Contenido creado por Gerardo Carrasco
Internacionales

Es el mejor país

“Para estar en una pandemia, no hay como Uruguay”, asegura escritora británica

Radicada desde hace 20 años en Uruguay, Karen Higgs enumera fortalezas que hacen de nuestro país un buen sitio para “aguantar” este momento.

20.04.2020 15:20

Lectura: 6'

2020-04-20T15:20:00
Compartir en

La escritora británica Karen A. Higgs se mudó a Uruguay en el año 2000, y aquí reside desde entonces. Es autora de libros como The Guru'Guay Guide to Uruguay y credora de la web Guru'Guay, dedicada a quienes desean conocer mejor nuestro país.

En estos últimos tiempos, lleva desde el confinamiento un canal de Yotube llamado Uruguay Coronavirus Chronicles, donde lleva una suerte de bitácora de la situación pandémica vista desde nuestra tierra.

"En una pandemia, no hay lugar en el que preferiría estar que aquí en Uruguay", se titula su nuevo artículo, publicado en la plataforma Medium.

En el texto, Higgs se asume como una uruguaya más, por lo que empela la primera persona del plural, incluyéndose.

"Somos un país eclipsado por nuestros vecinos más grandes y llamativos, o confundidos con Paraguay. Por lo tanto, como un país pequeño y poco tenido en cuenta, en el fin del mundo, estamos acostumbrados a confiar en nosotros mismos", escribe.

Luego, comienza una crónica de lo ocurrido con la crisis del coronavirus desde que se diagnosticaron los primeros casos, el pasado 13 de marzo.

"El gobierno actuó con rapidez. El día en que se anunciaron los primeros casos, una nación de 3 millones de personas y 12 millones de bovinos, ordenó el cierre inmediato de las escuelas y eventos públicos de esparcimiento".

"Esa noche fui al cine, por última vez. Al lado, el centenario teatro Solís, como todos los otros lugares públicos de la ciudad, había cancelado el espectáculo de esa noche y estaba envuelto en la oscuridad. Todos los partidos de fútbol habían sido cancelados también. Como dijo mi esposo argentino, ‘si el fútbol está apagado, esto es serio'", recuerda.

"Al día siguiente, los sitios privados de entretenimiento donde se reúne gente comenzaron a anunciar el cierre voluntario. Luego fue el turno de los centros comerciales, restaurantes y bares. Algunos restaurantes intentaron facilitar el distanciamiento social eliminando la mitad de las mesas. Pero la gran mayoría de los uruguayos decidieron quedarse en casa de todos modos", narra.

Para Higgs, "Uruguay es un caso atípico en Sudamérica", y expone sus argumentos para pensar eso.

"En un subcontinente abrumadoramente católico, Uruguay consagró la separación completa de la iglesia y el estado en la Constitución hace más de cien años. Sus partidos políticos son algunos de los más antiguos del mundo. La educación ha sido gratuita y obligatoria, independientemente del género y la raza, desde la década de 1870", explica.

"Es el país más igualitario de la región, y el año pasado Montevideo, la capital, se clasificó como la mejor ciudad por su calidad de vida en América del Sur. Desde 2003, la economía uruguaya ha experimentado un crecimiento económico positivo, impulsado por la agricultura y el turismo. También estamos bien posicionados en otras categorías, como alfabetización, esperanza de vida, acceso a la atención médica y más. Por lo tanto, no es de extrañar que a Uruguay a menudo se lo llame la Suiza de América Latina", añade.

Posteriormente, y volviendo a la pandemia, apunta que "Incluso hasta ahora, más de un mes después del anuncio de los primeros casos, la cuarentena en Uruguay continúa siendo voluntaria. El gobierno ha optado por apelar al sentido cívico de responsabilidad colectiva y solidaridad de la nación, en lugar de introducir medidas punitivas".

Asimismo, hace mención de las ventajas comparativas de las que goza Uruguay en momentos en que se hace necesaria la educación a distancia.

"Debido a que Uruguay tiene una conectividad excelente y es el único país en el mundo que ha adoptado la iniciativa One Laptop Per Child en todo su territorio, y como el 85% de los niños de primaria tienen las herramientas para acceder a contenido educativo en línea, cambiar a la enseñanza de forma remota fue una elección natural", refiere.

"Los proveedores de servicios móviles, tanto públicos como privados, ofrecen acceso a Internet a precios muy reducidos", considera la autora.

Posteriormente, aborda un punto que ha sido crucial en los países afectados por el virus: la fortaleza o debilidad de sus sistemas sanitarios.

"La pandemia será terrible para los países donde la atención médica ya está bajo presión. Aquí, el acceso a la atención médica es un derecho independientemente de la capacidad de pago. Los hospitales públicos han mejorado mucho como parte de una reforma de salud llevada a cabo durante la década anterior", cuenta.

En cuanto a herramientas en la actual crisis, destaca que "el gobierno lanzó una aplicación que publica las últimas estadísticas, que incluyen el número de personas analizadas y casos de contagio. Los usuarios se registran y usan la aplicación para solicitar asistencia a través de su proveedor de salud, público o privado, en caso de presentar síntomas.

Además, señala que las "compras de pánico" fueron casi inexistentes, especialmente si se comparan con las desmesuras que pudieron verse en lugares como España o Italia. Además, apunta que el papel higiénico, producto que fue objeto de una verdadera pugna en varios sitios del mundo, con constituyó un desvelo en "una nación de usuarios de bidé".

"Como la mayoría de las personas, compro casi todos mis alimentos en el pequeño supermercado a la vuelta de la esquina de mi casa. Ellos hacen entregas a domicilio. Sólo hay que llamar -preferentemente de mañana- para garantizar un servicio rápido. Los cajeros usan viseras".


"Estamos acostumbrados a arreglárnoslas por nuestra cuenta"

Dado que la crisis del COVID-19 involucra a todo el mundo a la vez, no sería demasiado sensato aguardar por un ayuda extranjera, dado que la humanidad entera está metida en el mismo cenagal.

Por ello, y "como se dieron cuenta los sobrevivientes del vuelo 571, que resistieron 72 días en las montañas de los Andes, nadie viene al rescate de una remota nación sudamericana. Entonces los uruguayos están acostumbrados a hacerlo solos", expresa, esta vez cambiando el uso verbal.

"De hecho, uno de esos sobrevivientes de los Andes, un cardiólogo pediátrico, lidera uno de los múltiples esfuerzos de investigación para construir nuestros propios respiradores", expresa, haciendo referencia a Roberto Canessa y su ‘Respirador Charrúa'.

"En las últimas semanas, los institutos científicos locales, incluida la universidad pública, financiados por el estado y de asistencia gratuita, mapearon el genoma del coronavirus presente aquí en Uruguay, y desarrollaron un test". En el mismo sentido, indica que, luego de "retrasos iniciales", Uruguay comenzó am incrementar la cifra diaria de tests, procurando acercarse a los 1.000 diarios que se anunciaran.

En el mismo orden de cosas, destaca la escasa mortalidad que el virus ha tenido de momento en el país, y el hecho de que la cifra de pacientes curados sea mayor a la de los casos activos.
"Uruguay siempre ha sido un país único en América Latina. Su respuesta al coronavirus ha demostrado una vez más su peculiaridad", concluye Higgs.