Locales

Si por mar un buque de guerra...

El Lord Clive en Uruguay: mucho más que un naufragio

"De no haberse producido este naufragio, hoy estaríamos todos probablemente hablando en inglés", dijo el investigador Juan Varese sobre el hallazgo del Lord Clive, que tiene un "valor histórico único".

20.05.2015 11:19

Lectura: 6'

2015-05-20T11:19:00
Compartir en

Días atrás, el buscador de tesoros Ruben Collado anunció el inicio de las tareas de rescate del navío inglés Lord Clive, hundido en combate en 1763 por los españoles frente a las costas uruguayas de Colonia del Sacramento. Según Collado, el barco contiene 100.000 monedas de oro en sus bodegas.

Collado, quien ya recuperó una decena de barcos naufragados, descubrió la ubicación de este navío en 2004 y desde entonces buscó la autorización del Estado uruguayo para proceder al rescate, hasta que la obtuvo en febrero de este año (gracias a una disposición firmada por José Mujica poco antes de abandonar el cargo).

Según dijo a la AFP, las tareas de recuperación de la embarcación de 50 metros de eslora, seis pisos de altura y 64 cañoneras, deberían comenzar en agosto próximo. El cazatesoros asegura que los restos del barco se encuentran a unos 350 metros de la costa y a seis metros de profundidad.

Sin embargo, el Lord Clive tiene una importancia histórica que va mucho más allá de su contenido y que pudo incluso cambiar al Uruguay como lo conocemos. Así lo cree Juan Antonio Varese, escritor e investigador que dedicó un libro al Lord Clive (Incendio y naufragio del Lord Clive, escrito junto a Adolfo Kunsch).

Varese se interesó en la historia de este episodio bélico gracias a sus contactos con Adolfo Kunsch, miembro de la Academia Uruguaya de Historia Marítima y Fluvial que investigó los datos en los archivos de Colonia. El escritor le propuso hacer un libro sobre este incidente y ambos lograron recabar los datos suficientes para percatarse del valor histórico y arqueológico de esta embarcación (recogidos en la obra mencionada).

Las invasiones inglesas

El del Lord Clive es un naufragio de un gran valor histórico. "De no haberse producido hoy estaríamos todos probablemente hablando en inglés o en portugués", explicó Varese a Montevideo Portal.

En 1763, una expedición inglesa decidió una suerte de invasión al Río de la Plata, contó el investigador. La expedición estaba compuesta por tres naves inglesas que al pasar por Río de Janeiro sumó dos naves portuguesas. En total, era una flota de cinco embarcaciones con la idea de tomar Montevideo, pero como la ciudad estaba fortificada desde el principio, los ingleses se dirigieron hacia Colonia.

Allí se propusieron bombardear la ciudad, para lo que colocaron las embarcaciones no muy cerca de la costa (el calado de los barcos no permitía mayor aproximación). Los ingleses bombardearon la ciudad pero fueron repelidos desde tierra por los cañones españoles. En el medio de la batalla, una bala disparada desde Colonia dio en la santabárbara del Lord Clive, el lugar donde se conserva la pólvora y se guardan las municiones.

Inmediatamente se produjo una explosión y un incendio. El barco, que estaba en excelente estado, empezó a quemarse y naufragó, contó Varese. Las otras naves, ante el incendio de la capitana, se retiraron y abandonaron el ataque. De esta manera, Colonia del Sacramento y la Banda Oriental se salvaron de la invasión inglesa.

Para Varese, ese era un momento en que los ingleses hubieran podido afianzar su dominio en la Banda Oriental. Explicó que cuando se produjeron posteriormente las invasiones inglesas al Río de la Plata, en 1806 y 1807, encontraron a Montevideo y Buenos Aires fortificado, con una población importante, pero en 1763 la situación era muy distinta: "Buenos Aires era una aldea y Montevideo un villorrio".

Cuando el Lord Clive se incendió, la tripulación se arrojó al agua e intentó llegar a la costa (estaban aproximadamente a 300 metros). La mayoría llegó a la orilla, donde algunos fueron tomados prisioneros y otros "matados sin piedad allí mismo". "La batalla se transformó en un hito de la historia rioplatense, lo que hace que el Lord Clive tenga el valor que tiene, porque fue la única batalla tierra-mar que tuvo lugar en el Río de la Plata y también por la heroica resistencia de Colonia del Sacramento", narró el escritor.

El encargado de la dotación en Colonia era el español Pedro de Cevallos, que posteriormente sería virrey del Río de la Plata. Varese narró que Cevallos estaba enfermo pero dirigió las operaciones desde una litera, en la que era llevado de un lugar a otro.

Cuando la batalla terminó, el Lord Clive quedó semi sumergido, pero los pobladores le colocaron gran cantidad de rocas y piedras para que no pudiera ser reflotado y reutilizado. Con el tiempo fue desapareciendo y se hundió en el lodo del fondo del río.

El hallazgo

La segunda parte de esta historia llega cuando buscadores de tesoros, especialmente Ruben Collado, deciden buscar los restos de esta embarcación tras la investigación realizada por estudiosos.

Años atrás, Collado dijo haber encontrado los restos del Lord Clive. ¿Puede decirse con total certeza que el barco del que habla el buscador de tesoros es el inglés? Para Varese, la única certeza que tenemos hoy es que el Lord Clive naufragó en 1763 cerca de la costa de Colonia, pero no es el único barco que corrió tal suerte. "Hay que hacer trabajos profundos de investigación sobre el origen de la madera para decir con cierta aproximación que se trata del barco", explicó. Una confirmación, a juicio del escritor, sería el hallazgo de piezas o monedas inglesas cuyo origen y fecha sea indiscutible.

¿Qué sucede con el contenido del barco? Según Collado, los restos podrían albergar hasta 100.000 monedas de oro y miles de litros de ron. Sin embargo, Varese es bastante escéptico. Para el investigador, el Lord Clive era un barco de guerra que trasladaba armas, cañones y municiones, pero cree que la cantidad de ron y oro que transportaba debía ser limitada. "Era un barco de guerra, no pirata; era una suerte de Graf Spee de la época", recordó.

El escritor destacó especialmente que el Lord Clive "no es cualquier embarcación" y que tiene un "valor histórico único". Su hallazgo, de confirmarse, nos ayudará a adivinar la historia del Río de la Plata que pudo y no supo ser, hundida inexorablemente con la bala certera de un cañón español.