Internacionales

Experto en transferencias

Alto cargo de Macri ocultó un millón de dólares en Andorra que pertenecían a Paco Casal

"Francisco Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar", dijo el subsecretario argentino de Presidencia, Valentín Díaz.

16.02.2018 10:45

Lectura: 3'

2018-02-16T10:45:00
Compartir en

El subsecretario general de Presidencia de Argentina, Valentín Díaz Gilligan, "ocultó" 1,2 millones de dólares en una cuenta de la Banca Privada de Andorra (BPA) a nombre de una sociedad, según publica hoy del diario español El País, que se basa en documentación bancaria a la que tuvo acceso.

Díaz Gilligan, que figuró ante el banco como "representante" de la empresa y "accionista", negó al periódico que los fondos fueran suyos.

La cuenta se abrió en 2012, cuando Díaz Gilligan era asesor del Ayuntamiento de Buenos Aires, y mantuvo su actividad, al menos, hasta diciembre de 2014, cuando el político llevaba un año como director general de Promoción Turística del consistorio.

Díaz Gilligan subraya que el dinero no era suyo y que fue accionista y director de Line Action (empresa británica de intermediación de jugadores de fútbol) por hacerle un "favor" a un amigo, el empresario Francisco Paco Casal, informa EFE.

"Francisco Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo", indicó el subsecretario general de la Presidencia en conversación telefónica con el periódico.

Díaz negó que supiera que el total de esta sociedad pertenecía a una mercantil panameña Nashville North Inc.

La cuenta se nutría de transferencias de Uruguay de "clubs de fútbol", según el banco. Díaz Gilligan es "vocal" del River Plate argentino.

Allegados al contratista dijeron a Montevideo Portal que pese a que no perdió el juicio, Casal
renunció hacer una demanda el Estado que hubiera ascendido a los 300 millones de dólares.

Las fuentes señalaron que el acuerdo con el entonces presidente José Mujica permitió liquidar el asunto, pero recordaron que Casal se enteró de que tenía un juicio con la Dirección General de Impositiva cuando ya tenía todo embargado y que estuvo ocho años sin poder trabajar debido a ese litigio.

El caso terminó a favor de Casal quien "no debió pagar un peso al fisco", pero se vio afectado él y todos los jugadores que dependían de él, dijeron las fuentes.

(Con datos de EFE)