un diálogo con un país como Uruguay porque también tiene esta influencia a nivel regional.

Y teniendo en cuenta esto, ¿cuáles son sus ambiciones personales y las de la embajada francesa para su estancia aquí?

Justamente tengo que ir pronto a París para presentar mi plan de acción.  Cuando un embajador es nombrado, tiene que presentar su plan de acción más o menos tres meses después de su llegada. Se trata de seguir fomentando los vínculos entre ambos países en todos los ámbitos, tanto políticos como diplomáticos. Seguir desarrollando este diálogo político que mantenemos con las autoridades uruguayas. Así, por ejemplo, el sistema de consultas bilaterales que seguiremos manteniendo. En el plano económico, se trata también de facilitar la presencia de empresas francesas aquí, en colaboración con la Cámara de Comercio franco-uruguaya, que es muy dinámica. También hay lo que llamamos diplomacia de influencia, que antes se llamaba diplomacia cultural, para la promoción del francés y la cooperación científica y universitaria. Este campo es el corazón de nuestra acción aquí en Uruguay, que también es miembro asociado de la Francofonía, como se sabe. Así que tenemos un campo muy amplio. La cooperación científica; pienso, por ejemplo, en el Instituto Pasteur, que acaba de cumplir 15 años y es uno de los frutos más altos y visibles de la cooperación científica franco-uruguaya. En cuanto a la lengua francesa, hace dos años iniciamos un proyecto piloto que, evidentemente, me gustaría continuar y desarrollar más, que es la reintroducción de la enseñanza del francés en el sistema escolar público. Este es el tipo de proyecto que continuaremos.

Sobre este tema de la diplomacia cultural, en septiembre tuvo lugar la Expo del Prado, en la que estuvieron presentes muchos países, y sobre la que escribí un artículo.

Sí, lo leí. Le sorprendía que otros países estuvieran presentes en un evento como este. 

Así es. ¿Podemos imaginar una presencia francesa en este evento?

No sólo podemos imaginarlo, sino que lo estamos imaginando. Sobre el Prado, llegué a Uruguay cuando se celebraba. No tuve la oportunidad de visitar la exposición, pero deseo ir el año que viene porque entendí que es un evento muy importante y que es bastante consustancial a la identidad de este país con la importancia de la ganadería. Así que sí, quiero ir y vamos a establecer una presencia francesa este año. Es la Cámara de Comercio franco-uruguaya la que tomó la iniciativa, pero la embajada obviamente apoya este proyecto y lo acompañará. Así que no sé en qué forma, probablemente con un stand con una forma por definir, porque aún no hemos llegado a ese punto, pero tenemos el proyecto de volver al Prado. 

También hubo, por ejemplo, un concierto hace poco en honor a George Brassens. ¿Podemos imaginar otras iniciativas de este tipo? También pienso en el proyecto cinematográfico con José Ignacio.

Por supuesto. Tenemos una colaboración con José Ignacio. Creo que van a presentar la película francesa Titane, que ganó la Palma de Oro en Cannes el año pasado. Tenemos muchas iniciativas culturales, especialmente en relación con la Alianza Francesa de Montevideo, que es obviamente el socio cultural privilegiado de la embajada, y que fue uno de los socios del concierto de George Brassens. Así que también tendremos actividades puramente culturales como éstas. Estamos trabajando en una semana francesa en el Sodre. No será este año porque requiere cierta anticipación, pero estamos trabajando con la dirección para que Francia sea el país invitado de honor de una semana especial en 2023.

¿Cree que la cultura es la principal ventaja de Francia en el extranjero? 

No es la única, pero es una de sus ventajas que está ampliamente reconocida. Francia ama la cultura, las autoridades francesas hacen mucho por la cultura. Siempre se puede desear hacer más, por supuesto, pero como diplomático que ha vivido en varios países extranjeros, siempre me ha llamado la atención que, visto desde fuera, el modelo francés de apoyo a la cultura es precisamente un modelo. A menudo, los círculos culturales lo miraban con envidia. Debemos seguir haciéndolo a nivel nacional, en Francia por supuesto, y también en términos de proyección internacional. Eso es lo que hacemos con la red de institutos franceses, con las alianzas y con todas las embajadas. Soy un gran creyente en esto. No quiero que Francia se reduzca a esto, no quiero que la imagen de Francia se reduzca a la cultura, pero creo que es inseparable. La cultura nos caracteriza y debemos estar orgullosos de eso.

Este año se cumple el centenario de la embajada en Uruguay, ¿hay algo espectacular previsto para celebrarlo?

Algo espectacular todavía no lo sé. De hecho, es el centenario de la presencia de la embajada francesa en este edificio, que es la Casa Buxareo. Fue comprada por Francia en 1921 y hemos instalado la embajada en 1922. Acababa de llegar el pasado mes de setiembre cuando abrimos este edificio para las Jornadas del Patrimonio, como hacemos todos los años, y me di cuenta, al leer la historia de este lugar, de que nuestra presencia es casi centenaria. Así que vamos a celebrar la ocasión. No sé si haremos algo espectacular, pero la idea es que a lo largo del año haya un hilo rojo que nos recuerde el centenario. Este centenario, más allá del simbolismo, marca la fuerza y la antigüedad de los vínculos entre nuestros dos países. Creo que Uruguay firmó el primer o uno de sus primeros tratados internacionales con Francia. Fue un tratado de amistad, navegación y comercio en 1836. Aún era el rey Luis Felipe nuestro jefe de Estado en ese momento. El centenario de la Casa Buxareo es otro ejemplo. Tenemos algunas ideas, no puedo decir más, pero tenemos algunas ideas.

Se reunió con varios representantes políticos, como con los intendentes de Montevideo y Canelones, ¿qué diferencias hay en la forma de hacer política en Uruguay y en Francia?

Yo más bien veo puntos comunes que son los que se encuentran en una democracia arraigada como he mencionado. Es un país que tiene alternancias políticas, hubo una en 2019, y en realidad es bastante saludable. Hay líderes políticos de distintos partidos, de distintas tendencias, cada uno con su propio estilo. Creo que es bastante similar a lo que podemos observar en Francia. Podemos ver que también hay, así creo, bastante respeto entre las figuras políticas, y eso también es un signo de madurez democrática.

Sabemos que Francia se opone al tratado entre Mercosur y la Unión Europea (UE). ¿Ve que pueda resolverse la situación?

El acuerdo de libre comercio UE-Mercosur es un asunto complejo. En Europa, y no sólo en Francia, hay una gran sensibilidad por el aspecto medioambiental y en particular por el tema de la deforestación. Creo que no hay que minimizar este aspecto. No es una coartada, es una preocupación real para los europeos, no sólo en Francia. A menudo me preguntan por la posición de Francia, y creo que debemos trabajar para encontrar un terreno común que nos permita responder a todas las preocupaciones legítimas de ambas partes.

En otro orden, desde el 1 de enero Francia ocupa la presidencia de la UE. ¿Puede la construcción europea ser un modelo para otras regiones del mundo?

Creo que ya lo es. Por eso la UE recibió el Premio Nobel de la Paz hace unos años. Tendemos a olvidar, especialmente las generaciones más jóvenes, que la construcción europea nació ante todo para garantizar la paz entre países que habían estado en guerra durante mucho tiempo y en varias ocasiones. Creo que ya es un modelo de armonía regional que está siendo observado y seguido por otras regiones del mundo. En cuanto a la integración, sobre todo económica, también es así. La UE ha mostrado el camino. Sé que hoy es muy fácil criticar, decir que podríamos hacer más, pero creo que la presidencia francesa tiene una gran ambición, la de ir más allá. El objetivo es promover una Europa más cercana de las preocupaciones de sus ciudadanos, y creo que ese es el principal reto. 

Uruguay no es un país poco conocido a nivel mundial y sin embargo, como has dicho, tiene los mejores indicadores de la región en cuanto a nivel de democracia. ¿Podemos imaginar que las grandes potencias lo pongan al primer plano y lo tomen como ejemplo cuando se trata de Sudamérica?

Es un ejemplo. Creo que podemos decir eso sin halagos. Es probablemente el país con los niveles de desarrollo, tanto económico como democrático, más avanzados del continente. Es una potencia de equilibrio en Sudamérica. Es un modelo en muchos aspectos.

¿Y es suficientemente escuchado a nivel internacional? 

Observo que Uruguay es menos conocido que Brasil o Argentina para un ciudadano europeo, pero cuando te interesas por la vida internacional, ves que Uruguay es esa potencia de equilibrio y observo que cuando sus dirigentes hablan, se les escucha. Sus voces se escuchan. Así ha ocurrido en las últimas grandes cumbres internacionales y regionales. Cuando el presidente Lacalle habla, su voz está considerada y se escriben artículos en todos los países de la región. Aunque se trate de un país de tres millones y medio de habitantes tiene la legitimidad del Estado de Derecho.

Tengo una última pregunta. ¿Qué política o forma de hacer las cosas podría importarse a Francia? Pienso por ejemplo en la ecología: Uruguay es un país muy avanzado sobre este tema.

Sí, absolutamente. Me lo está quitando de la boca. En efecto es un modelo. No lo sé exactamente, depende de los años, pero en Uruguay tenemos más del 90% de la matriz energética que proviene de fuentes renovables; eso es absolutamente un modelo. No es necesariamente aplicable en todos los países, pero es realmente algo admirable.

Pierre-Nicolas Chambefort es un estudiante francés de Sciences-Po, universidad francesa de prestigio de ciencia política que centra sus estudios en América Latina. Actualmente se encuentra haciendo una pasantía en Montevideo Portal como complemento de sus estudios terciarios y conociendo la realidad de nuestro país.

Por Pierre-Nicolas Chambefort
  prensa@m.uy