Policiales

Terrible

Aclaran crimen de un niño: la investigación apuntó a su familia, que “montó” una escena

En enero de este año, Dylan fue asesinado de un disparo. Su tía declaró en su momento que los disparos fueron efectuados desde una camioneta, pero la investigación apuntó a otro lado. Su tío fue formalizado.

02.07.2019 20:38

Lectura: 3'

2019-07-02T20:38:00
Compartir en

El 14 de enero de este año, un niño de 8 años ingresó al hospital de Casa de Galicia con un disparo que horas después le valió la muerte. En aquel momento, según informaron fuentes del Ministerio del Interior este martes, la familia del niño "montó una escena" para desviar la atención sobre los verdaderos responsables del asesinato.

La tía del niño, quien en su momento fue la que lo llevó al hospital, declaró que estaba junto al pequeño en la puerta de su casa cuando pasó una camioneta blanca, marca Kia, con los vidrios polarizados, y quienes estaban dentro de ella comenzaron a disparar contra la vivienda.

Según supo Montevideo Portal, la familia del niño "armó una escena" y baleó el portón de la casa con varios disparos para "simular un ataque".

La información de la investigación, a la que accedió en parte este portal, conduce al tío del niño. Este hombre, según se presume, estaba con un arma y disparó por "error" y mató al pequeño.

Los familiares lavaron todo el lugar de los hechos y simularon un ataque. Para esto balearon con 10 tiros el portón de metal de la casa y declararon todos que desde un auto los habían atacado. Además, señalaron que según información que tenían los autores eran del Barrio Lavalleja y llegaron a nombrar a cuatro de ellos.

Luego del episodio, la madre del niño, el tío del pequeño y otros parientes se mudaron de esa vivienda.

Tras cinco meses de investigación, este lunes la Policía allanó una casa en Punta de Rieles, donde estaba la madre de Dylan, el niño, con su pareja. El padre natural del niño está en prisión, y en alguna de las versiones que dio la familia se señalaba que el atentado había sido en "venganza" por problemas que había tenido en la cárcel.  

También se encontró al tío durmiendo en una cama con su novia, menor de edad.

Tras realizar una inspección en esa vivienda, la Policía encontró, debajo de un colchón, una mochila que contenía un revolver calibre 357 con seis municiones, una media que tenía 35 municiones en su interior, dos tarjetas SIM y tres teléfonos celulares.

El arma encontrada había sido robada en un comercio en el año 2005. El tío del niño reconoció que la mochila, las municiones y los celulares eran de él.

Este martes, la fiscal María Odriozola, del juzgado penal de primera instancia, formalizó al tío del niño por una presunta autoría de un delito de homicidio a título de dolo eventual en reiteración real con un delito de tráfico interno de armas, y le dispuso la prisión preventiva hasta fines de setiembre.

Consultado por Montevideo Portal, el director de Seguridad y Convivencia del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, dijo que "estos grupos mafiosos no tienen el más mínimo respeto por la vida humana".

"Realmente merecen la más mayor sanción penal. No tienen ningún límite y son capaces de cualquier cosa. Mienten sistemáticamente y en muchas ocasiones se quieren convertir en "victimas" ante las cámaras de televisión. Pero creo que se ha demostrado que se les terminó la impunidad", señaló. 

Montevideo Portal