Internacionales

Horror

Argentina: perpetua a pareja que empaló, torturó y mató a un niño de 4 años

El crimen ocurrió en el año 2015. La madre del menor recibió condena de cinco años por abandono.

26.11.2018 09:54

Lectura: 3'

2018-11-26T09:54:00
Compartir en

El crimen de Uriel Cisneros ocurrió en setiembre de 2015 en la ciudad argentina de Mar del Plata, y conmovió a la opinión pública de la vecina orilla, especialmente a medida que se fueron conociendo pormenores de la crueldad de sus perpetradores. La autopsia determinó que murió por asfixia, pero antes había sido golpeado, quemado y empalado. Ahora, la justicia condenó a prisión perpetua a la pareja que lo tenía a cargo, y a cinco años de prisión a la madre biológica de la víctima. Otros cinco imputados fueron absueltos.

Si bien no se pudo probar en el juicio que la muerte del chico se produjo durante un rito umbanda, que era la principal hipótesis durante la investigación, sí quedó demostrado que "hubo un aumento gradual de la violencia aplicada, que tuvo como resultado la muerte y les fue indiferente", según informara el canal Todo Noticias.

En el fallo se considera a Romina Hernández, madre de Uriel, culpable del delito de abandono de persona seguido de muerte agravado por el vínculo. Meses antes del crimen había "entregado" a su hijo a la "Mae Rosa" debido a la mala situación económica que estaba atravesando. A su vez, la líder del culto se lo dio a su propia hija, Ivana Toledo, y su pareja, Diego Grollino.

Para los jueces quedó probado que la madre de Uriel no desconocía los maltratos que padecía el menor, pero no hizo nada para salvarlo "del despiadado castigo". Sin embargo, no hubo pruebas suficientes que acreditaran que el chico murió durante una ceremonia umbanda ni que la "Mae Rosa" hubiese instigado el crimen. Por lo tanto, ella y otros cuatro imputados terminaron absueltos.

En cambio, nada atenuó la responsabilidad de la pareja que debía cuidar al niño y ambos fueron condenados a la pena máxima. En ese sentido, el tribunal señaló que "el ritual resulta ser sólo uno de los episodios, pero no el de mayor capacidad lesiva", y que las lesiones fueron infligidas por las personas que lo tenían a su cuidado y con la "intención de divertirse".

Uriel fue asesinado entre las 5.30 y las 7.30 del 11 de setiembre de 2015 en la casa donde vivían Toledo y Grollino. El informe de los forenses detalla que fue en ese lugar donde se llevó adelante "la maniobra estrangulatoria por lazo con asfixia mecánica tras la comprensión del cuello y la aspiración del vómito" que provocó la muerte de la víctima.

La autopsia estableció además que Uriel presentaba una herida en la frente producto de un golpe que le pudo hacer perder la conciencia, así como laceraciones y quemaduras, lesiones y múltiples desgarros compatibles con un abuso sexual por empalamiento.

Montevideo Portal