Locales

La mirada de los otros

Con la profesora de Harvard Kathryn Sikkink, que analiza el éxito de Uruguay con la COVID

“El éxito se basó tanto en las medidas rápidas de este Gobierno como en las infraestructuras institucionales y de políticas sociales realizadas por Gobiernos anteriores”, opinó.

28.07.2020 11:25

Lectura: 6'

2020-07-28T11:25:00
Compartir en

A la profesora de Harvard Kathryn Sikkink la pandemia la sorprendió en Uruguay, donde estuvo hasta hace pocas semanas. No era la primera vez que se encontraba en el país, al que la une un vínculo de muchos años.

Fue estudiante en Uruguay en la década de los 70, en plena dictadura, lo que la hizo interesarse especialmente en el tema de derechos humanos (área en la que se especializó). Graduada en relaciones internacionales por la universidad de Minnesota, con un doctorado en ciencia política por la universidad de Columbia y actualmente profesora en la Harvard Kennedy School, es autora de varios libros sobre derechos humanos (incluyendo The justice cascade, con el que ganó el Robert Kennedy Book Award).

En diálogo con Montevideo Portal, Sikkink explicó que vuelve a nuestro país cuando puede, ya que hizo aquí amistades que duraron toda su vida. En 2012, participó en un intercambio de profesores entre UDELAR y la Universidad de Minnesota que ayudó a organizar y dio un curso de posgrado de relaciones internacionales en el Instituto de Ciencia Política.

En este 2020 vino a Uruguay para su año sabático con la idea de continuar viaje rumbo a Argentina y Brasil cuando el virus llegó, lo que la obligó a quedarse en el país durante el inicio y desarrollo de la pandemia global.

Tanto en charla con Montevideo Portal como en una entrevista que concedió a una publicación de la universidad de Harvard, dio sus impresiones sobre la forma en que Uruguay trató con la pandemia y el porqué de su éxito, siempre explicando respetuosamente que no podía profundizar en aspectos de salud pública al ser una especialista en relaciones internacionales.

En sus apreciaciones, analiza cómo los vínculos entre desarrollo económico y la democracia política influyen en la efectividad de la respuesta a la COVID-19.

"Uruguay ha sido uno de los países más efectivos de la región y de mundo en su lucha contra el virus. Es un país muy chico, pero también lo son otros como Nueva Zelanda o Singapur que fueron tomados como modelos", indicó Sikkink, que atribuye el éxito del país a algunas medidas del nuevo Gobierno pero también a las fortalezas dejadas por administraciones anteriores.

"El éxito de Uruguay se debe en buena parte a su respuesta de su nuevo Gobierno al declarar una emergencia sanitaria nacional, e imponer una serie de medidas para evitar el contagio, incluyendo cuarentena voluntaria. Pero sobre todo, como lo reconocen observadores, el éxito de las políticas se basa en otros desarrollos económicos y políticos en el país generados en un largo período de tiempo", aseguró la profesora.

"Los gobiernos anteriores crearon políticas sociales inclusivas, a la vez que mayor seguridad social, un sistema nacional de salud integrado, una red de hospitales públicos y políticas educativas diseñadas para disminuir la pobreza y la desigualdad", agregó.

Como en otros países pequeños, señaló. Uruguay "combinó esto con un comercio relativamente abierto y políticas de inversión que, a su vez, proveyeron recursos para políticas sociales".

Por ejemplo, "bajo el anterior Gobierno Uruguay tuvo una de las economías de más rápido crecimiento en América Latina, al mismo tiempo que disminuía más la pobreza y desigualdad, que ya estaban en niveles bajo para lo que es Latinoamérica".

Las políticas sociales inclusivas que tuvieron más impacto, remarcó Sikkink, involucraron "expandir los programas sociales existentes, como el sistema de pensiones y las transferencias monetarias condicionales".

De todos

Una de las razones por la que Uruguay tiene mejores niveles de igualdad hoy, aseguró, es que "ha sido por mucho tiempo un país bastante igualitario, desde que se introdujeron políticas sociales innovadoras a comienzos del siglo XX".

"Los economistas del nuevo Gobierno han criticado algunas de las políticas de los Gobiernos previos, y sin embargo su éxito se basó tanto en sus medidas rápidas y con aprobación científica como en las infraestructuras institucionales y de políticas sociales realizadas por los Gobiernos anteriores", opinó.

Sobre los méritos de la actual administración, destacó una "estrategia de comunicación que unió a la población con un mensaje claro" con una "visión científica". Sobre los últimos rebrotes, destacó que la respuesta ahora ha sido "rápida y eficaz".

Aseguró que el hecho que los uruguayos tengan un buen nivel de confianza en sus gobiernos, y estuvieran dispuestos a responder bien a las medidas voluntarias fue sin duda un factor importante para contener el virus en el país.

Al ser consultada sobre cómo comparaba la reacción del Gobierno uruguayo con el de Argentina y el de Brasil, señaló que "es difícil todavía comparar con Argentina (por ejemplo, el hecho que los argentinos cerraron las fronteras de forma temprana y firme seguramente ayudó la situación en Uruguay)", pero sí remarcó que la reacción de Uruguay "fue muy, pero muy superior a lo de Brasil, donde el nivel de negación de la situación, negación de la ciencia e indiferencia total al bienestar de la población produjo un desastre".

La profesora Sikkink aseguró que el impacto de la pandemia a nivel global ha afectado a los más vulnerables y que no ha escuchado a "nadie serio" decir que las medidas para paliar la pandemia hayan sido peores que la enfermedad en sí. "Lo que si sabemos - y esto en particular en los EEUU donde tenemos datos firmes- es que los más vulnerables están sufriendo y muriendo más de la pandemia que otras personas", opinó.

El otro, apuntó, es un "argumento contrafactual o hipotético por lo cual no hay apoyo alguno". "Por ejemplo, en los EEUU, más de 600,000 han muerto de, virus, y entre ellos, porcentajes muy altos de los más vulnerables, los pobres y minorías raciales sobre todo. Este es el efecto de la propia pandemia. ¿Como es posible que el efecto de una medida como una cuarentena obligatoria pueda ser mayor?", se preguntó.