Locales
En principio era el verbo, o la palabra

Defensora del Vecino: "es sólo agregar una palabra que nombra a la mitad de la ciudadanía"

Ana Agostino defendió la propuesta del cambio de nombre y se preguntó "por qué tanto rechazo". "¿Afecta profundamente al idioma español?", agregó.
27.04.2017 10:10
2017-04-27T10:10:00

La Defensoría del Vecino lanzó una convocatoria para debatir su posible cambio de denominación, que se llevará a cabo este jueves 27 de abril a las 16 horas en la Sala de Sesiones de la Junta Departamental, en 25 de Mayo 629.

"La Defensoría del Vecino invita a acompañar la consideración por parte del pleno de la Junta Departamental de Montevideo de la propuesta de cambio de nominación con el fin de avanzar en un lenguaje no sexista e inclusivo", reza la convocatoria, que propone cambiar el nombre a "Defensoría de las Vecinas y Vecinos de Montevideo".

Esta mañana, la Defensora del Vecino, Ana Agostino, dialogó con Inicio de Jornada, de radio Carve, para explicar el porqué de esta propuesta. Si bien aseguró que las mujeres no se sienten discriminadas en la Defensoría, defendió la propuesta por ser más "abarcadora" desde el lenguaje.

Aseguró que la propuesta es parte de una "mirada sobre los problemas de Montevideo, la perspectiva de género y la inclusión en general".

"La lengua es viva, el lenguaje es resultado de la interacción social, los procesos de cambio. Precisamos generar nuevas palabras porque la realidad cambia", agregó.

Los conductores de Carve le cuestionaron a Agostino la propuesta, al entender que el uso del masculino en el lenguaje ya es inclusivo, en el sentido de que se considera universal, para hombres y mujeres, a fin de facilitar el idioma.

"Me parece importante citar algunas lingüistas, que aclaran que la afirmación de que el masculino genérico siempre incluye está limitado por el salto semántico", respondió la jerarca. Alude a opiniones como las de las autoras Aguas Vivas Catalá y Enriqueta García Pascual, que aseguran que en muchos casos se inicia una frase o un discurso utilizando un término de género gramatical masculino, en sentido amplio, incluyendo a varones y mujeres, y posteriormente se comprueba que sólo se refiere a los varones. Citan algunos ejemplos de esto, como: "Los antiguos egipcios habitaban en el valle del Nilo. Sus mujeres solían...".

"Muchas veces cuando se habla en masculino plural, aparentemente están todos incluidos, pero en la frase siguiente sólo se hace referencia al masculino", dijo Agostino. "¿Ahora, en qué ocasión se refiere a todos y a todas, o sólo a todos?", señaló.

Explicó que cambiar la denominación es "para nombrarlas, darles existencia, y ha sido la lucha en torno al lenguaje a lo largo de la historia". "La existencia está dada al nombrar. En el idioma español el masculino es incluyente, pero no en todos los casos", agregó.

"Agregamos una palabra que nombra a la mitad de la ciudadanía, y eso generó un debate intenso. ¿Afecta profundamente al idioma español? ¿Cuál es la razón para el rechazo?", se preguntó luego la jerarca, que dijo que la propuesta "tiene que ver con una perspectiva de derechos asociada a la invisibilización".

"Todos los cambios a nivel social se dan a partir de transgresiones. Los nombres son simbólicos, más allá de loso hechos cotidianos y generan una visión de la realidad", concluyó.


Temas relacionados: