Política

Urna para todos

El método de las encuestadoras bajo juicio

El ingeniero Francisco Elices, que denunció a tres encuestadoras en el 2009 por “coordinar” sus resultados, aseguró que en el 2014 “cometieron dos errores peores” al predecir los resultados.

04.11.2014 13:16

Lectura: 5'

2014-11-04T13:16:00
Compartir en

En diciembre de 2009, el ingeniero Francisco José Elices presentó ante la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia una denuncia contra las tres empresas encuestadoras que trabajan para los canales abiertos en el país: Cifra, Equipos Mori y Factum. Su objetivo era demostrar la imposibilidad estadística de que las tres tuvieran resultados tan similares en sus sondeos, adjuntando cálculos que lo demostraban. Dicho de otro modo: las tres acordaban entre sí los resultados a publicar.

La denuncia de Elices —que es director de la empresa AIM/Burke, dedicada a la consultoría comercial e investigación de mercado— fue finalmente desestimada por la Comisión tras haberse encargado el análisis a un experto contratado (el Dr. Juan José Goyeneche), que alegó que lo que Elices decía no se podía probar.

En diálogo con Montevideo Portal, Elices explicó que “lo ocurrido en el 2009 anuncia y explica lo que pasó en el 2014”, en relación a los números de las encuestadoras en las recientes elecciones y las críticas que recibieron.

En su denuncia, Elices aseguraba que no solo las encuestadoras coordinaban los números a publicar, sino que tampoco tenían independencia con respecto a sus propios resultados mes a mes. Es decir, promediaban con los resultados que habían obtenido anteriormente en lugar de divulgar las cifras exactas de su nueva encuesta. “Si en setiembre les dio 42 y en octubre les da 45, prefieren publicar 43”, aclaró.

“Las encuestas tienen una aleatoriedad en los resultados. Si hacés una encuesta y la repetís siempre dará diferente, aunque la hagas perfectamente bien”, aseguró el ingeniero, que indica que aquellos resultados tan similares eran casi imposibles estadísticamente.

Elices consideró el informe de Goyeneche como un “auténtico disparate”, que a su juicio tuvo como cometido que se evitara la sanción a las empresas. Decidió entonces recurrir a una voz independiente, tras haber fracasado en su intento por obtener respaldo de los catedráticos locales.

Se contactó así con el director del Centro de Estadísticas de Encuestas y Metodología de la Universidad de Iowa, Estados Unidos, el Dr. Zhengyuan Zhu. Tras revisar sus cálculos, Zhu concordó con el ingeniero y concluyó: “Se debe descartar que las encuestadoras hayan realizado encuestas independientes, ya que los resultados son tan similares entre ellas que esto podría ocurrir 3 veces en cada 100.000”. Como las elecciones son cada 5 años, explicó Elices, resultados tan similares como los publicados por las tres encuestadoras en el 2009 aparecerían 3 veces cada medio millón de años.

Todos para uno

El ingeniero Elices especula que a las encuestadoras que trabajan para los canales privados “las beneficia el statu quo, es decir, acertarle más o menos igual o equivocarse más o menos igual”. “Claro que hacen lo posible por acertar, pero prefieren errarle un poco los tres juntos que acertar por separado”, agregó, por una cuestión de credibilidad.

En su momento, los directores de Cifra y Factum (Luis Eduardo González y Óscar Bottinelli respectivamente) negaron tajantemente que hubiera alguna clase de acuerdo, según consta en el expediente de la denuncia. El fallecido César Aguiar, de Equipos, únicamente admitió que al hacer las estimaciones no se puede dejar de mirar lo que dicen los colegas, una “salida diplomática”, a juicio del ingeniero Elices.

Elecciones del 2014

¿Qué sucedió en los pronósticos de esta campaña electoral? El ingeniero Elices asegura que las encuestadoras actuaron de igual modo en el 2004 y 2009, pero estuvieron más cerca de los resultados reales, razón por la que no recibieron tantas críticas como ahora.

Sin embargo, los resultados de estas tres encuestadoras en el 2014 quedaron más separados, por lo que según Elices no se puede demostrar matemáticamente que hubo coordinación, como en el 2009. Sin embargo, a su juicio hacen dos cosas peores en esta campaña.

La primera es que “nuevamente la serie de encuestas mes a mes son demasiado similares para decir que son encuestas”. “Esa metodología de promediar con la encuesta anterior impide medir una intención de voto de alguien que crece rápidamente, y esto fue lo que pasó con Lacalle Pou en las internas. Está probado que no publican los resultados directos de las encuestas, sino que promedian”, indicó.

La segunda, para Elices, es que las empresas no pueden asegurar que un partido bajó un 1 % de intención de voto de un mes a otro, como se dijo en algunos casos. “No pueden porque el instrumento de medición no lo permite. Si uno hace una encuesta con una metodología y luego aplica lo mismo para hacer otro sondeo, inmediatamente después dará dos resultados distintos. No hay manera de saber cuál está bien si una da 43 y la otra 44. No hay forma de saber si bajó o en realidad subió un punto. Eso no se puede medir y cualquiera con estudio de estadística se da cuenta de que es un disparate”, concluyó Elices.