Las 40
La murga que te alumbró

Eduardo "Pitufo" Lombardo canta Las 40

“La fiesta del carnaval es maravillosa, pero con todo lo otro no puedo más”, dice Eduardo "Pitufo" Lombardo. El popular músico cantó "Las 40" con el periodista Gerardo Tagliaferro.
30.01.2013
2013-01-30T08:07:00

Por GERARDO TAGLIAFERRO

Antes de ser "Edú" y mucho antes de ser "Pitufo", Pedro Eduardo Lombardo corría tras una pelota y soñaba con lo que sueñan casi todos los pibes uruguayos (y muchos de sus padres): ser una estrella del fútbol. Tenía con qué sustentar esa ilusión, porque prometía convertirse en uno de aquellos punteros uruguayos de antes: chiquito, veloz, hábil, escurridizo, como dirían los comentaristas.

Su sueño llegó hasta la presexta de Bella Vista, donde lo dirigió nada menos que el maestro Óscar Washington Tabárez, que pregonaba ya entonces parte de su repertorio: "chiquilines no dejen de estudiar porque con el fútbol se salvan muy poquitos".

Para beneplácito de los amantes de la murga, Edú -ya era ese su nombre a esa altura- desoyó los consejos del hoy entrenador de la selección: ni fútbol ni estudio, música. Una música que rivalizaba desde antes con la pelota: se recuerda jugando a la bolita y vaticinando que algún día cantaría con Jaime Roos.

Casi dos décadas después se le hizo y compartió escenario con Roos, pero también lo hizo con Fernando Cabrera, Jorge Drexler y con muchos de los músicos más destacados de esta tierra. Su aporte creativo y solista está plasmado en dos discos ("Murga madre", con "Pinocho" Routin y "Rocanrol") pero para los seguidores del carnaval y de la murga la principal contribución de Pitufo está en el arte de transformar en uno el muchos.

Quien va a un tablado o al Teatro de Verano a escuchar a una murga arreglada y/o dirigida por el pequeño ex puntero de Bella Vista, quizás ignore el contenido del repertorio, pero puede estar seguro de que va a encontrar el mejor canto posible. Nadie en el carnaval como Pitufo para transformar, como por arte de magia, catorce voces amateurs en una sola brisa que acaricia, y a veces estremece, el oído.

Ganó primeros premios del carnaval con Falta y Resto -donde comenzó con 17 años como platillero y se convirtió en "el Pitufo"-, La Gran Muñeca, Contrafarsa y Asaltantes con Patente, y fue elegido "Máxima figura del carnaval" en 2002. Antes de la Falta integró la murga de chiquilines El Firulete, cuna de Contrafarsa y de algunos de los mejores murgueros de hoy.

"Murga madre", con otro "crá" del género, "Pinocho" Routin, es su creación más aplaudida y reproducida y la que más le complace. El título lo dice todo: hay marcha camión en sus genes. También dice eso la letra de la canción que da nombre a la obra: "Murga madre te quisiera conjurar // y jurarte por las cosas que más quiero // es tan grande lo que pasa en carnaval // que la tierra se confunde con el cielo".

Desde Sayago, canta las 40 Pitufo Lombardo... ¡Tré!

1) Tu sitio web es pitufolombardo.com, pero en el contestador de tu celular decís "habla Edú Lombardo". ¿Cómo preferís que te llamen?
Mirá, me dicen de las dos formas. Por mi nombre me llaman solamente mi madre y mi mujer, nadie más. El primer sobrenombre que apareció fue Edú. En mi primer barrio, La Comercial, todos me llamaban por mi primer nombre, que nadie lo conoce, que es Pedro. Y luego me mudé a Sayago y había un jugador de fútbol brasilero, que se llamaba Edú y me pusieron así por él. Después, en la década del 80, cuando salí en Falta y Resto, me pusieron Pitufo.


"Jugué al fútbol. En presexta de Bella Vista mi director técnico era el maestro Tabárez"

2) ¿Jugabas al fútbol?
Sí, jugué en equipos profesionales. Jugaba de delantero, de puntero a veces sobre la izquierda y otras sobre la derecha. En presexta de Bella Vista, mi director técnico era el maestro Tabárez. Y después jugué en la sexta de Racing, fui a practicar a la quinta de Liverpool, quedé y no fui más porque empecé a tocar y me dediqué a esto.

3) ¿Cómo era Tabárez en esa época?
Sinceramente fue un gran aprendizaje para mí, porque una de las cosas que hizo casi al inicio de las prácticas fue hablar con los padres de cada uno de los que íbamos a practicar para trasmitirles la necesidad de que no dejáramos de lado lo que era el estudio. Me pareció una visión inteligente y muy adelantada en el tiempo, ya que considero que cuantas más herramientas tenemos, estamos en mejores condiciones de desarrollarnos en cualquier actividad.

4) Has dicho que siempre quisiste ser artista, que nunca te imaginaste siendo otra cosa. Ahora veo que futbolista te debés haber imaginado.
Sí, futbolista sí. Pero desde chiquito tuve como una cosa... tengo un recuerdo de la época que jugaba a la bolita en el barrio. Siempre tuve mucha gente que me arrimó material de música y me hizo conocer la música uruguaya. Uno de mis sueños era tocar con algunos de los artistas de aquí, y recuerdo estar jugando a la bolita y decirle a un amigo "yo voy a tocar con Jaime Roos". Y en la década del 90 se me dio integrar la banda de Jaime y grabar con él.

5) ¿Hasta dónde llegaste con los estudios?
Terminé tercero de liceo. No seguí porque me dediqué a estudiar música y ya estaba tocando profesionalmente. Entré en Falta y Resto en el año 84, con 17 años, salí en carnaval con permiso de menor. Y dos años después empecé a ensayar con "Los que iban cantando", en su última etapa. En Falta y Resto arranqué como platillero, que todo el mundo piensa que es lo más sencillo y no lo es para nada.

"Recuerdo estar jugando a la bolita y decirle a un amigo: ‘yo voy a tocar con Jaime Roos'"

6) Ganaste el primer premio del carnaval con Falta y Resto en 1988 y la murga repitió en 1989, pero ese año hubo un lío importante y antes de terminar el carnaval se fue media murga, vos incluido. ¿Qué pasó?
Discrepancias... discrepancias, puntos de vista diferentes. Simplemente eso.

7) ¿Qué es la murga?
Un género maravilloso, que te enamora, que te atrapa. Reúne todas las ramas de lo artístico: la palabra hablada y cantada, la armonía en un coro, la percusión, la rítmica, el humor, la sátira, el baile, la pintura... tiene todo.

8) Durante muchísimo tiempo fue un género menor, menospreciado incluso. A partir de las últimas décadas, precisamente a través de la Falta y otras murgas contemporáneas, empieza a tener más vuelo. ¿Por qué?
Creo que inciden muchas cosas. En los años 70, 72, ya asoma algo diferente que es La Soberana, con un contenido distinto en un momento del país muy especial. En el 80 se da que socialmente el país vivía determinadas cosas y sale La Reina (de la Teja) por ejemplo con una musicalidad diferente, una estética diferente y encarando las letras por otro lugar. Y siguen otras. Yo creo que la influencia de lo social tiene mucho que ver en el cambio de la murga. Tienen mucho que ver algunos autores nacionales que hicieron la "murga canción". Puedo hablar de Los Olimareños, el Sabalero, Jaime que tuvo una incidencia para mí muy fuerte. Y desde diferentes áreas del arte se fueron metiendo en el carnaval otras personas, con otras herramientas, y eso hace que se abra un espectro mucho mayor en lo artístico. Todo eso tiene muchísimo que ver.

9) ¿Qué significó para un pibe de 17 años subirse a un tablado o a un Teatro de Verano lleno, con gente mayor y en algunos casos de muchos años en carnaval?
Para mí era un mundo nuevo de convivencia, con gente a veces 10 o 15 años mayor, y de aprendizaje desde lo que veía en el mostrador hasta la parte artística. Yo había salido en una murga de niños (El Firulete) y conocía el carnaval por verlo desde abajo, pero no lo que sucede por dentro. Para mí fue una experiencia maravillosa.

10) Año 84, salida de la dictadura, tablados llenos de gente, las tribunas que se venían abajo con "las murgas del pueblo"... ¿qué sentías vos ahí arriba?
Bueno... fue mi primer año, para mí era todo una novedad y por otro lado una conmoción. Estar en un grupo que tenía tanta aceptación del público y ver cómo se trabajaba artísticamente por dentro, pero sobre todo estar arriba de un escenario y que la gente te recibiera y te despidiera como lo hacía, era una cosa fuerte.

"He estado metido en la competencia y a veces me he puesto en un lugar que no es el indicado, y no quiero volver a eso"

11) ¿Cuál es la influencia en una murga del director escénico y arreglador de voces, que no siempre son la misma persona pero en tu caso sí?
Primero están las influencias que uno tiene en lo musical, que a la hora de armar la musicalidad de la murga evidentemente están presentes. Luego la forma de dirigir, o de enfrentarse a un coro y poder mandar las cuentas, cierres, entradas, es un estilo muy personal de cada uno y la parte arreglística también porque cada uno maneja las herramientas que fue adquiriendo.

12) ¿Depende básicamente de lo que vos sepas o del coro que tenés delante?
Uno trabaja con las herramientas que tiene, pero debe tener en cuenta con qué jugadores está jugando, y a partir de ahí, según el cuadro que uno tiene, es que baraja y trabaja. Creo que también cuando uno tiene la oportunidad de trabajar con un grupo que se mantiene durante muchos años hay un proceso de aprendizaje mutuo, donde uno maneja un idioma y tiene que tratar de que el resto comprenda y hable el mismo idioma. Primero está la comprensión y luego la aplicación, si no está la comprensión, lo otro no existe.

13) Dirigiste cuatro murgas que ganaron el primer premio del carnaval: Falta y Resto, Contrafarsa, La Gran Muñeca y Asaltantes con Patente. ¿Qué diferencias podés señalar?
El equipo del coro es como una banda, los instrumentos son las voces. Si vos tenés buenos instrumentos la banda toca bien. Todos fueron diferentes y en años diferentes, con letristas diferentes y a veces con puestistas (en escena) diferentes. Y también en momentos diferentes del país, que también tiene que ver en un espectáculo de murga.

"Capaz que no se da tanto palo como antes, pero no considero que el carnaval sea oficialista"

14) Pero hay un "estilo Pitufo" de canto murguero.
Bueno, yo no lo veo tan así. La Contrafarsa cantaba de una forma, Asaltantes de otra, La Matiné de otra, la Falta de otra. Es según los instrumentos de los que te hablaba. Hay sí una influencia musical, porque en el 90 por ciento del espectáculo yo soy el que elige las canciones y tengo mi estilo de arreglar. En ese sentido sí, pero en cuanto a la sonoridad creo que no.

15) ¿El del carnaval es un ambiente complicado?
Sí.

16) ¿Ese es uno de los motivos por los cuales no has salido últimamente?
Bueno, es uno de los motivos y otro es el tiempo. Muchas veces uno tiene que elegir para dónde va a proyectarse. El carnaval siempre está ahí y uno tiene la posibilidad de hacerlo, pero los otros proyectos son en ese momento y no se puede dejar pasar el tren, digamos. Yo siento que el carnaval es una maravilla cuando uno lo toma como una transformación, para transformar algo a través del arte. Pero me parece que los rivales no están ahí, son compañeros de ruta. El enfrentamiento tiene que ser contra otras cosas: la violencia, el hambre. Ahí sí tiene que haber un enemigo común. Tal vez pienso esto porque pasaron muchos años, porque participé de muchos concursos y estoy más viejo y pienso de otra forma. Sí hay algo folclórico en la competencia que es a veces hasta divertido, pero cuando se transforma en una cuestión de que el fin es ganar un concurso, no estoy de acuerdo. La fiesta del carnaval es maravillosa, pero con todo lo otro no puedo más.

17) Una vez le tiraron unos tiros al local donde ensayaba Falta y Resto. ¿Vos estabas?
No, yo no estaba, salía en La Gran Muñeca. No me tomo mucha energía en comprender esas cosas, no sé por qué suceden. He estado sí metido en la competencia y a veces me he puesto en un lugar que no es el indicado, donde uno queda como corrido del fin que en realidad tiene, y no me gusta volver a eso, no quiero volver. Pongo la cabeza en lo que me parece que es el espectáculo, en lo que quiero brindarle a la gente y si después hay tipos que deciden que esa murga es la ganadora, bárbaro. Pero si a la gente le gustó, ahí está el secreto para mí.

"En todos lados se hacen cosas buenas y malas. En el Frente Amplio también, y dentro del Frente hay cosas que son patéticas y otras que no"

18) ¿Cuál fue la mejor murga que integraste?
Todas. Creo que hay una muy especial para mí porque es del barrio donde me crié, que es la Contrafarsa, que era El Firulete. Hay algo de muchos años juntos, de crecimiento, de vivir niñez y adolescencia y que después se nos cayera el pelo y formáramos familia. Pero en todas me he sentido muy bien y he aprendido mucha cosa.

19) ¿El mejor espectáculo de murga en el que participaste?
"El tren de los sueños", de Contrafarsa (2000).

20) ¿Hay un carnaval oficialista?
He escuchado bastante en los últimos años y en realidad se da palo. Capaz que no tanto como antes, pero no considero que sea oficialista.

21) Formás parte, como murguista o como músico popular, de una cultura emparentada con la izquierda. ¿Te sentís oficialista?
No. Soy artista. En todos lados se hacen cosas buenas y cosas malas, y a veces se emboca y a veces se erra. En el Frente Amplio también, y dentro del Frente hay cosas que son patéticas y otras que no. Pero yo soy artista y como tal tengo la obligación de decir las cosas que suceden en mi tiempo.

22) Hay artistas que se embanderan, ¿dejan de serlo entonces?
No, considero que no. Pero bueno... es una opción que cada uno hace.

23) ¿Sos una persona de izquierda?
Podría decir que sí.

24) ¿Y sos un ser político?
No, no me llevo bien. Me llevo bien con la gente de los barrios, con la política no. No sintonizo. No tengo mala relación con las personas, no siento que tenga enemigos, pero pongo la cabeza en lo social y en lo que sucede, más que en lo que hacen los políticos.

25) Has tocado en muchos países, ¿en cuál has tenido la experiencia más gratificante fuera de Uruguay?
En todos lados me han pasado cosas muy bonitas. He tocado con mis propias cosas, con Jaime en muchos lugares, con el teatro El Galpón hace muchos años... Las idas con Jaime a Argentina han sido buenísimas, he tocado con Drexler también, con "Murga madre" nos ha ido muy bien. Una cosa que me llamó mucho la atención, porque no voy mucho con mi música a Argentina: fui hace poco a hacer "Murga madre" y la gente nos pedía que cantáramos después que terminó la obra, y nosotros: "no mirá, la obra terminó, esto es una obra de teatro". Y había una viola ahí y tuvimos que cantar, como una hora (se ríe) y sabían todas mis canciones. A Francia fui con El Galpón y fui con Asaltantes con Patente también, y la experiencia fue muy buena.

"El impacto que reciben cuando ven a una murga es fuerte, en cualquier parte del mundo"

26) ¿Allí el público era francés o latinoamericano?
Había de los dos. Lo que pasa es que la murga tiene una cosa estética y sonora que aunque no entiendas el idioma, te entra.

27) ¿Te han dicho en alguna parte del mundo algo que te ha sorprendido?
Sí, el impacto que reciben cuando ven a una murga es fuerte, en cualquier parte del mundo. La murga tiene algo, el bloque de gente cantando, los colores, la pintura, la mímica, el sonido... les da vuelta la cabeza. Salvo en el carnaval de Cadiz, donde están las chirigotas, no conozco nada similar.

28) ¿Cómo es tocar con Jaime Roos?
Jaime ha sido uno de mis grandes maestros. Yo tocaba los platillos en la Falta y grababan las canciones murgueras con la batería y le pedía para quedarme a las mezclas. Y él me dejó, me quedaba en La Batuta y eso fue un gran aprendizaje. Después me encomendaron tocar la guitarra en "Brindis por Pierrot", cuando cantaba el Canario Luna en la Falta y lo hacíamos en vivo. Participé como arreglador en la gira "Jaime a las diez". Es un gran aprendizaje, es un tipo que sabe mucho de música, de sonido.

29) ¿Es difícil trabajar con él?
No, es exigente y tiene convicción de lo que quiere. Pero está bueno que sea exigente.

30) ¿Conociste a Eduardo Mateo?
Sí, lo conocí. Un tipo muy exigente también. Me perdí de tocar con él: en el TUMP (Taller Uruguayo de Música Popular) se había hecho una serie de talleres y luego hubo un toque de Mateo y yo me había ido. Al otro día me enteré que me estaba buscando para que lo acompañara. Y nunca pude tocar con él, se ve que no era para mí.

31) Hace poco te preguntaban si la música uruguaya es Ilustrada y Valiente, y dijiste que a veces una cosa, a veces otra, y las menos de las veces las dos. ¿Hay una contradicción en la música entre ser ilustrada y ser valiente?
(Piensa) La palabra valiente es un poco complicada. El "Choncho" (Lazaroff) decía que uno debe decir lo que piensa en su época, y eso me quedó. El músico tiene la obligación de mostrar lo que sucede en la sociedad, porque forma parte de ella, y de hacerlo en su época. A veces consideramos que somos ilustrados y en realidad somos bastante ignorantes, hablamos de cualquier cosa sin saber.

32) ¿Vos qué sos: ilustrado o valiente?
Ninguna de las dos cosas (se ríe). Hago lo que me gusta hacer y he intentado aprender de todos los tipos que se me han arrimado, dentro del carnaval y fuera de él. De todo se aprende, en los barrios de Montevideo dando clases se aprende como loco, porque a veces te encontrás con un tipo que es carpintero y se escribe todo. Y a ese tipo vos le encendiste una llamita para que escriba y él no sabía que ahí había un escritor, o un cantante o un redoblantero o un poeta. Todos tenemos eso, la cuestión es cómo poder pasar la información, que no se corte la trasmisión a las nuevas generaciones, el entusiasmarlas.

33) ¿Cuál fue la primera canción que escribiste?
"Bien de al lado".

34) ¿Antes no habías escrito nada, poemas tampoco?
Tampoco, nada.

35) ¿Cómo te salió?
Yo tenía un reef que venía tocando, lo repetía, lo repetía pero no avanzaba. Me acosté un día a descansar, a las dos de la tarde, y de repente me vino la letra y me levanté y la escribí prácticamente toda entera. Primero me salió la letra y después le puse la música.

36) ¿Cuántas canciones has escrito?
Debo tener como treinta, por ahí. Hay varias que fueron escritas para carnaval. Dos de ellas fueron incluidas en los discos pero las otras no. A veces uno elige, de acuerdo al disco que está grabando, qué tipo de canciones quedan bien para el título y otras quedan ahí, esperando. Capaz que algún día las puedo retomar, reversionar, y algunas no me parece que estén buenas.

37) ¿Cuál es la mejor?
"Murga madre", a medias con Pinocho Routin. No sé si es la mejor, pero tiene algo especial.

38) La murga no es una etapa cerrada en tu vida, supongo.
No, para nada. Es más, este año estoy arreglando, aunque no voy a salir. Tengo muchas ganas de salir, pero me surgió un viaje y no puedo. Estoy hcaiendo los arreglos de Diablos Verdes, no sé si la totalidad porque no creo que me dé el tiempo, pero gran parte de los arreglos los estoy haciendo (N. de R.: esta entrevista se hizo a principios de enero).

39) ¿Cuándo vas a volver a subir a un escenario con una murga?
Cuanto antes pueda, pero se tienen que dar muchas condiciones. Ahora estoy trabajando con un grupo en el que me siento muy cómodo, hay mucha disciplina y un buen equipo artístico. Ese es un requisito, y por otro lado que no interfiera con las cosas que estoy haciendo, a veces salen otros proyectos que para mí son interesantes y que tienen un aprendizaje que no me lo quiero perder. Tengo 46 pirulos. El carnaval está ahí siempre y me encanta, adoro el carnaval, ya se va a dar.

40) ¿A qué le habrías escrito una despedida para este carnaval?
Al amor. Es la única salvación del ser humano. No existe otra salvación, ni la política ni nada, solo el amor.