Contenido creado por Gerardo Carrasco
Curiosidades

O calle para siempre

A devolver los sánguches: alcalde arachán a último momento no pudo casar a su hijo

Cuando estaba a punto de llevar a cabo la unión, se le notificó que el parentesco con un contrayente lo inhabilitaba.

22.02.2022 08:44

Lectura: 2'

2022-02-22T08:44:00
Compartir en

Cerro de las Cuentas es una pequeña localidad en el sur del departamento de Cerro Largo. Recostado sobre la Ruta Nacional 7, cuenta con una población aproximada de 260 personas.

Ayer, el pueblo se convirtió en noticia por un hecho vinculado al cambio normativo que entró en vigor el 1º de enero en todo el país. Desde dicha fecha, intendentes y alcaldes de todo el país pueden celebrar bodas y emitir partidas de nacimientos y defunción, funciones que antes eran potestad exclusiva del Registro Civil.

 El lunes, y supuestamente habilitado por este nuevo cambio burocrático, el alcalde de Cerro de las Cuentas se dispuso a hacer historia. Humberto Allende se puso la faja con los colores patrios para celebrar la primera boda “municipal” del pueblo, que a su vez sería la primera en el país en la que un funcionario municipal casaría a su propio hijo.

Según informa el medio local La Red Independiente, el lunes todo estaba dispuesto para el gran día. Los novios, Leandro e Iliana, habían completado todos los trámites previos y sólo faltaba que el alcalde encabezara la ceremonia de rigor. Sin embargo, a último momento al funcionario se le informó que no podía seguir adelante con la boda. Se le explicó que si bien la nueva normativa le permite celebrar uniones matrimoniales, no lo habilita para hacerlo con familiares directos.

De acuerdo con el citado medio, “la fiesta estaba armada, la torta pronta y los novios vestidos para la celebración”. Sin embargo, todo debió aplazarse hasta nuevo aviso. La pareja ahora deberá elegir otra sede para su boda, o bien efectuar nuevamente el trámite en Cerro de las Cuentas pero no ante el alcalde, sino con el oficial subrogante de ese municipio, Gerardo Acosta.