Contenido creado por Pablo Méndez
Entrevistas

De bichos y flores

ENTREVISTA A EDUARDO BONOMI

Montevideo Portal visitó al ministro de Trabajo Eduardo "Bicho" Bonomi en su despacho para hacer un repaso de su gestión. Bonomi, con su parsimonia habitual, habló sobre la visita de George W. Bush, el desempleo, la ley de ocupaciones y las críticas de la izquierda a la gestión de Vázquez.Por Pablo Méndez

19.04.2007

Lectura: 13'

2007-04-19T00:00:00
Compartir en

Montevideo Portal | Pablo Méndez
@pablomendezmvd

¿Cómo se siente en este trabajo?
Ya van más de dos años, y medio que me he hecho a la función, estoy bien. Uno acá navega en un mar de contradicciones pero las cosas han ido saliendo como las teníamos previsto, algunas con más dificultad de la que pensábamos, otras con menos.

¿A qué se refiere con "un mar de contradicciones"?
Me refiero a que uno tiene que articular actores sociales que tienen contradicciones importantes entre ellos. A veces se expresan con mayor fuerza a veces con menor, pero hay contradicciones importantes entre trabajadores y empresarios.

¿A veces no cree que ninguna de las partes tiene intenciones de entender la posición de la otra?
Yo no lo definiría así, creo que tienen intereses concretos que son contradictorios, aunque hay elementos comunes. Que una empresa funcione bien también favorece al trabajador, pero el trabajador muchas veces entiende que cuando a una empresa le va bien y crece, no distribuye lo suficiente y los empresarios dicen que los trabajadores reclaman más allá de las posibilidades de la empresa. En ese marco de contradicción es que funciona la cosa. El equipo del Ministerio tiene que medir cuándo un reclamo está dentro de lo sustentable y cuándo pone en riesgo la sustentabilidad. Ese es el papel del Ministerio, ver hasta dónde es razonable un reclamo y hasta dónde es razonable su rechazo.

¿Y ahí va a los números?
Muchas veces operamos con consulta con Economía, pero a veces no son sustentables no solo por los números sino porque no son razonables. También muchas veces se rechaza un reclamo que de ninguna manera pone en riesgo la sustentabilidad de la empresa. Ni siquiera su línea de conducción.

Los empresarios muchas veces se quejan porque los trabajadores no entienden que están junto con los empresarios dentro del mismo barco: ¿usted cree que es así? ¿Están todos en el mismo barco?
No, yo creo que todo reclamo se tienen que resolver en el marco de la sustentabilidad de la empresa, de nada sirve otorgar aumentos que no sean sustentables porque si no lo son no sólo se pierde el aumento, también se pierde la fuente de trabajo. En ese sentido hay un rumbo que se recorre en común. Partiendo de esa base, hay intereses; unos pelean más por las ganancias de la empresa y otros por salarios más altos o mejores condiciones de trabajo. Hay un rumbo común porque el trabajador también va atado al desarrollo de la empresa, y hay un rumbo propio porque hay intereses distintos.

En líneas generales todo parece reducirse a salario y condiciones de trabajo
No es solo eso. También está cómo se razona desde ambas partes, cómo se resuelven los problemas pero que en la base está eso, está eso.  Aquellas empresas que trabajan para el consumidor final en el exterior, hoy tienen un control que estudia qué relación tiene con sus trabajadores porque los consumidores entienden que cuando el trabajador no está conforme de alguna manera expresa su disconformidad a través del producto.

Eso lleva a encarar una forma distinta de relación con los trabajadores, tratar de entender cosas, atender situaciones particulares. Esas empresas tienen una relación con los trabajadores que tiene ingredientes nuevos, pero no quiere decir que todo lo resuelvan igual. Hay quienes tratan de resolver a partir de una negociación con el sindicato y otros directamente con el trabajador, tratando de que el sindicato no exista o no tenga protagonismo.

Si tuviera que puntualizar los logros hasta ahora, ¿cuáles mencionaría?
El funcionamiento de Consejo de Salarios, los rurales y la negociación colectiva de los públicos. Hay que perfeccionarlo, no es lo mismo los Consejos de Salarios en el año 45 o el 85 que en el 2005. Las características de las empresas son distintas y hay que adecuar el sistema de negociación. Nosotros nos hemos planteado resolverlo de forma tripartita, pero nos hemos planteado resolverlo. Si este año no lo resolvemos de forma tripartita vamos a hacer una propuesta (propia del Ministerio).

Estamos hablando de la Ley de Negociación Colectiva
Sistema Nacional de Negociación, que contiene la negociación colectiva. Ha sido importante la ley de trabajo doméstico, la ley de fueros sindicales, y aunque ha despertado un montón de oposiciones que todavía siguen planteadas.
Por otra parte, está la creación del Instituto Nacional del Empleo con integración tripartita que será mucho más potente que lo que hoy es la Junta Nacional de Empleo.

Pero dependerá del Ministerio
No, tendría mayor independencia del Ministerio.

¿En qué está la ley de tercerizaciones?, porque trajo muchas discrepancias.
Las sigue habiendo, aunque nosotros estamos trabajando en reglamentar la ley sin violentar su espíritu, y en caso de que después de esas modificaciones siguen planteadas las discrepancias, se requerirá una acto legislativo.
Hasta ahora las cosas que hemos presentado al Parlamento no han salido tal cuál las hemos presentados sino que tuvieron modificaciones. Por ejemplo la Ley de Tercerización no es la misma que presentamos nosotros que la que salió en el Parlamento.

¿Cuáles fueron las diferencias sustanciales?
Yo creo que se le puso algunos ingredientes que de alguna manera son los que han provocados los reclamos, aunque los empresarios no comparten ni siquiera lo que nosotros hicimos, ni lo que resolvió el Parlamento. Pero como estaba planteada la solidaridad en la ley que hicimos nosotros.

A nivel de accidentes de trabajo hay mucho por hacer, el 2006 fue bastante difícil. Hubo 16 trabajadores muertos.
Gran parte de los accidentes de trabajo se producen por falta de controles. Las empresas que subcontratan ahora serán responsables, cosa que hasta ahora no pasaba.

¿En qué cosas le erraron, en cuáles no tuvieron la lucidez suficiente para dimensionar el problema?
Cuando no pudimos en algunos conflictos incidir demasiado sobre decisiones realmente equivocadas. Estoy pensando en casos como el de Turbo Flow o el de Conaprole. No tuvimos fuerza suficiente como para hacer entender en esos casos que lo que estaba en juego no era solo el salario, sino también el empleo. En el caso de Turbo flow no pudimos hacer entender que el salario no se fija por comparación de cómo se cobra en otro lado sino que se fija en función del Producto Bruto Interno de cada país. Desde otro punto de vista, tampoco tuvimos fuerza para hacer ver que limitar la jornada de trabajo rural en 2005 hubiera sido conveniente para todos, ahora estamos de nuevo con eso, esperemos que tengamos mayor éxito.

¿Usted cree que casos como los de Soloducho o Vanni, son el resultado de la política de este Ministerio? El caso de Soloducho parte con un crédito que le dio el gobierno anterior y que no podía renovar porque no tenía garantías y jugó con eso a favor en todo momento. Ahora es absolutamente incorrecto resolver el cierre de una empresa comunicándole a los trabajadores un ratito antes. Esas son de las cosas que tienen que conversarse antes. Si se conversan antes, se evitan un montón de problemas que surgen después.
La forma en que se presentó el problema condujo a toda esta situación. En este sentido Soloducho no tuvo respaldo empresarial. En el punto en que sí tuvo respaldo empresarial fue cuando, al haber una ocupación de por medio, el resto de los empresarios se oponen a la ocupación.

En el caso de Vanni es más complicado, el conflicto parte de una ocupación que, yo creo, aunque puedo equivocarme, de que fue arreglada entre trabajadores y empresarios como una forma de presionar al Banco República para un préstamo. Cuando ese préstamo no se produjo la ocupación siguió. Ya no contra el Banco República sino contra el empresario y ahí se produjo el corte entre trabajadores y empresario en algo que había empezado en común. Entonces ahí es más difícil. Como esto empezó no por un conflicto laboral sino por un problema empresarial, ese problema empresarial pone en juego la fuente de trabajo y se generó una situación absolutamente indeseada por ambas partes. Eso escapa ampliamente las posibilidades del Ministerio, dado que el conflicto comienza a partir de un préstamo del Banco República, y el empresario tenía todos los rubros salariales al día, aunque a partir del momento en que cierra queda debiendo el despido.

Soloduccho cierra la empresa, pero dice que no despidió a los trabajadores pero tampoco les da trabajo. Ahora la solución del problema está porque Soloduccho pague los despidos y se produzca la desocupación.

¿Se sintió aliviado cuando se enteró que no tenía que participar de las reuniones de trabajo con George W. Bush?
Bueno, yo no fui a Anchorena pero tuve que participar en la recepción en la casa del Embajador. Esto no es un asunto personal esto es un problema de Gobierno, forma parte del Gobierno. Lo dije antes de asumir, yo estoy a las órdenes de Tabaré Vázquez, es el que marca al rumbo, puedo tener discrepancias con el rumbo, pero el rumbo lo marca él. Si alguna vez tengo tantas discrepancias que me impiden seguir el rumbo, lo plantearé pero son decisiones de Gobierno, no son decisiones individuales. El gobierno resolvió invitar a George W. Bush para negociar en rubros comerciales y el presidente dijo los que van a ir son tal, tal y tal. Después se recibió una carta del embajador a todos los ministros y muchos de los que habían ido de mañana no fueron de tarde, yo conversé con el presidente y entendí que debía ir. Por otra parte, el Ministerio de Trabajo va a tener que participar en lo que es la Comisión que trate las condiciones laborales en el marco del TIFA.

No es un problema personal, es el Ministerio el que tiene que encarar y va a ir el Director de Trabajo, es una negociación que hay que hacer. Tanto el TLC como el TIFA discute eso. Paradojalmente, al contrario de lo que cree, Estados Unidos ha exigido mucho mayor protección a los trabajadores que la que exigieron los países que firmaron un TLC, Chile, Perú, Panamá, Colombia. Eso lo hacen porque los trabajadores estadounidenses se cubren de la competencia desleal de productos fabricados con trabajo esclavo, o con trabajadores mal remunerados, o sin derecho a organizarse.

Usted nunca se manifestó a favor de un TLC con Estados Unidos
Tampoco en contra. Yo lo dije es que el Uruguay tenía que mejorar las relaciones comerciales con Estados Unidos, independientemente de la grifa que se le pusiera. Había que resolverlo bien, teniendo en cuenta que algunos condicionamientos son inaceptables, pero había que discutir el contenido del acuerdo y no su etiqueta.

El presidente dijo que nosotros no íbamos a aceptar ningún TLC tipo Perú. Como lo que planteó Estados Unidos fue un TLC tipo Perú, el presidente dijo no. Pero existe la tesis que fue Brasil quien impidió ese acuerdo cuando el canciller brasileño visitó nuestro país.

El presidente nunca dijo que íbamos a firmar un TLC, ni siquiera en Punta Cala, cuando habló aquello de que el Tren pasa una sola vez, muchas veces uno escucha lo que quiere escuchar y publica lo que quiere publicar. No se escuchó cuando el presidente dijo que no vamos a firmar un TLC con Estados Unidos, lo dijo en Punta Cala.

¿Cómo se sienten las críticas de aquellos que empezaron en el Frente Amplio, como en el caso de Sarthou, o aquellos dichos de Abdala?
Lo de Abdala creo que fue un error, lo dijo una sola vez, después dijo que no lo quiso decir y yo confío. Las críticas no las conozco, las supongo, pero no tienen un proyecto alternativo. Vázquez en la campaña dijo que los que pensaran que las cosas se iban a solucionar en un día, no lo votaran. Creo que las cosas que manejó el Gobierno, las manejó bastante bien. No puede emprender un camino sino aumenta el Producto Bruto Interno, y es el segundo año consecutivo que aumenta. Aumento la ocupación claramente, estamos en el período de la historia del Uruguay donde hay mayor ocupación, aunque no estamos en el momento que hay menor desocupación porque la ocupación mide los puestos de trabajo pedidos, hoy salen a buscar trabajo hombres y mujeres desde los quince años. Tenemos un desempleo que anda en el 9% y poco y va a bajar. Desde 1987 a la fecha tenemos la mayor masa salarial, eso es distribución, es distribución el Plan de Emergencia, puede no convencer.

Pero no puede haber un mayor ritmo, en cuanto al salario mínima.
Nosotros hemos dicho siempre que no basta hacer crecer la torta para después repartirla, eso es equivocado, ya que creció indefinidamente durante mucho tiempo y no se repartió. Creemos que hay que crecer distribuyendo. No se puede decir crecimos tanto y el salario aumentó por debajo de eso porque distribución no es solo el salario, es el aumento del empleo, es la participación en un sistema de salud, es el aumento de los ingresos por hogar. Yo creo que la crítica que se hace debe tener alternativas y las alternativas que presentan no son válidas. Yo recuerdo que escuché alternativas como que no había que exportar carne, cuando se decía que si no se pagaba la deuda toda nuestra exportación era embargada. Quien razona así, razona mal, porque el ingreso de divisas al país es el que permite comprar petróleo, sino hay petróleo no funciona el país. La venta interna no produce las divisas necesarias para comprar petróleo, no entienden el funcionamiento del país.

Gobernar es hacer que el país funcione, sobre la base de determinados principios. El problema es hasta donde uno poniendo a ultranza esos principios puede hacer que el país funciona. Si uno desarrolla determinadas cosas a ultranza y el país no funciona, lo primero que caen son los principios. Se puede tener determinados principios en la medida que el país funcione. Si uno pierde fuentes de trabajo y arriesga el país por salvar los principios, no está salvando los principios.

¿Cuáles son las condiciones para que usted se vaya del ministerio conforme con su trabajo?
Yo me voy a quedar hasta que el presidente lo decida. Hemos planteado la creación de un Sistema Nacional de Negociación, que articule salario mínimo nacional, la organización de un Programa de trabajo a través de los Consejos de Salarios, la negociación colectiva y la prevención de conflictos.
Espero que este año concretar la reducción de la jornada laboral para el sector agropecuario, eso sería histórico.

Montevideo Portal | Pablo Méndez
@pablomendezmvd