Contenido creado por Aníbal Falco
Entrevistas

De no acabar

Embajador de Israel: “Ningún país puede tolerar que se lancen misiles contra su capital"

Yoed Magen defendió la respuesta a los ataques y dijo que "hubo un cambio importante en Uruguay desde que este gobierno asumió el poder".

18.05.2021 15:58

Lectura: 12'

2021-05-18T15:58:00
Compartir en

Por Aníbal Falco

El embajador de Israel en Uruguay, Yoed Magen, conversó con Montevideo Portal sobre el nuevo capítulo del conflicto entre su país y la organización palestina Hamás, después de que el último enfrentamiento importante se diera en 2014 y tuviese como saldo más de 2.300 muertes.

Desde que comenzó este nuevo ciclo de violencia, el 10 de mayo, han muerto 231 palestinos y 1.400 han resultado heridos. En el caso de Israel, murieron 12 personas y 294 fueron heridas.

Magen defendió la política de su país y sostuvo que lo hace con el objetivo de defenderse de los ataques que provienen de la Franja de Gaza a las ciudades de Israel.

El diplomático mantuvo reuniones con el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, y este jueves comparecerá ante la Comisión de Asuntos Internacionales de Diputados.

¿Cómo ha sido el relacionamiento con el gobierno uruguayo a partir de que estalló un nuevo conflicto entre Israel y Palestina?

He tenido un diálogo abierto y constante con el gobierno de Uruguay. Es sumamente importante para mí mantenerlos al día sobre lo que está pasando, cuál es la posición de Israel y explicar las acciones que estamos tomando frente a este enfrentamiento. Tuve una conversación con el presidente (Luis Lacalle Pou) en la que me pidió transmitir la solidaridad de Uruguay con Israel en estos momentos difíciles. También he mantenido reuniones con el canciller, la vicecanciller y su equipo para explicarles la situación. Estoy contento con la postura del gobierno uruguayo.

¿Hubo cambios en el relacionamiento entre ambos países con el cambio de gobierno en Uruguay que se dio en marzo de 2020?

Este gobierno es muy amigo de Israel. En general el país lo es. Uruguay ha estado apoyado al país desde antes de la creación del Estado de Israel y desde entonces ha habido una política amistosa entre ambos países. Este gobierno no es diferente y refleja esa amistad. Hubo un cambio importante en Uruguay desde que este gobierno asumió el poder. Hemos mantenido un diálogo constante y abierto.

¿En qué sentido se pueden definir esos cambios?

En principio en las votaciones en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Ha habido un cambio en siete u ocho votaciones que en el pasado Uruguay favorecía y en el último año se abstuvieron. Es un cambio para nosotros importante. Además, ha habido declaraciones importantes por parte de Uruguay, con respecto al acercamiento y a la firma de acuerdos de paz con varios países árabes.

Sin embargo, en marzo de este año Uruguay apoyó tres resoluciones que criticaban a Israel en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Una de ellas aseguraba que el Estado de Israel cometía violaciones a los derechos humanos, y se denunciaban territorios ocupados.

Fueron cuatro resoluciones y en una Uruguay se abstuvo. Pero el año pasado votó a favor en esa resolución, así que en ese caso hubo un cambio. Es un tema que está constantemente sobre la mesa porque estas votaciones se realizan en diferentes organizaciones y mecanismos de Naciones Unidas a lo largo del año. No es solamente en la ONU de Nueva York. Por lo tanto, siempre hablamos con Cancillería y le explicamos de qué se trata para que entiendan nuestra posición para esas votaciones. Luego pedimos que nos apoyen. Es un diálogo constante que mantenemos y estoy muy contento con el cambio que hubo.

Pero en una de esas resoluciones votadas se acusa a Israel de cometer "crímenes de guerra" y "crímenes contra la humanidad". ¿Cómo se defiende Israel ante este tipo de acusaciones?

Bueno, a ver. Las resoluciones son producto de una lucha diplomática que mantienen los palestinos contra Israel en todos los foros internacionales. Muchas de estas resoluciones no tienen mucho que ver con la realidad. Son ellos los que diseñan esas resoluciones y las ponen a votación con sus países árabes amigos. Nosotros obviamente no hemos cometido ni crímenes de guerra ni contra la humanidad. Son acusaciones en vano, falsas, que no tienen que ver con la realidad. Basta ver y entender el actual conflicto para ver qué tan manipulada es la realidad. Los hechos y las estadísticas - se manejan - todo con el propósito de deslegitimar al Estado de Israel.

¿Cómo define usted la situación actual con Palestina y por qué cree que volvió a estallar el conflicto?

Es una pregunta sumamente importante y me gustaría responderla con detalle. No mucha gente conoce la realidad que condujo a Hamás a iniciar este ciclo de violencia y su ataque contra Israel. En pocos meses se iban a generar elecciones generales y presidenciales a la autoridad palestina. Hamás entendió que Mahmud Abás (actual presidente de Palestina), que ya cumple 16 años en el poder sin ser reelecto, está por culminar su tiempo. Hamás lo que quiere es apoderarse de la autoridad palestina, como se apoderaron de la Franja de Gaza hace 15 años. Ahora quieren apoderarse de toda la autoridad palestina, que controla diferentes territorios en Cisjordania. Una es el Fatah (gobierno) y la otra fuerza importante es Hamás. Cuando Mahumud Abás se dio cuenta que Hamás iba a lograr importantes avances en estas elecciones, decidió suspenderlas. Abás representa al Fatah, que fue la que creó la autoridad palestina y firmó con Israel los acuerdos interinos. Al suspender las elecciones, Hamás quiere demostrarle al pueblo palestino que son ellos los verdaderos guardianes de sus intereses. Los que se enfrentan a Israel, los que se preocupan por la vida de los palestinos.

¿Es un tema interno de los palestinos señala usted?

Completamente interno de los palestinos. Lo que pasa que cuando quieren obtener logros internos hacen lo más fácil, atacar e incitar a Israel.

¿En su opinión la estrategia política de Hamas para acumular fuerzas es atacar Israel, entonces?

Definitivamente, lo han hecho en el pasado. Hamás es una organización asesina que nació en 1987 y cuya carta de nacimiento y que los define llama a la destrucción del Estado de Israel mediante una guerra santa, la lucha o la resistencia violenta. Aprovechan la situación para incitar y provocar a Israel. Eso lo vimos el fin de semana pasado cuando provocaron en Jerusalén y desde la Franja de Gaza. A pesar de lo que dicen muchos medios de que esto surgió de una decisión israelí de desalojar a cuatro familias palestinas de sus casas en un barrio en Jerusalén, eso no tiene nada que ver. Es un pretexto que utilizaron los de Hamás. El fin de semana anterior se provocó a Israel lanzando cohetes y globos incendiarios, pero Israel no reaccionó.

¿Cuándo reacciona Israel?

Después de que Hamás el lunes pasado atacó por primera vez a Jerusalén con una andanada de misiles. Eso es algo impensable, ningún país puede tolerar que una organización de terror lance misiles contra su ciudad capital. Es impensable.

Más allá de lo que usted dice sobre que se trata de un problema interno entre palestinos, a Israel se lo ha acusado de avanzar territorialmente en territorio que sería de Palestina. ¿Cuál es su posición respecto a ese punto, que también hace parte del conflicto?

El conflicto es sumamente complejo. No se puede entenderlo así a la ligera. Como dije hay dos fuerzas en Palestina. Uno que no busca el diálogo, no quiere la paz y no quiere hacer ninguna concesión. Hamás lo que quiere es la destrucción del Estado de Israel mediante sus acciones terroristas y violentas para asesinar israelíes. Punto. No hay que buscar más allá. Israel se retiró por completo de la Franja de Gaza en 2005. No tenemos ninguna presencia en ese lugar y no hay ningún reclamo israelí sobre ese territorio. Se lo entregamos a la autoridad palestina con el fin de que ellos empiecen a desarrollar sus instituciones, su vida civil y su infraestructura. Lo que ocurrió dos años más tarde fue que Hamás se apoderó violentamente de la Franja de Gaza y expulsó a la autoridad palestina. Desde 2007 ningún dirigente de la autoridad palestina ha pisado ese territorio, porque si entra lo asesinan.

¿Qué implica eso?

Es así de sencillo. El peor enemigo de los palestinos no es Israel. No somos enemigos de los palestinos, queremos vivir en paz. Somos enemigos de Hamas y Hamas es el peor enemigo también de los palestinos. Desde que nos retiramos de la Franja de Gaza, Hamás la ha convertido en una entidad terrorista, una plataforma desde dónde lanza misiles contra el Estado de Israel de manera indiscriminada para matar israelíes. Hasta ahora se han lanzado más de 3.200 misiles contra todas nuestras ciudades.

¿Fue un error retirarse de la Franja de Gaza?

No, no fue un error. Israel decidió que había que hacerlo para minimizar la fricción con los palestinos, aunque hay israelíes que dicen que fue un error. Yo considero que no, que fue una decisión importante, pero una vez que uno se retira ya no tiene control de lo que puede suceder ahí. Y lo que sucedió fue lo peor, Hamas se apoderó de la Franja. Ahora, imagina lo que pasaría si Israel se retirará de otros territorios y Hamás expulsa a la autoridad palestina. Vamos a tener terror no solo en la Franja de Gaza, sino en todos los territorios que están a un kilómetro de Jerusalén, a 15 kilómetros de Tel Aviv y a dos del aeropuerto. Lamentablemente creemos que los actuales dirigentes palestinos no son socios para la paz. No están a la altura para tomar decisiones difíciles para avanzar en el diálogo de paz con Israel.

Israel bombardeó hace unos días un edificio en el que tenían sede varias agencias de noticias. ¿Cómo se explica eso?

Hamás comete un doble crimen al instalar su infraestructura terrorista dentro de los centros civiles. El edificio que fue derrumbado no lo fue porque allí estaba la agencia de noticias AP (también tenían sede la cadena de noticias Al Jazeera y otros medios internacionales), la razón fue porque en uno de los pisos había uno de los cuarteles de inteligencia de Hamás. Israel aviso de antemano a todos los que estaban en el edificio que lo íbamos a derrumbar. Al colocar una instalación militar que sirve al aparato terrorista de Hamás en un edificio, lo convierte en un blanco legítimo por la ley internacional. Nadie murió ni resulto herido. Israel hace todos los esfuerzos para minimizar el impacto que pueda tener este conflicto en la población palestina que no está involucrada.

Igualmente, más allá del ataque a ese edificio, hay víctimas civiles.

Cuando los palestinos disparan lo hacen desde centros poblados y contra la población civil de Israel. Nosotros lo que hacemos es buscar únicamente los blancos de terror y eliminar a las cabecillas de Hamas. Tratar de destruir el aparato militar por el medio del cual ellos disparan contra Israel. Son blancos muy legítimos. Tratamos de evitar al máximo disparar donde hay civiles.

Eso no evita que haya muertes de civiles.

Sobre las estadísticas, más de 150 o 160 de los muertos palestinos son operativos de Hamás y de la Yihad Islámica. No nos equivoquemos. Los números que los palestinos (sobre las muertes) publican la mayoría son gente involucrada en el enfrentamiento. Son terroristas que lo que hacen es disparar contra Israel. Nosotros buscamos únicamente el cuartel general de Hamás, los almacenes y desde donde se lanzan los cohetes. Otros 20 palestinos murieron (entre ellos nueve niños) porque unos 550 misiles de los palestinos cayeron cortos, no entraron a Israel y cayeron en la ciudad de Gaza. Nosotros tratamos de cuidar al máximo de no perjudicar a la población involucrada.

Sin embargo, considerando que el poder armamentista de Israel es muy superior al de Hamas o Palestina, ha habido varios pedidos de líderes internacionales sobre un exceso desmedido de la fuerza de parte de su país. ¿Qué responde a eso?

Siempre se habla del lado de los civiles palestinos. Nosotros no buscamos ese enfrentamiento. Hamás lo buscó y lo inició. Tenemos todo el derecho y la obligación de cuidar a nuestra población y lo estamos haciendo. A través de la creación de refugios antiaéreos y del sistema Cúpula de Hierro (intercepta 90% de los misiles). Hasta este lunes, son más de 3.200 cohetes los lanzados desde la Franja de Gaza y unos 1.600 ataques de Israel. Es el doble de disparos por parte de los palestinos. ¿Qué sería una respuesta proporcional? ¿Acaso si ellos lanzan 3.200 cohetes de manera indiscriminada contra nuestras ciudades, sería proporcional también lanzar 3.200 cohetes? Eso es impensable, nosotros escogemos los blancos militares muy cuidadosamente. Y circulan videos que muestran que cuando hay niños cerca del blanco se suspende el ataque.

¿Hay salida teniendo en cuenta que esta acumulación de violencia con muertes civiles de los dos lados termina por generar en esas sociedades heridas difíciles de sanar?

Lamentamos mucho que mueran civiles de los dos lados. Nos duele. Queremos vivir en paz. Lo que pasa en Gaza nos afecta a nosotros y lo que pasa en Israel afecta a Gaza. Queremos lo mejor para Gaza, que tengan trabajo y se desarrollen. Pero que no se dediquen al terror. Que no nos ataquen, porque si nos atacan nos vamos a defender. Por otro lado, Hamás celebra tanto la muerte de israelíes como de palestinos. Ahí está la diferencia. Hamás dispara contra Israel para matar israelíes, Israel reacciona para protegerlos.

 

 

 

Por Aníbal Falco


Te puede interesar Israel destruye oficinas de prensa en Gaza y crece la preocupación internacional