Contenido creado por Federico Pereira
Internacionales

Lamentable

Dictadura de Pinochet entregó cientos de niños en adopción a Suecia, según informe

El diario sueco Dagens Nyheter publicó el reportaje "Niños a toda costa", que estima que podrían ser más de dos mil los menores enviados.

30.10.2021 19:06

Lectura: 3'

2021-10-30T19:06:00
Compartir en

En un intento de mejorar sus relaciones con Suecia, el régimen dictatorial de Augusto Pinochet en Chile entregó en adopción a unos 2.000 niños al país nórdico, en procesos que se encuentran bajo investigación tras denuncias de posibles irregularidades, según informó este viernes Infobae.

La investigación oficial sobre adopciones internacionales involucra miles de niños de países como Chile y Colombia. La pesquisa indica que el régimen pinochetista utilizó las adopciones irregulares como forma de ganar influencia en el país escandinavo. 

La información fue dada a conocer por el medio sueco Dagens Nyheter (DN) es su reportaje "Niños a toda costa", que muestra como niños originarios de países pobres han sido adoptados en Suecia sin el consentimiento de sus padres en el período comprendido entre 1971 y 1992. 

El reportaje de DN revela que Suecia creó un sistema que permitió adopciones en circunstancias poco éticas e ilegales y luego de publicados los artículos, funcionarios que formaron parte del proceso han entregado información sobre las presuntas irregularidades hasta entrada la década de 2010, a raíz de la investigación gubernamental iniciada por la ministra de Asuntos Sociales de Suecia, Lena Hallengren.

En Chile, uno de los antecedentes es la investigación realizada desde el 2018 por Karen Alfaro, de la Universidad Austral, que reunió evidencias de al menos 630 casos de niños enviados a Suecia de forma irregular. 

El trabajo, titulado "Niños y niñas chilenos adoptados por familias suecas. Proximidad diplomática en tiempos de Guerra Fría (1973-1990)", señala que "las adopciones se convirtieron en parte de un juego político para levantar el aislamiento internacional de Chile". 

Además, otra investigación de la justicia chilena que analizó el fenómento, indica que el régimen de Pinochet utilizó el proceso como instrumento de presión sobre el gobierno de Suecia, que fue crítico con el dictador chileno durante la administración del primer ministro Olof Palme (1969-1976 / 1982-1986).

La investigación señala que los 2.000 niños chilenos fueron adoptados por suecos entre 1974 y 1990, en un proceso en el que actuaban el Centro de Adopción de Suecia y grupos de extrema derecha de ese país afines a Pinochet. 

El trabajo de Alfaro muestra que las adopciones de Suecia se incrementaron tras una visita a Estocolmo de la entonces ministra de Justicia de Chile, Mónica Madariaga, a mediados de la década de 1970 y afirma que fue esta jerarca la que convenció a la Junta Militar chilena sobre los beneficios obtenidos con el método. 

“Después del golpe militar en 1973, el régimen era escéptico sobre las adopciones. Se consideró que los niños abandonados podían ser utilizados como una forma para que Suecia difamara al gobierno chileno”, sostiene la investigadora, pero después que tras el viaje de Madariaga a Suecia, el régimen cambió de opinión.

Según la académica, la exministra, que era prima de Pinochet, fue quien “rápidamente se dio cuenta de que las adopciones podrían traer algo positivo para Chile, tanto política como económicamente”.

El texto concluye que los procesos de adopción a niños chilenos vulneraron los derechos humanos, ocultándose tras una fachada que quiso mostrarlos como una forma de ayuda humanitaria a un país con altos índices de desnutrición y mortalidad infantil. 

El periódico sueco añade que desde China se dieron en adopción a más de 4.000 niños hacia el país escandinavo. El gobierno chino expresó que se trata de menores que fueron abandonados por sus padres.