Contenido creado por Federico Pereira
Locales

Se tiran con de todo

Arbeleche: "Vergüenza" es ver "una parte de la película", el gasto, y no ver resultados

La ministra de Economía dijo en interpelación que el FA cuestiona las políticas económicas fijándose sólo en el "gasto por el gasto mismo" sin ver el impacto en la gente.

06.07.2021 15:50

Lectura: 7'

2021-07-06T15:50:00
Compartir en

Montevideo Portal

Durante la interpelación realizada en Cámara de Senadores a los ministros de Salud Pública, Daniel Salinas y de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, la cabeza del equipo económico del Gobierno respondió las 76 preguntas planteadas por el senador interpelante, el frenteamplista Daniel Olesker, sosteniendo que desde el Frente Amplio (FA) se compara al Uruguay con otros países de América Latina basándose en el gasto público y no en los resultados de acciones frente a la pandemia.

"No compartimos el concepto de "grafico de vergüenza", no lo compartimos y en todo caso vergüenza es mostrar una sola parte de la película, la película que se refiere al gasto y no tener en cuenta los resultados, el impacto que esas políticas están teniendo en los uruguayos. No compartimos que la forma de evaluar las políticas públicas sea el gasto por el gasto mismo; hay que ver el resultado, hay que ver cuanto llega a los beneficiarios, a la gente", dijo Arbeleche en respuesta al argumento del FA de que Uruguay es de los países latinoamericanos que menos encausaron dineros públicos en la lucha contra la pandemia.

"La oposición, a juzgar por la intervención del senador interpelante, parece más enamorada del gasto que de los resultados" afirmó, sosteniendo que el FA basó todos sus argumentos en una comparación internacional enfocada en el gasto y no el impacto de las medidas.

Arbeleche defendió las medidas tomadas por el gobierno asegurando que fueron "rápidas, dinámicas, analizadas" y que fueron "sostenibles en el tiempo" ya que "nadie podía saber ni podemos saber cuanto va a durar la pandemia".

La ministra argumentó que cuando se compara con países como Argentina o Brasil que "realizaron grandes despliegues de recursos en los primeros días o el primer año de la pandemia", se puede ver que éstos "luego vieron agotar sus recursos" y no pudieron sostener en 2021 los mismos montos invertidos.

"Aquellos países que dieron mucho el primer año, el segundo año replegaron, disminuyeron esos apoyos y lo contrario ocurrió con el caso uruguayo, por lo tanto, no es solamente dar las medidas, sino la sostenibilidad de esas medidas a lo largo del tiempo."

"En ese sentido, quisiera recordar que en marzo del año pasado una delegación del FA fue recibida por el presidente de la República, que tuve la oportunidad de acompañar al presidente, y la propuesta del FA fue crear un subsidio por un monto equivalente a un salario mínimo nacional que dure el mismo tiempo que la cuarentena, para aquellos trabajadores que no se encuentren registrados en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y en la Seguridad Social. Se refería el documento y así lo explicitaba, a los cuentapropistas y a los trabajadores informales. Con todo respeto, eso hubiera significado que hasta el momento se tendrían que haber movilizado recursos por aproximadamente 1500 a 2000 millones de dólares, claramente esa medida no hubiera podido ser sostenible.", sostuvo Arbeleche.

Recordando la llegada de la pandemia a Uruguay, Arbeleche sostuvo que en esos primeros días se adoptaron un gran número de resoluciones desde el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), sumadas a las medidas tomadas por el Poder Ejecutivo para hacer frente a la covid-19 y su impacto.

"El 15 de marzo se suspendieron las competencias hípicas, se elaboró una lista de productos que podían ser importados sin gravámenes y se publicaron listas de precios de productos de higiene por parte del área de defensa del consumidor del MEF, se anunció la disponibilidad de líneas de créditos para las pequeñas empresas por parte de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE), del Banco República y del Sistema Nacional de Garantias, créditos garantizados por el estado; se prorrogaron los vencimientos de impuestos de la DGI y del BPS, se aplazaron los vencimientos de programas de créditos, se establecieron diferimientos de plazos para las empresas más pequeñas, lo que llamamos el literal E. Se aplazaron los pagos para los monotributistas, las empresas unipersonales y sociedades personales con hasta diez empleados, se le dio un 40% de subsidio estatal, entre otras medidas", enumeró la ministra.

"Estas medidas se tomaron en la primera semana, luego de conocidos los primeros casos de la pandemia, por lo tanto, es bueno recordar, tuvieron el respaldo unánime de todos los sectores políticos y por lo tanto está claro que la respuesta que se dio fue certera y rápida", sostuvo.

La plata para las vacunas siempre "estuvo disponible"

Arbeleche destacó la política de vacunación, a la que llamó "una de nuestras políticas económicas y sociales más importantes", porque "nos pone más cerca de la renormalización de las actividades económicas, sociales y de esparcimiento del país."

Citó las palabras del ministro Salinas, afirmando que el dinero necesario para las compras de las vacunas "estuvo disponible" desde un primer momento, que se aseguraron las dosis para inocular dos veces a la población y que eso "redujo la ansiedad social".

Recalcó que la vacunación se hizo "en tiempo récord" y que hoy estamos viendo los resultados al observar la evolución de la pandemia. Afirmó que el gobierno "fue exitoso" en las negociaciones para conseguir las vacunas "pese a los ataques que recibió y de debió soportar en silencio durante esa etapa" para luego lograr "el ritmo de vacunación que se presentó".

Citando al subsecretario de Salud Pública, José Luis Satdjian, afirmó que "lo importante no era cuando se anunciaba la compra de vacunas" sino en qué momento se realizaba el proceso de vacunación.

La importancia del grado inversor

Dijo que para responder por qué no se gastó más, hay que tener en cuenta que el aumento del endeudamiento deja la posibilidad de perder el grado de inversión y que hay que "comprender los límites de esas medidas.

"El grado inversor no es un tecnicismo financiero, algo que solo miran los economistas, o un capricho de este gobierno, tiene consecuencias directas en términos del acceso al financiamiento para Uruguay. De los flujos de inversión, de la generación de empleo y de la riqueza de todos los uruguayos. La pérdida del grado inversor implica que al país le va a ser más difícil acceder a financiamiento, en el volumen deseado y con las tasas deseadas, más plata para pagar deuda es menos para otras políticas, en particular, las políticas sociales", manifestó la titular de Economía.

Arbeleche recalcó que según Naciones Unidas, la inversión extranjera directa en Uruguay creció un 43% el año pasado mientras que en otros países de América Latina bajaba.

Argumentó que si se pierde el grado inversor, "buena parte de los ahorros de los uruguayos que se encuentran en las AFAP perderían valor" porque implica una desvalorización de los títulos en los que se ha ahorrado.
Por último, explicó que de los 19 países de América Latina y el Caribe que estudió la calificadora Fitch, 18 países entraron a la pandemia con una perspectiva negativa, incluido Uruguay, y fuimos el único de ese grupo que no tuvo una baja en su calificación.

Arbeleche concluyó su primera intervención destacando que "el objetivo central del gobierno durante la pandemia no fue preservar el grado inversor, no fue preservar el funcionamiento de la economía, sino que obviamente el principal objetivo fue preservar la vida humana, preservar la calidad de vida de todos los habitantes de nuestro país".

Montevideo Portal