Contenido creado por Alejo Piazza
Política

Vieja escuela

Da Silva planteó “hacerle sentir miedo al uruguayo desconfiado” para controlar la pandemia

“Creo que tenemos que molestar a los ciudadanos ligeros de prevención. Hacerlos sentir que están en falta”, dijo el senador blanco.

17.12.2020 14:01

Lectura: 4'

2020-12-17T14:01:00
Compartir en

El senador del Partido Nacional Sebastián Da Silva fue entrevistado por Búsqueda y fue publicada este jueves. Según relata Da Silva en la conversación, él se siente más cómodo como senador suplente porque puede entrar y salir del Parlamento ya que no se imagina allí a las 65 años. Sin embargo, se encuentra en ese lugar porque es militante, "un bicho político" y para "defender a cara de perro" el gobierno de su amigo Luis Lacalle Pou.

Ante la consulta de que si el tema de la pandemia de coronavirus está muy partidizado, Da Silva negó tal afirmación y contó que Lacalle Pou, ni bien se enteró que existían los primeros casos de coronavirus en Uruguay, llamó a Miranda para informarle de la situación. "Ahí está un jefe de Estado tratando de anticipar las cosas. Siempre se ha estado despolitizando el tema, porque además si hay algo que tiene la izquierda son los cuadros científicos, que muchos integran el GACH (Grupo Asesor Científico Honorario). Después de todo eso, que la respuesta sea que el Estado tiene que combatir la pandemia... es la izquierda del emoji que se revolcó varias veces ya", indicó.

Según el senador nacionalista, el gobierno debe anticipar un "escenario drástico" y "hacerle sentir miedo al uruguayo desconfiado" para poder controlar la pandemia. Dijo que, lamentablemente, en las últimas horas han muerto referentes como Enrique Soto o Jean Pierre Hounie y "se le está poniendo rostro a la cosa".

A su vez, narró que cuando estalló el brote en Treinta y Tres él pasaba seguido por allí y estaba la presencia militar en la entrada del puente Olimar, que le daba miedo. "Querías poner primera e irte. Y lo único que hacían los militares era tomarte la temperatura y preguntarte a dónde ibas", indicó.

Consultado sobre si se necesita volver a eso, a una presencialidad policial o militar disuasiva, el blanco contestó: "Ah, yo creo que tenemos que molestar a los ciudadanos ligeros de prevención. Molestarlos. Hacerlos sentir que están en falta. Si fuera por mí hasta en las redes sociales. Porque todos nosotros vemos a cara descubierta cómo hay uruguayos que hacen asados, lo celebran. Y eso hace que la gente se frustre o se contagie. Se frustra porque no puede ir a un asado o se contagie haciendo asados. La rienda floja la tuve yo incluso con mi hija adolescente. A veces capaz que no se da cuenta de lo expuestos que estamos. Más con alguien que no se hace querer en la izquierda como yo. Pero no es un tema político, es así".

En otro sentido, el legislador sostuvo que este gobierno "no tiene lugar para loquitos sueltos, por lo menos dentro del partido". Es por eso que, según contó, a veces le preocupa el apresuramiento mediático de algunos de sus compañeros que hoy están teniendo más exposición y reconocimiento y que con eso lo único que piensen es en su futuro político.

"Acá puede haber un efecto Constanza Moreira o Christian Di Candia, que es el de mucha exposición, que se creen muy importantes, y a la hora de abrir las urnas, uno no sacó votos ni para ser edil y la otra no sacó ni un diputado. Eso es de los peligros que tiene ser gobierno. La inteligencia del Partido Nacional tiene que estar en ver los errores que ha cometido el Frente Amplio y tratar de no repetirlos", agregó.