Locales
Cómo mirar hacia adelante

Documentos entregados por EE.UU. a Argentina revelan datos sobre el Plan Cóndor

Jefes de Policía de seis países sudamericanos se reunieron en mayo de 1976 en Santiago de Chile para crear una unidad destinada a exterminar a los izquierdistas.
12.04.2019 19:54
2019-04-12T19:54:00

De los documentos entregados por el Gobierno estadounidense al ministro de Defensa argentino, Germán Garavano, surgen revelaciones sobre el Plan Cóndor.

Miembros de la ONG Archivo Nacional de Seguridad, dedicada a estudiar actas históricas, analizaron algunos de los 40.000 documentos desclasificados entregados por Estados Unidos, y una de las cinco principales revelaciones es la de una reunión en Santiago de Chile donde se orquestó parte de este plan.

Los jefes de la Policía secreta de las seis dictaduras del Cono Sur de América (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay) se reunieron en secreto en mayo de 1976 en Santiago de Chile para crear una "nueva unidad" destinada a exterminar a los izquierdistas en Europa y otros países de Latinoamérica.

Esa nueva unidad fue bautizada como "Teseo", en referencia a Theseus, el rey griego que mató a puñetazos al Minotauro, según recoge un documento de la CIA desclasificado este viernes.

La unidad "Teseo" se creó bajo el paraguas del conocido como Plan Cóndor, una operación impulsada por los servicios de Inteligencia de las dictaduras del Cono Sur para secuestrar, torturar y exterminar a sus opositores con el conocimiento de Estados Unidos.

A su vez, de los nuevos documentos se desprenden otros cuatro descubrimientos:

Asesinato en el extranjero por 3.500 dólares

La CIA tuvo acceso a un acuerdo que firmaron en 1976 los países del Plan Cóndor para establecer cómo debía financiarse la unidad "Teseo", que estuvo basada en Argentina.

El texto obtenido por la CIA, titulado "acuerdo de los países Cóndor en relación con la regulación de sus operaciones contra objetivos subversivos", establecía que cada dictadura debía desembolsar 10.000 dólares para costes operativos y, además, tenía que pagar una cuota de 200 dólares "antes del 30 de cada mes".

Según el acuerdo, los agentes asignados a misiones de asesinatos en el extranjero necesitaban unos 3.500 dólares cada diez días y se les ofrecía 1.000 dólares para comprar ropa en su primera operación.

Europa se interesó por el Plan cóndor y quiso imitarlo

Los servicios de Inteligencia de Francia, el Reino Unido y la República Federal de Alemania (RFA) visitaron Argentina para conversar sobre "métodos para el establecimiento de una organización antisubversiva similar a Cóndor", según un cable de la CIA fechado el 7 de abril de 1978.

La CIA recogió que la inteligencia de esas tres naciones pensaba que "la amenaza subversiva había alcanzado unos niveles tan peligrosos en Europa" que era necesario "unir sus recursos de inteligencia con una organización cooperativa como Cóndor" para hacer frente a ese supuesto peligro.

El cable de la CIA no explica cuál terminó siendo la relación entre las Inteligencias de Francia, el Reino Unido y la RFA con las dictaduras del Cono Sur.

El embajador argentino en Venezuela fue secuestrado por dinero

Los nuevos documentos revelan que el embajador de Argentina en Venezuela Héctor Hidalgo Solá fue secuestrado y asesinado en julio de 1977 por agentes de la extinta Secretaría de Inteligencia del Estado argentino (SIDE) que actuaron por su cuenta y sin el consentimiento de la Presidencia.

Los agentes raptaron a Hidalgo Solá con el "único objetivo de pedir dinero a su familia" y, cuando empezó una investigación interna para saber qué había ocurrido, los miembros del SIDE tuvieron "miedo de ser descubiertos" y lo mataron para encubrir el crimen, detalla otro documento de la CIA.

La familia de Hidalgo Solá no sabía lo que le había ocurrido hasta hoy. Su nieta acudió al acto en el que el ministro argentino de Justicia recibió los documentos desclasificados.

La CIA temía que los asesinatos fueran un inconveniente

El liderazgo de la CIA sabía que los países del Plan Cóndor tenían planes de asesinar a los integrantes de la Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR), una organización que Washington considerada "un paraguas" para los movimientos latinoamericanos de izquierda con sedes en París, Lisboa y otras urbes europeas.

A la CIA le preocupaba que ese tipo de operaciones acabaran siendo un inconveniente y tuvieran "ramificaciones políticas adversas" para la propia agencia por su apoyo al Plan Cóndor.

"Hay que tomar todas las precauciones (...) para asegurarnos de que la agencia no sea acusada por error de ser parte de este tipo de actividad", aseveró en un memorándum Raymond A. Warren, el que fuera jefe de Latinoamérica dentro de la CIA entre julio y agosto de 1976.

EFE


Te puede interesar EE.UU. entregó a Argentina 40.000 documentos secretos sobre la dictadura