Seré curioso

Seré Curioso

Cardoso: “La ex ministra me ha llamado por planteos de su interés, pero ahora no me llamó”

El ministro de Turismo evaluó las medidas a tomar para el sector turístico y descartó otras. Espera “el mejor verano posible” sabiendo que no será gran cosa.

05.11.2020 11:06

Lectura: 25'

2020-11-05T11:06:00
Compartir en

Por César Bianchi

Fotos: Juan Manuel López

El ex diputado del Partido Colorado asumió el 1° de marzo con la comodidad de saberse el conductor de un ministerio sencillo -en comparación con otros-, donde su administración avanzaría a velocidad crucero y de no mediar algo excepcional (una hecatombe, una pandemia que azotara al mundo, algo así), con los planes que llevaba en su mochila, podría lograr una gestión destacada. Pero 12 días después llegó una pandemia global y la mochila se le llenó de complicaciones. Hoy el sector turístico es, quizás, el más afectado económicamente por el coronavirus junto con los organizadores de eventos y fiestas.

Entonces, Germán Cardoso tuvo que barajar y dar de nuevo. Pasó a dormir poco, administrar crisis y pensar cómo paliar cuanto antes los apremios que impactan de lleno en el 11% de la plantilla laboral del país. En esta entrevista, en la nochecita del miércoles 4 en su despacho del Ministerio de Turismo, Cardoso detalló algunas de las medidas ya anunciadas por el gobierno, otros proyectos de ley en camino para auxiliar al sector empresarial del turismo, y descartó medidas como permitirle a extranjeros sin residencia ingresar al país por más dinero que estén dispuesto a invertir en Uruguay. También descartó de plano la redacción de un protocolo para playas, por impracticable.

Y le contestó a la ex ministra Liliam Kechichian, quien propuso un acuerdo pluripartidario para ayudar al turismo: "Me ha llamado en más de una oportunidad para hacerme un planteo de interés de ella. Ahora no me ha llamado. ¿Por qué no me llamó? Mi celular lo tiene y siempre la he atendido. Ella en 12 años nunca convocó a nadie ni aceptó la opinión de nadie ajeno a su gestión", dijo.

-Comparado con otros ministerios como el del Interior o Economía, el de Turismo, a priori, parece una secretaría de Estado sencilla. Hasta disfrutable de dirigir, diría. Esto podría haber sido visto así sin la pandemia, claro. Covid-19 mediante, usted pasó de aguas tranquilas a turbulentas, a tener que administrar crisis, ¿no es así?

-Es así. Han sido jornadas extensísimas, interminables, donde hemos tenido que reconvertir y redireccionar la mayoría de los planes que traíamos al ministerio, proyectos, estrategias, para pasar a funcionar de nexo en gestionar soluciones de problemas porque el Ministerio de Turismo no tiene caja pero a su vez es el representante del sector turístico. Nosotros no recaudamos. El famoso aval que pagan las inmobiliarias a las agencias de viaje no lo pagan aquí. Contratan un aval en una agencia de seguros privada o en el Banco de Seguros del Estado. De cualquier manera, los transportistas los controlamos nosotros, a las inmobiliarias, los hoteles, las agencias de viajes las controlamos y regulamos nosotros. Entonces su paraguas protector es el Ministerio de Turismo, uno comprende eso y hay que tener la sensibilidad de que estamos frente a una emergencia sanitaria.

Pero bueno, los 7.000, 8.000 desocupados del corredor termal en julio me venían a reclamar a mí que habilitara las termas y que hiciera el protocolo. Básicamente la responsabilidad de que tuvieran laburo o no era del Ministro de Turismo. Se va transformando todo en una gran mochila que tenés que ir gestionando y teniendo todas las habilidades posibles de persuadir y de gestionar al Ministerio de Economía, al Ministerio de Salud Pública, al GACH (Grupo Asesor Científico Honorario) apurando con los protocolos, porque los tiempos de la ciencia no son los tiempos del tipo que no tiene laburo y que está esperando y hay que entender a una parte y a la otra.

También han sido meses de aprendizaje increíbles porque uno le pone toda la voluntad y cuando logra la homologación del protocolo decís: "Bueno, vamos a reactivar un sector que tiene 8.000 desocupados en el corredor termal", ahí te salta el resto del comercio, las fuerzas vivas de Salto a decirte: "¡No, estás loco! ¡Nos vas a traer todos los infectados del país para las termas!". Es un conflicto que tenés que ir administrando. Y bueno, nos jugamos y la verdad hicimos un protocolo bien estricto particular para las termas y esa es la ejemplificación de que cuando las cosas se trabajan ordenadamente, con profesionalismo y se controlan, funcionan. En termas no ha habido un solo reporte sanitario negativo, no ha habido un solo contagio de julio a hoy. Cuando abrimos para vacaciones de julio fue la gente. Elaboramos un aforo que limitaba: no hubo problema. El feriado del 24 de agosto ya fue mucho más gente, hubo que interrumpir en dos etapas porque se había llenado el aforo. El 12 de octubre ya hubo que interrumpir... La gente va percibiendo de que hay medidas de protección que funcionan y se va animando a hacer turismo.

-Y a su vez si hay que dar marcha atrás, se da marcha atrás.

-De hecho, lo hicimos sin tener que llegar a hacerlo. Cuando Europa decide abrir (hace tres meses) al turismo estábamos en una situación sanitaria sana y al único país de todo América Latina que le abre es a Uruguay. Transcurren un par de semanas y en un acuerdo con el presidente decimos: "Vamos a tener la misma reciprocidad (si Europa está sana)". Tenemos dos líneas aéreas que tienen vuelo con Madrid, le abrimos el turismo a Europa como experiencia piloto para empezar a probar, pero dijimos: "No tenemos fecha, vamos en esta dirección, vamos a empezar a articular con Salud Pública por los protocolos para definir cómo aplicamos". Y en el mismo anuncio dijimos: "Y vamos a avanzar todo lo que se pueda avanzar y vamos a retroceder lo que tengamos que retroceder". A las 72 horas empezaron los rebrotes en Europa, entonces no llegamos a abrir nunca. Esa es la prueba de que se toman decisiones, pero si hay que dar marcha atrás se da.

-Tres millones de extranjeros eligen visitar el país anualmente, ingresan 1.800 millones de dólares al país, esto es el 8% del PBI y generan 130.000 puestos de trabajo.

-Es el 11% de la plantilla laboral del país.

-Ilústreme en números y porcentajes la crisis del sector turístico.

-Ya vamos más de dos trimestres de pérdidas siderales. El número hoy no lo tenemos cuantificado porque no ha cerrado el año. Nosotros tenemos mediciones anuales. El turismo argentino, por ejemplo, generó en 2019 ingresos por 1.200 millones de dólares con normalidad y hoy tuvimos temporada de verano que hay un muy fuerte ingreso de argentinos, y después por excepciones han entrado 35.000 más. Es una estimación, pero no creo que en el 2020 el ingreso de los argentinos supere los 500 millones ante los 1.200 millones de antes.


"Cuando se logra la homologación del protocolo decís: 'Vamos a reactivar un sector que tiene 8.000 desocupados en el corredor termal', ahí te saltan las fuerzas vivas de Salto a decirte: '¡Estás loco! ¡Nos vas a traer todos los infectados del país para las termas!'"

Los brasileños son entre 450.000 por año que vienen, cerca del medio millón. De nuevo habrán venido la fuerte corriente que viene a pasar la reveillon de ellos que es fin de año, y después carnaval que también lo pudimos aprovechar y pará de contar. Porque las excepciones son en un 90% argentinas, de tramitación de excepciones o de residencias.

-Repasemos las medidas que anunció el gobierno en la nochecita del jueves pasado: tasa de IVA del 0% desde diciembre y hasta el 4 de abril de 2021 en hotelería...

-...Todas las medidas son desde el 1 de diciembre al 4 de abril. La hotelería estaba exonerada históricamente en los meses de baja temporada desde Semana de Turismo hasta noviembre. Nosotros lo que hacemos es trasladar la tasa cero a la temporada alta. La exoneración de ellos era hasta el 15 de noviembre. Todo el paquete de medidas son todas a partir del 1 de diciembre, excepto la tasa cero de hotelería.

-Se vuelve a los 9 puntos de descuentos de IVA en el uso de tarjetas en bares y restoranes y alquiler de autos, se descontarán 8.000 pesos mensuales de los aportes patronales a cada empresa que retome o contrate personal (en hotelería y gastronomía donde hay 20.000 personas en seguro de paro). Además, los alquileres serán exonerados de IRPF y se negocia una financiación en 12 cuotas, lo que permitirá que las inmobiliarias compitan más dignamente con plataformas online. Pero los operadores dicen que las medidas anunciadas tienen gusto a poco. Dicen que falta apoyo estatal a las empresas afectadas.

-Estamos gestionando vía proyecto de ley el crédito SiGa plus. SiGa (Sistema Nacional de Garantías) hoy existe para la pequeña empresa, para las pymes, es con garantía del estado y tasa preferencial de interés. A través de la modificación de esa norma estamos llevando a SiGa plus para que alcance al sector turístico, para aquellos comercios que tengan necesidad de inyectar capital lo puedan hacer con garantía estatal de manera ágil y a una tasa de interés preferencial. Tomando ese modelo de SiGa vamos a crear el SiGa plus para el sector turístico. Aumentan los montos, ya no es solo para las pymes sino para empresas con mayor facturación, sobre todo poniendo foco en las agencias de viaje porque las agencias de viajes tienen altísima facturación, pero no es ganancia. A vos te venden un pasaje, pero la ganancia de ellos de comisión es del 10%. Viendo toda la foto es que creamos el SiGa plus para que tenga alcance a todo el sector turístico.

-Y ¿alcanza con eso para dejar contento al sector empresarial del turismo?

-Se va a hacer el esfuerzo. Es lo que se puede.

-El vicepresidente de la Cámara de Turismo, Carlos Pera, dijo hace unos días: "Si no hay una gran ayuda económica, el sector turístico puede desaparecer". ¿Exageró?

-Desaparecer no porque hoy hay actividad turística creciente. Sí está en serios problemas. Es obvio que el sector turístico es el que está padeciendo las más graves consecuencias de la pandemia producto del cierre de fronteras. El turismo interno en números anuales en el 2019 representó alrededor del 35% de los ingresos en divisa en dinero de la actividad turística del país. El otro 65% era turismo externo. Lógicamente que hay un sector que lo está sufriendo y sufriendo mucho, fundamentalmente hotelería y fundamentalmente Montevideo porque en la cuenta turismo-año Montevideo es el destino del país que recibe más extranjeros. Con esta batería de medidas nosotros aspiramos a sostener al sector por un lado, a inyectarle crédito por el otro, a hacerle lo menos sufrido posible el tránsito de este camino y a generar puestos de trabajo con incentivos y exoneraciones fiscales como las del BPS de los 8.000 pesos por empleado.


"Con esta batería de medidas aspiramos a sostener al sector por un lado, a inyectarle crédito por el otro, a hacerle lo menos sufrido posible el tránsito de este camino y a generar puestos de trabajo con incentivos y exoneraciones fiscales como las del BPS de los 8.000 pesos por empleado"

A la vez hay actividades que están mostrando no solamente signos de recuperación sino actividad que no registraba anteriormente. El turismo de campo, el ecoturismo, el agroturismo está teniendo una proliferación brutal. Tenemos visitas a lugares como Salto del Penitente, Quebrada de los Cuervos, lugares donde hay mucha naturaleza récord. Más visitas que en el 2019 con normalidad. Está habiendo una sobrevalorización de todo lo natural, el ecoturismo. Ahí está habiendo un desarrollo.

-Los operadores turísticos no quieren beneficios, quieren soluciones. Están desahuciados. "Faltan medidas de contención al sector empresarial", ha dicho Juan Martínez, presidente de la Cámara de Turismo. ¿Alcanzan las medidas propuestas o están pensando en anunciar más en los próximos días?

-Estas medidas se suman las que ya habíamos anunciado en abril-mayo de postergación de las tarifas públicas para el año que viene, de exoneración para los comercios de gastronomía y hotelería de la potencia, factura de OSE, transferir el 70% al resto del componente de la tarifa en 12 cuotas sin recargo para el año que viene. Eso fue en abril previendo que en un año vamos a estar con normalidad o por lo menos con la expectativa. Se han tomado un montón de medidas. ¿Que seguramente se necesiten más? Y tal vez sí. Lo que sucede también es que recibimos el país con un déficit fiscal de cinco puntos del producto interno de la economía, había que generar ahorro. Ese ahorro no se pudo generar y hoy ya llevamos gastados -sin estas medidas- 90 millones de dólares más.

Yo comprendo la situación del sector porque he sido más que comprensivo y desde el Ministerio de Turismo hemos gestionando todas las facilidades, exoneraciones posibles, alivios... El operador tiene que entender que el Estado también es como un comercio: si renuncia a recaudar y gasta, gasta y gasta, llega un momento que no tenés más capacidad de dar y eso es lo que sucede. Muchísimas veces en estas circunstancias las demandas se vuelven infinitas y los recursos son finitos.

-El 98% de los trabajadores de las agencias de viaje están en seguro de paro, algunas aceptaron el desafío de reconvertirse, y otras tuvieron que cerrar. Perdieron su razón de ser. Por más baratos que pongan los pasajes, la gente no se anima a viajar al exterior, cosa que el gobierno desalienta, además. Tampoco tiene mucho sentido hoy el turismo de congresos. ¿Cómo se las ayuda?

-Con acceso al crédito SiGa, con la ley 19.913 que acaba de ser votada y fue iniciativa del Ministerio de Turismo, que les alcanza y les exonera los aportes patronales en el BPS por un año... Y seguir trabajando en todo lo que se pueda.

-También se busca sacar una ley de reprogramación de viajes, para regular los pasajes ya vendidos y que no se podrán utilizar ahora. ¿A qué obligaría esa ley? ¿Para qué servirá ese marco legal?

-Los blindaría y les daría la posibilidad -una vacación por un tiempo- de ser objeto de reclamo porque es lógico que estamos ante una situación excepcional. Se está estudiando por parte de los cuerpos técnicos del ministerio, por jurídica. Hay un anteproyecto definido. Se redacta desde el sector privado consensuado con ideas y aportes que se han venido elaborando acá con los cuerpos técnicos. Está en proceso de revisión. Se creó un grupo de trabajo entre el ministerio y el sector privado para trabajar en ese proyecto.

Esa ley le da un alivio al derecho del consumidor, a la agencia de viajes. Hay unos 150 millones de dólares de pasajes ya vendidos que son objetos de reprogramación. Hay solamente dos aerolíneas que han devuelto y en un porcentaje mínimo. Cuando uno compra un pasaje lo que la gente no pone demasiada atención es que está firmando un contrato y lo que no mira en la promoción del pasaje baratísimo es la letra chica que dice que no son reembolsables. Los que han devuelto han devuelto los pasajes caros, los de clase ejecutiva con tarifa diferencial. Acá lo que hay que tratar de evitar es sostener al sector. El consumidor le reclama a la agencia porque fue a quien le compró. La agencia le explica que no tiene su plata, y a la gente le cuesta entender. Es una ley de reprogramación. Sirve para ganar tiempo en los reclamos. Que le dé el derecho a ellos ante los reclamos por un período de tiempo determinado.

-Los hoteles que debieron cerrar, ¿lo hicieron exclusivamente por la pandemia o por errores en la gestión hotelera? Juan Martínez de la Cámara de Turismo decía que muchos lo tomaron como un negocio inmobiliario, olvidándose de una eficiente gestión hotelera.

-Hay de todo como en botica. En la hotelería en Montevideo había existido una especie de descontrol y el ministerio tendría que haber sido más estricto en el desarrollo de la estrategia en el territorio, porque se creó una mayor oferta para la demanda que había. Sin pandemia en el 2019 cerraron 14 hoteles en Montevideo, 1.000 trabajadores despedidos. Ya había una complejidad notoria a nivel de la hotelería; había complejos que hoy se han vendido que habían expandido su espectro de acción a tasas y a riesgos que yo no sé si sin Covid igualmente no se hubieran vuelto inviables. Es la duda que se me genera. Esto es como la salud: si a vos te agarra el virus con fuertes defensas seguramente no te pase nada, ahora si te agarra con mil problemas de salud, te tumba.

-El turismo interno representa en tiempos normales el 35% de las divisas del país. La idea del gobierno, me decía Álvaro Delgado para este espacio, es trepar al 50%. ¿Cómo piensan lograrlo? ¿Cómo van a estimular el turismo interno?

-Todas estas medidas son de estímulo para el consumidor final y es lo que estamos negociando con la Cámara Uruguaya de Turismo.

-Y una fuerte comunicación hacia la gente.

-Muy fuerte comunicación. La semana próxima haremos una muy fuerte campaña poniendo acento en los beneficios. La comunicación dirigida a esos uruguayos que gastan más de mil millones de dólares por año en el extranjero, que salgan a descubrir el país. Hay una cantidad importantísima de destinos naturales que ese uruguayo que va a al extranjero no los conoce. Yo creo que ahí hay una oportunidad de crecimiento significativo que va a estar haciendo de que ese 35% trepe de manera considerable. ¿El techo? El más alto posible.

-Hay unos 1.200 millones de dólares que solían irse, porque los uruguayos los gastaban en el exterior. ¿Qué cifra realista esperan que se invierta en el turismo interno?

-La mayor posible. Esa es la apuesta.

-¿Le cayó mal el ofrecimiento de Argentina para que los uruguayos visiten su país, con el riesgo que esto conlleva y lo mal que viene el país vecino con la pandemia?

-Somos distintos que Argentina. Hemos manejado la situación de manera distinta. Acá hubiese sido imposible tener los resultados que tenemos si no hubiese sido por el compromiso de la sociedad. Cuando en un hecho inédito en la historia nosotros salimos en Semana de Turismo encabezando una campaña comunicacional pidiéndole a la gente: "Este turismo quedate en casa, evitá los traslados innecesarios, usá tapabocas" fue porque entendíamos que era lo que teníamos que hacer y era trascendente evitar los movimientos en esas cuatro semanas para cortar la línea de contagio y lo logramos. Argentina, a prepo, no lo logró. Cada cual tiene que administrar la realidad que tiene.


"Hay una cantidad importantísima de destinos naturales que el uruguayo que va a al extranjero no los conoce. Ahí hay una oportunidad de crecimiento que va a estar haciendo de que ese 35% trepe de manera considerable. ¿El techo? El más alto posible"

Argentina hoy tiene una circulación comunitaria del virus. Está descontrolado. Ante una realidad que tiene miles de contagios por día, miles de muertos ya en la cuenta, ellos toman la decisión que tienen que empezar a vivir. Tienen que empezar a tratar de hacer vida desde el punto de vista económico activo y toman la decisión que toman entendiendo que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la situación no está tan complicada. Como reacción nosotros vamos a desestimular todo lo que podamos, no es lo que aconsejamos. Seguimos apelando al uruguayo. No es justo que el uruguayo tenga el acto de egoísmo que por ir a comprarse un par de championes, un jean y tres camisas más baratas asuma el riesgo de contagiar a su familia y a sus compañeros de trabajo.

-¿Habrá un control o fiscalización en los precios?

-Estamos generando el consenso voluntario con la Asociación de Supermercadistas del Uruguay, con la Asociación de Supermercados y con otras grandes superficies para lograr una canasta turística básica que contenga 300 artículos donde no va a decir la marca del producto. Va a decir (por ponerte un ejemplo) "moñitas: precio base de tanto a tanto". Un acuerdo de precios voluntario, pero sí hemos encontrado muy buena disposición del sector privado a recorrer este camino juntos.

-Por otro lado, si se pretende apostar al turismo interno como generador de divisas, habrá que ser rigurosos en que se cumplan los protocolos y no se excedan los aforos permitidos, ¿no? Aquello de priorizar la perilla sanitaria por sobre la económica para que no se disparen los contagiados.

-Nosotros vamos a priorizar en la aprobación de protocolos que regulen actividades turísticas como los hostels, los campings, el turismo rural. Es un desafío que tenemos por delante y en eso estamos con el grupo de profesionales del GACH.

-¿Habrá protocolo y aforo preestablecido para playas?

-Con lo que respecta a playas tenemos que ser conscientes, serios y responsables. No podemos elaborar un protocolo que no tenemos la capacidad de hacer cumplir. No va a haber protocolo. Nuestra playa no es solo la costa que va de Colonia al Chuy. Es imposible. Necesitarías un ejército entero de personas para estar todo el tiempo controlando. Nuestras playas por una definición geográfica no tienen puerta de ingreso. En Europa las playas son calas que miden entre dos a cinco cuadras donde hay una puerta de entrada y se puede hacer mucho más controlable con las autoridades locales, pero nuestras playas no tienen puerta. Vamos a apelar a las recomendaciones dentro del ejercicio de la libertad responsable. Mañana (hoy jueves) hay una reunión con el grupo GACH para hacer las recomendaciones. La Prefectura y las intendencias van a estar atentas porque sabemos que hay lugares como la Playa la Balconada, Punta Ballena, y muchas otras, donde va a haber presencia de Prefectura y de la intendencia tratando de desestimular.

-Andrés Castellano, presidente de la Asociación Turística de Colonia, y Cristina Otero, directora de Turismo de Colonia, coincidían en una nota de El País en que debería abrirse el puerto -que hoy tiene 1.200 trabajadores en seguro de paro- para mejorar la logística de la llegada de argentinos que tienen residencia en Uruguay. Incluso decían que debía permitirse el ingreso de aquellos que no tienen residencia. Hay quienes proponen que se permita ingresar a los extranjeros que tienen propiedades en el país, aunque no tengan la residencia. ¿Es una posibilidad viable?

-Hoy no. Hoy no hay modificación de los decretos. Fue una decisión dolorosa, no la tomamos con alegría, pero la tomamos con mucha responsabilidad priorizando preservar la vida y la sociedad del Uruguay y eso no es un bien transable. Hay más de 200.000 argentinos con propiedades. No tenemos capacidad de controlar que cumplan la cuarentena. Hemos tenido denuncias en infinidad de casos de argentinos que no la han cumplido, entonces tomamos el camino de la responsabilidad nuestra más allá de las dificultades económicas que nos va a generar pero la apuesta es a seguir conservando el estado sanitario que tenemos.


"Hay más de 200.000 argentinos con propiedades. No tenemos capacidad de controlar que cumplan la cuarentena. Hemos tenido denuncias en infinidad de casos de argentinos que no la han cumplido, entonces tomamos el camino de la responsabilidad"

-Agrega la nota de El País que Luis Borsari, director de Turismo de la Intendencia de Maldonado, le planteó al viceministro Remo Monzeglio que los que no tengan residencia ingresen y se les coloque una pulsera electrónica, a su costo, que sonaría si ellos incumplen la cuarentena o ante alguna denuncia. ¿Se está estudiando?

-A mí no me la planteó. No hay ningún plan de ingreso. Me llama la atención que Borsari, siendo del sector del presidente de la República, no entienda lo que dijo el presidente de que el decreto no se modifica y que apelamos a seguir cuidando la salud y que no tenemos la capacidad de controlar los propietarios.

-La ex ministra de Turismo y actual senadora frentista, Liliam Kechichian, ha dicho que el gobierno debió haber tomado medidas para ayudar al sector turístico hace muchos meses y no recién ahora, cuando se anuncia que las fronteras estarán cerradas. ¿Son de recibo estas críticas?

-Para nada. Hace rato que venimos tomando medidas. Desde abril venimos tomando medidas y gestionando. Lo que sucede es que cuando tomamos la decisión anunciamos las medidas. No habíamos tomado las decisiones todavía. Yo siempre tuve un diálogo fluído y el concepto de que Kechichian era buena persona. Me llama la atención en pandemia, en crisis sanitaria el camino que ha elegido recorrer de crítica y de criticar por el solo hecho de criticar sin proponer absolutamente nada.

-Yo la entrevisté para 970 Universal y me decía que le hubiera gustado una transición más duradera, que le pareció corta y que ustedes no pidieron más información, que ella quedó esperando una nueva reunión y nada.

-Tuvimos varias reuniones: primero todos juntos y después bilaterales. En más de una oportunidad intercambios por teléfono.

-Kechichian propone un acuerdo nacional de partidos para ayudar al sector turístico y entiende que el gobierno por una cuestión ideológica no quiso saber nada con ese acuerdo.

-Ella aplica un razonamiento de cómo actuó ella en 12 años. En 12 años nunca convocó a nadie ni aceptó la opinión de nadie ajeno a su gestión (lo cual es un derecho). Lo que me llama poderosamente la atención es que tiene un diálogo fluido y lo ha tenido conmigo incluso después de haber asumido. Tiene mi teléfono. Me ha llamado en más de una oportunidad para hacerme un planteo de interés de ella. Ahora no me ha llamado. Me enteré a través de algún periodista de su plateo. ¿Por qué no me llamó? Me ha llamado por casos puntuales de interés de ella, pero para esto nunca me llamó. Mi celular lo tiene y siempre la he atendido.

-¿Cuáles son los destinos más complicados, donde habría que esmerarse más en atraer turistas? ¿Montevideo y Colonia, quizás?

-Colonia vive del argentino día a día y el argentino es el núcleo grande que va a estar ausente. Obviamente Maldonado también tiene una fuerte presencia de argentinos. No así Rocha. Rocha y Canelones tienen turismo mucho más interno.

-Montevideo va a estar complicado.

-Sí, sin duda, pero no tanto en verano. Si bien es receptivo siempre, en enero y febrero tiene una baja actividad con respecto al resto del año. Montevideo no nos deja de preocupar. Ojalá la situación nos encuentre a principios del año que viene con una situación más sana, con una vacuna que permitiera una recuperación del escenario turístico en cuenta de todo el año, pero hoy en la proyección que podemos hacer a abril me parece que Colonia, Maldonado y Montevideo son los destinos más complicados. En ese orden.

-Decía Martínez, de la Cámara de Turismo, que aunque llegara una vacuna en los primeros meses del 2021, él no visualiza una recuperación del sector en el verano de 2021-2022. ¿Comparte?


"Yo siempre tuve un diálogo fluido y el concepto de que Kechichian era buena persona. Me llama la atención en pandemia, en crisis sanitaria, el camino que ha elegido recorrer de crítica y de criticar por el solo hecho de criticar sin proponer absolutamente nada"

-Que va a costar esfuerzo, va a costar esfuerzo, pero hoy es muy difícil hacer una proyección con vacuna o sin vacuna. Tenemos que transitar la realidad que tenemos por delante que es esta hasta abril seguro, porque si así apareciera la vacuna en diciembre entre que se distribuye y la empezás a aplicar no vas a llegar nunca a la temporada de verano. El país tiene una capacidad operativa a través de ASSE muy importante y yo creo que en cuatro meses de trabajo si hubiese vacuna la mayoría población de riesgo estaría vacunada.

-¿Puede recuperar algo de felicidad el sector turístico este verano?

-Yo creo que algo sí va a recuperar porque soy optimista en cuanto a la respuesta del crecimiento de la respuesta turística interna. Sabemos de antemano que no va a ser una buena temporada, entonces el desafío del sector es sostenerse. Transitar y recibir la menor cantidad de heridas posibles para posicionarse a futuro cuando la tormenta pase. A mi hay cosas que me hacen feliz: la recuperación de visitas y movilidad de gente que está recibiendo el interior del país, los puntos donde hay desarrollo de turismo natural, medio ambiente, las chacras. Son cosas que realmente motivan y dan ganas de seguir porque te das cuenta de que cuando todo esto pase va a ver un cambio en las corrientes culturales en cuanto a el comportamiento del turismo. La gente por varios años no va a elegir ir a una gran metrópolis, sino que va a optar por lugares más espaciosos donde haya calidad del medio ambiente, donde haya verde. Se da una revalorización de lo natural y Uruguay tiene lugares maravillosos para eso.

Por César Bianchi